Spain

Truco para hacerte invisible en WhatsApp: te ahorrará tener que dar explicaciones incómodas

Espiar WhatsApp: cómo son las apps espía, cómo protegerte y qué consecuencias legales tiene usarlas

Te contamos cómo funcionan las aplicaciones que prometen espiar WhatsApp, cómo puedes protegerte frente a ellas y las penas a las que se enfrentan aquellos…

Espiar WhatsApp: cómo son las apps espía, cómo protegerte y qué consecuencias legales tiene usarlas

Suscríbete a Xataka Móvil

Recibe un email al día con nuestros artículos:

Suscribir

Hay cosas que nunca pasan de moda, como el interés por espiar el WhatsApp de otras personas. Es una obsesión que reaparece con frecuencia en las tendencias de búsqueda de Google, inspira montones de aplicaciones de dudosa calidad dentro y fuera de la tienda de Google y que, además, es un delito.

Si temes que alguien espíe tu WhatsApp, te contaremos cómo protegerte y cómo funcionan las apps espía para WhatsApp, para que sepas a qué te enfrentas. Si estás buscando espiar el WhatsApp de otra persona, te recordaremos las consecuencias legales de espiar el WhatsApp de alguien, para disuadirte.

Espiar el WhatsApp de alguien no es sencillo. Desde hace varios años, todas las conversaciones de WhatsApp están cifradas de extremo a extremo, de modo que aunque alguien pudiera interceptar los mensajes con algún ataque man-in-the-middle, no podría leer el contenido sin tener la clave de cifrado, que sólo está disponible localmente en los móviles de los participantes en el chat.

Entonces, ¿cómo puede ser que haya tantas aplicaciones y servicios que aseguran que puedes espiar el WhatsApp de alguien fácilmente? La respuesta es fácil: la enorme mayoría de ellas son simplemente una estafa, aplicaciones que no cumplen lo que prometen pero fingen hacer algo.

Esta pantomima dura lo suficiente para engañar al usuario que, confundido o todavía no seguro de si funciona o no, termina haciendo un pago al terminarse el periodo de prueba o, peor aún, pagando una suscripción. El periodo de prueba es casi siempre de un sólo día.

Ahora bien, no todas las aplicaciones espía de WhatsApp son iguales. Hay varios tipos de apps que prometen espiar WhatsApp de un modo u otro, y algunas de ellas logran su cometido, más o menos. Estos son los principales tipos de apps:

Cuando hablamos de espiar WhatsApp, generalmente nos viene a la cabeza poder ver de qué están hablando otras personas en un chat privado o grupo. Esto directamente no es posible, pero hay una serie de apps que apuntan un poco más bajo: no te dicen el contenido de los mensajes o con quién habla alguien, sino que toman nota de cuándo alguien se conecta y se desconecta de WhatsApp.

La mayoría de apps del estilo disponibles en Google Play (en la tienda de Apple no se permiten) se sitúan en esta categoría y, aunque parezca sorprendente, algunas de ellas funcionaban, aprovechándose de una peculiaridad de WhatsApp: puedes ocultar tu hora de última conexión, pero no hay ninguna opción para ocultar cuándo estás en línea. Este dato era visible para todo el mundo hasta que WhatsApp comenzó a restringirlo a finales de 2021.

WhatsApp ha hecho cambios y ahora no es posible para alguien sin una comunicación previa saber si otra persona está online o la hora a la que se conectó por última vez, por lo que este tipo de aplicaciones deberían tener los días contados, a no ser que encuentren otro modo de seguir recopilando la información. Algunas de estas aplicaciones iban incluso un poco más allá, permitiéndote cotejar las horas a las que se conectan varias personas estuvieron a la vez. Si los patrones de conexión coinciden, se puede usar la información para deducir que ambas personas estuvieron hablando, aunque obviamente sin ninguna prueba.

Las aplicaciones del grupo anterior son técnicamente factibles, pero las aplicaciones que prometen espiar las conversaciones de WhatsApp de cualquier número de teléfono, no. Como comentábamos antes, las conversaciones se encuentran cifradas desde 2016, de modo que es imposible para otra persona descifrarlas y, todavía más, a distancia.

Buscando en Internet no es difícil encontrar aplicaciones bajo esta premisa, aunque en la mayoría de los casos la protección antivirus del navegador o del móvil evitará que la descargues. Y por buenos motivos: si bien no pueden espiar a otras personas en WhatsApp, si pueden espiarte a ti tras instalarlas, robar información de tu móvil, suscribirte a servicios SMS Premium, o cifrar tus datos hasta que pagues el rescate (ransomware).

Este tipo de aplicaciones, como hackingtor, funcionaban antes de 2016, cuando las conversaciones de WhatsApp no estaban cifradas, y en casos muy concretos, pero a día de hoy son inútiles. Eso, unido a que necesitan acceso de administrador (o root, en Android), las convierten en un peligro para tu móvil: un gran riesgo con absolutamente ningúna posibilidad de ganar nada a cambio salvo, quizá, que WhatsApp elimine tu cuenta por incumplir sus términos de servicio.

Técnicamente, sigue habiendo un tipo de aplicaciones con los que es posible espiar WhatsApp -y cualquier otra aplicación- del móvil, aunque con unas grandes comillas: las de control remoto. No se puede usar con desconocidos, sino que es necesario instalar una aplicación en el móvil de la víctima.

Algunas de estas aplicaciones son muy populares y usadas, como Teamviewer, aunque no para espiar a otras personas, sino para tú mismo controlar otros dispositivos tuyos a distancia o realizar asistencia técnica a otras personas a distancia. En ellas ves lo mismo que la otra persona tras conectarte a su móvil, aunque no es tan fácil ni tan práctico como parece.

La dificultad no es sólo que el atacante necesita instalar una aplicación en el móvil de la víctima, sino que la mayoría de aplicaciones del estilo muestran un aviso en grande cuando el móvil está siendo controlado remotamente. Esto cuando no es el propio sistema operativo el que avisa con una notificación de que se está retransmitiendo todo lo que se muestra en la pantalla.

Técnicamente no es una aplicación, sino una web y además oficial, aunque es uno de los pocos modos reales de «espiar» el WhatsApp de una persona. Claro, que no es tan fácil como introducir el número de teléfono y esperar a que lluevan los mensajes: es necesario acceso físico al móvil para crear una nueva sesión de WhatsApp Web.

Igual que tú mismo puedes conectarte a WhatsApp Web para seguir tus conversaciones en un PC o tablet, otra persona puede en un descuido coger tu móvil e iniciar sesión con tu WhatsApp Web en otro móvil, tablet o PC de su propiedad. WhatsApp Web no requiere estar conectado a la misma red Wi-Fi para funcionar, de modo que técnicamente esa otra persona puede ver todas tus conversaciones con relativa facilidad.

La buena noticia es que desde WhatsApp puedes ver las sesiones de WhatsApp Web que tienes abiertas para encontrar si alguien ha hecho esto con tu WhatsApp y, además, WhatsApp te informa periodicamente con notificaciones cuando WhatsApp Web está en uso, de modo que es fácil descubrir el engaño si prestas atención. No solo eso, sino que recientemente WhatsApp comenzó a pedir que te identifiques con la biometría del móvil antes de iniciar una nueva sesión en WhatsApp Web.

Otra novedad al respecto es que el nuevo modo multidispositivo de WhatsApp te permite conectar únicamente a cuatro dispositivos adicionales, por lo que te será más fácil llevar la cuenta de cuáles son tuyos y cuáles no. La mala noticia, eso sí, es que estas sesiones no necesitan que tengas el móvil encendido, así que el potencial para espionaje es todavía mayor.

Teniendo en cuenta cómo funcionan las aplicaciones y métodos para espiar -o intentar espiar- el WhatsApp de una persona, hay una serie de consejos que te ayudarán a evitar que espíen tu WhatsApp o, al menos, hacerlo mucho más difícil. Son los siguientes:

Bloquea el móvil. Los únicos métodos que pueden usarse satisfactoriamente para espiar el WhatsApp de alguien requieren el acceso al móvil de la otra persona, de modo que si lo proteges con contraseña, PIN o, mejor aún, con huella dactilar, evitas que sea posible. Es importante además no perder el móvil de vista cuando está desbloqueado, si lo tienes configurado para que no se bloquee cuando estés en casa o situaciones similares.

Protege tu WhatsApp con biometría. Desde 2019, WhatsApp te permite proteger sus chats con huella dactilar o Face ID, lo cual evita que alguien pueda ver tus chats en un descuido con sólo abrir la aplicación, además de evitar que alguien pueda registrar una nueva sesión de WhatsApp Web.

Revisa tus sesiones de WhatsApp Web. Nunca está de más revisar periodicamente las sesiones abiertas de WhatsApp Web para detectar no sólo las que pudiera haber abierto una persona malintencionada, sino las que hubieramos dejado nosotros abiertas sin querer en un PC compartido. En caso de duda, cierra todas las sesiones abiertas de WhatsApp Web, especialmente si te aparecen en la lista dispositivos que no reconoces o el móvil te alerta de sesiones abiertas cuando tú no lo estás usando.

Limita tu privacidad en WhatsApp. Como vimos antes, algunas apps pueden tomar nota de cuándo te conectas y desconectas de WhatsApp. Desgraciadamente, no hay modo de ocultar si estás online o no, aunque sí hay otros datos de privacidad que puedes ocultar, como tu foto de perfil, la hora de última conexión, el estado o las confirmaciones de lectura.

Activa el antivirus del móvil. Los móviles Android traen un antivirus de serie integrado en Google Play, Google Play Protect. Este antivirus detectará posibles aplicaciones espías de control remoto que te pudieran estar espiando sin avisar, mientras que las apps de control remoto «legales», como Teamviewer, te avisan cuando alguien se conecta mediante una notificación.

No publiques tu número de teléfono. El único modo de evitar que alguien pueda usar una aplicación para saber si estás conectado o no es que no sepa tu número de teléfono. Lamentablemente, WhatsApp sigue estrechamente enlazado a números de teléfono, de modo que todas las personas con las que compartes un grupo pueden verlo.

Estas medidas deberían hacer casi imposible que alguien espíe tu WhatsApp, y es que la buena noticia es que la mayoría de aplicaciones son en verdad una estafa, de modo que no tienes mucho de qué preocuparte. La mayor amenaza se encuentra en WhatsApp Web, aunque la puedes mantener a raya si no pierdes de vista el móvil y revisando y cerrando de vez en cuando las sesiones abiertas.

Espiar las conversaciones ajenas puede parecer algo baladí, una travesura sin mayores repercusiones o «una broma», como lo describen algunas aplicaciones similares en sus descripciones en las tiendas de aplicaciones, pero está lejos de serlo. Se trata de un delito, como hemos podido cotejar con el abogado Carlos Sánchez del Bufet Almeida.

Si con cualquier medio lograras satisfactoriamente espiar el WhatsApp de una persona, no sólo es algo moralmente deplorable, sino que se trata de un delito de descubrimiento y revelación de secretos en países como España, quedando reflejado en el artículo 197 del Código Penal español.

Este delito está castigado con penas de prisión de uno a cuatro años y multas de doce a veinticuatro meses, sólo por interceptar las telecomunicaciones de otra personas, aunque la pena máxima sube hasta los cinco años cuando se difunden las conversaciones y cuando los datos difundidos a afectan a datos personales como ideología, religión, creencias, salud, origen racial o vida sexual y cuando la víctima es un menor o una persona con discapacidad.

Las penas pueden llegar a los siete años de prisión cuando los hechos se realizan con fines lucrativos y además se incluyen datos personales como los que comentábamos en el párrafo anterior: ideología, religión, creencias, salud, origen racial, vida sexual, en caso de menores o personas con discapacidad.

Así pues, la curiosidad puede salir cara, y no es algo teórico que no se haya aplicado en la práctica: el año pasado una mujer fue sentenciada a 14 meses de prisión por fisgonear el WhatsApp de una amiga y hace dos años un hombre era condenado a otros dos años de carcel por espiar el WhatsApp de su mujer.

Compartir Espiar WhatsApp: cómo son las apps espía, cómo protegerte y qué consecuencias legales tiene usarlas

Compartir

Los mejores comentarios:

Ver 1 comentarios

Destacamos

Truco para hacerte invisible en WhatsApp: te ahorrará tener que dar explicaciones incómodas

WhatsApp es una de las aplicaciones preferidas de todo el mundo y tiene una gran cantidad de trucos que, a pesar de ser de gran utilidad, poca gente conoce.

Truco para hacerte invisible en WhatsApp: te ahorrará tener que dar explicaciones incómodas

WhatsApp es una de las aplicaciones preferidas de todo el mundo y tiene una gran cantidad de trucos que, a pesar de ser de gran utilidad, poca gente conoce. Por ejemplo, cuál es la mejor manera de ser «invisible» para el resto de tus contactos.

Aunque es una aplicación de gran utilidad, el hecho de que el resto de usuarios puedan ver en todo momento cuándo has visto los mensajes y cuál es la última vez que te has conectado, puede generar momentos incómodos, ya que hay situaciones en las que no puedes o no quieres contestar los mensajes y tus contactos se pueden sentir ignorados.

Por este mismo motivo, WhatsApp tiene dos trucos de gran utilidad para hacerte invisible para el resto de tus contactos que, aunque son muy viejos, hay algunas personas que no lo conocen y que les puede facilitar el hecho de no tener que dar explicaciones sobre cuando se leen los mensajes.

El primer truco es, por excelencia, el de esconder la última conexión a tus contactos. Para hacerlo es tan sencillo como ir a la parte de la configuración y clicar en el desplegable de «privacidad», donde aparecerá el desplegable de «hora de última vez», donde aparecerán tres opciones para configurar a quien quieres que vea tu hora de última conexión: todo el mundo, solo tus contactos o nadie.

WhatsApp tiene una serie de trucos que pueden mejorar tu privacidad y hacerte invisible para el resto de los usuarios / Pxfuel

Clicando a la opción «nadie» evitarás tener que dar explicaciones sobre cuando te has conectado. El único defecto que tiene esta opción es que de la misma manera que nadie podrá ver tu última conexión, tú tampoco podrás ver la del resto de usuarios.

Otro truco para que nadie sepa cuándo has leído los mensajes que te han enviado es el de hacer desaparecer el doble check de color azul de confirmación de lectura. Para hacerlo, hay que ir a la parte de configuración y, después, a «privacidad», una vez allí hay que clicar en el desplegable de «confirmación de lectura», donde se explica que «si desactivas las confirmaciones de lectura, no podrás enviarlas ni recibirlas. Las confirmaciones de lectura se enviarán siempre en los chats de grupo«.

Así y todo, si no quieres que te vean «en línea», hay otro truco que consiste en activar el «modo avión«, de manera tal que podrás leer los mensajes que te envían, pero a la otra persona le aparecerás como si no estuvieras conectado.

Activa el modo invisible en WhatsApp: así evitarás que tus contactos vean que estás en línea

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba