Noticias

¿Qué es la ortorexia? Cómo diferenciar el saludable realfooding de una obsesiva preocupación por la alimentación

Ortorexia y Permarexia ¿Cuáles Son las Diferencias?

La permarexia y la ortorexia son dos trastornos alimenticios que han tomado relevancia en los últimos tiempos en una sociedad con problemas de autoestima.

Ortorexia y Permarexia ¿Cuáles Son las Diferencias?

La ortorexia y permarexia son dos trastornos alimenticios que han tomado relevancia en los últimos tiempos en una sociedad con serios problemas de autoestima. En ambos casos, la búsqueda de un cuerpo perfecto y la obsesión por contar calorías es latente, pero ¿cuáles son las diferencias entre ambos?

Contenido

Cada año aumenta el número de personas que tienen algún problema con su alimentación, bien sea a nivel obsesivo, de prevención o alguna consecuencia debido a una dieta inadecuada.

En este sentido es alarmante ver como los casos de enfermedades alimenticias se incrementa sin haber algún tipo de barrera o método que lo pueda frenar.

Los profesionales de la salud, médicos, nutricionistas, científicos y académicos están poniendo todo su esfuerzo y dedicación en ofrecer una respuesta a esta situación que afecta a millones de personas.

Para entender bien la ortorexia, permarexia y sus diferencias, vamos a analizar previamente a cada una de ellas y luego detallar las diferencias más evidentes entre estos dos trastornos alimenticios.

La ortorexia nerviosa es la obsesión que tiene una persona de mantener una dieta saludable con el fin de lograr ciertas metas establecidas. Con el paso del tiempo, y debido a la mala nutrición, puede causar su propia muerte.

Por lo general no son asesoradas correctamente, con lo cual evitan ciertas grasas, carbohidratos u otros elementos porque consideran que son dañinos para su cuerpo, sin embargo todos ellos son indispensable para nuestro organismo en ciertas cantidades.

Con el paso del tiempo, los afectados también pueden sentirse aislados socialmente, pero no por inseguridades o baja autoestima, sino porque se sienten superiores a los demás gracias a la dieta que consumen diariamente.

Dentro de los trastornos alimenticios, ¿vigorexia y ortorexia son lo mismo? Son muy parecidos, pero existen detalles que permiten catalogarlas como dos afecciones distintas.

Mientras la ortorexia es simplemente la obsesión por comer de manera sana, la vigorexia también tiene la misma preocupación, pero teniendo como fin conseguir el físico ideal. Por lo tanto, los vigoréxicos también pueden tener obsesión con todas aquellas herramientas que le permitan llegar al canon de belleza perfecto, como por ejemplo el deporte.

A la hora de diagnosticar la ortorexia, existen diferentes criterios que serían claves para considerar que se está sufriendo este trastorno alimenticio.

Algunos de estos criterios son:

Es un padecimiento que afecta principalmente al sexo femenino. Este problema psicológico si no se atiende de forma adecuada podría provocar trastornos mucho más severos que disminuye significativamente la calidad de vida de la persona.

Básicamente quien sufre de permarexia piensa a cada hora y minuto cuáles son las características específicas que cada plato posee, desde las calorías, carbohidratos, proteínas, tipos de carne, peso, etc.

El inconveniente está en que llega un momento en que empieza a ser obsesivo en cada uno de estos detalles, generando serios conflictos en su alrededor.

Las personas afectadas argumentan que su dieta tiene que cumplirse de forma estricta para no aumentar de peso.  Sin embargo y la verdad es que es un trastorno psicológico que necesita ser atendido por un profesional.

Las personas que sufren este padecimiento tienen ciertas características que facilitan la aparición de permarexia:

Alguien que sufra permarexia suele ser una persona que se concentra demasiado en su aspecto físico, a tal punto que tiene medido toda su alimentación para así verse según sus gustos y poder agradar a los demás.  Esto refleja una clara sensación de inseguridad en sí misma y en lo que representa a la sociedad.

¿Tienes poca autoestima? Recupérala en 7 efectivos pasos.

Al tener baja autoestima, sus relaciones sociales son muy inestables, por no decir escasas. Tienen serios problemas para interactuar con otras personas y establecer vínculos que perduren con el tiempo y les ofrezcan verdaderos consejos en momentos de necesidad.

Siguiendo con el problema, estas personas sienten que nadie los entiende y que toda la sociedad está en su contra, con lo cual lo único en que pueden tener algo de control es en su dieta para mejorar su aspecto físico.

Finalmente son individuos que sufren de otros trastornos como tristeza, depresión, ansiedad, claustrofobia, etc.

Lo peor de todo es que generalmente nunca piensan que están ante un problema serio, todo lo contrario, tienen la creencia que son personas que se preocupan por su nutrición.

Al generar una obsesión con su dieta crean un desbalance en su alimentación, ya que no consumen la cantidad de comida que deberían según sus aportes nutricionales.

Además, como no suelen acudir a un especialista, sino que lo hacen de manera empírica, sus indicadores de salud empiezan a fallar.

diferencias ortorexia y permarexia

Como vemos estas enfermedades alimenticias tienen varios puntos en común, siendo prácticamente igual y muy difíciles de diferenciar a la hora de diagnosticar. Sin embargo, hay varios puntos donde se diferencian a ortorexia y permarexia.

Los TCA como la ortorexia, anorexia, bulimia o vigorexia siguen el mismo patrón a la hora de especificarse un tratamiento. No resulta un proceso sencillo y la recuperación psicológica requiere de mucho trabajo.

De hecho, existen centros especializados en este tipo de trastornos mentales compuestos por equipos interdisciplinarios como endocrinos, nutricionistas, psicólogos o incluso rehabilitadores si la persona se encuentra en un estado físico muy débil.

Por suerte, aunque son afecciones muy habituales y muy dañinas, existen protocolos de recuperación para recuperar la calidad de vida de las personas afectadas.

Ortorexia Nerviosa 🥑 Qué es la ortorexia y cuál es su tratamiento

Qué es la ortorexia ✅ Cómo se diagnostica y cuáles son sus consecuencias ✅ Tratamiento para la ortorexia nerviosa ✅ Causas y factores principales

Ortorexia Nerviosa 🥑 Qué es la ortorexia y cuál es su tratamiento

ortorexia

Este trastorno fue definido en el año 2000 por Steven Bratman. Es un término que procede del griego (ortho, justo, recto, y orexia, apetencia), así que ortorexia vendría a significar “apetito correcto”, aunque hoy en día denominamos así a un trastorno que consiste en la obsesión por la comida sana.

Aunque la ortorexia no ha sido reconocida oficialmente en los manuales terapéuticos de trastornos mentales, los escasos estudios en torno a ella sí parecen confirmar que detrás de la obsesión por un menú escrupulosamente limpio subyace con frecuencia un trastorno psíquico.

La preocupación patológica por la comida sana lleva a consumir exclusivamente alimentos procedentes de la agricultura ecológica, es decir, que estén libres de componentes transgénicos, sustancias artificiales, pesticidas o herbicidas, además de aquellas sustancias que hayan sufrido alguna clase de “condena o superstición”. Esta práctica puede conducir muchas veces a que se supriman la carne, la grasa y algunos grupos de alimentos que, en ocasiones, no se reemplazan correctamente por otros que puedan aportarle los mismos complementos nutricionales.

EMPIEZA HOY MISMO A CUIDARTE

Llama ahora al 93 218 95 32 o síguenos en redes sociales

¿Necesitas atención personalizada?

En la Clínica Alimmenta encontrarás a un equipo de dietistas-nutricionistas, médicos endocrinos y psicólogos especialistas en nutrición que te ayudarán a conseguir tus objetivos de peso y salud. Podemos atenderte en nuestra Clínica en Barcelona ó de forma online mediante videoconferencias. ¿Hablamos?

Aunque todavía no están lo suficientemente contrastados, existen algunos criterios diagnósticos para la ortorexia, que según Bratman serían:

La respuesta afirmativa a estas y otras cuestiones similares permitirían, según Bratman, diagnosticar ortorexia nerviosa y sus grados. También se consideran síntomas algunas conductas relacionadas con la forma de preparación (verduras siempre cortadas de determinada manera) y con los materiales utilizados (sólo cerámica, sólo madera, etc.), ya que también forman parte de los rituales obsesivos.

En definitiva, la vida cotidiana se ve afectada, ya que lo que empezó como un hábito alimentario, deriva casi en una “religión” donde la mínima trasgresión equivale al pecado.

 Las diferencias de la ortorexia con respecto a otros TCA está en que mientras en la Anorexia y Bulimia Nerviosas el problema gira en torno a la “cantidad” de comida, en la ortorexia gira en torno a la “calidad”.

La persona que sufre ortorexia no está preocupada por el sobrepeso, ni tienen una percepción errónea de su aspecto físico, sino que su preocupación se centra en mantener una dieta equilibrada y sana.

Las consecuencias físicas, son las mismas que las que una inadecuada alimentación puede provocar: desnutrición, anemias, hipervitaminosis o en su defecto hipovitaminosis, carencias de oligoelementos, hipotensión y osteoporosis, etc. Así como, en fases avanzadas, trastornos obsesivos-compulsivos relacionados con la alimentación. La propia carencia de vitaminas como la B12 provoca alteraciones del comportamiento, que acentúan todavía más su obsesión.

Consecuencias psicológicas: tales como depresión, ansiedad y trastornos obsesivos.

En general, existe un deseo de verse perfectos, lo que coincide con otros trastornos de la conducta alimentaria tales como la anorexia y bulimia nerviosas.

ortorexia sintomas

Son las mujeres más jóvenes las más afectadas imitando, en ocasiones, a famosas actrices o modelos, muchas veces excéntricas pero con gran influencia. No es difícil encontrar famosos que han proclamado a la prensa sus manías alimenticias sin darse cuenta de que, tal vez, confesaban ser víctimas de la ortorexia. Ejemplo de ello es el diseñador Jean Paul Gaultier, que confiesa tomar, diariamente, 68 zumos de naranja. Por otra parte, artistas como Julia Roberts (consume diariamente varios litros de leche de soja y siempre lleva encima un envase de ella), Wynona Rider (sólo toma Coca-Cola orgánica), Jennifer López (sólo come tortillas hechas con clara de huevo) o Mel Gibson (no come nunca pechuga de pollo porque cree que hace aumentar las mamas) son algunos otros ejemplos de estos famosos personajes. En cuanto al desaparecido Marlon Brando, sólo consumía yogures previamente analizados para certificar que no contenían grasas. En fin, unos y otros son ejemplos de famosos orgullosos de su “alimentación sana”.

Actualmente la oferta alimentaria es más amplia que nunca, pero también estamos en una época en que el exceso de información no siempre es del todo veraz o contrastada. La influencia de los medios de comunicación, que cada vez dedican más tiempo y espacio a temas dietéticos, ha podido incidir en la aparición de obsesiones sobre la alimentación sana y los consecuentes trastornos endocrinos.

Según Bratman, entre las razones que pueden conducir a la ortorexia están la obsesión por buscar una mejor salud, el miedo a ser envenenado por la industria alimentaria y sus aditivos o, curiosamente, haber encontrado una razón espiritual para comer un determinado tipo de alimento. Las víctimas de estas alteraciones, esperan obtener todo tipo de beneficios físicos, psíquicos y morales. No hay que confundir nunca la preocupación por una vida sana con la obsesión. Una persona vegetariana o macrobiótica, no necesariamente sufre esta enfermedad.

Al igual que en la Anorexia Nerviosa, la Bulimia Nerviosa y todos los TCA, es más costosa la recuperación psicológica que la física, ya que hay que eliminar todas las conductas que el ortoréxico ha ido adoptando a lo largo de un largo periodo de tiempo. No se especifica un tratamiento diferente al del resto de TCA .Por lo que se entiende que debe ser tratado por un equipo interdisciplinario y desde una orientación psicológica preferentemente cognitivo conductual. Desde este modelo los objetivos son modificar aquellos pensamientos y conductas que están manteniendo la ortorexia y así eliminar las consecuencias negativas que este trastorno tiene para la vida de la persona, tanto a nivel físico como emocional y social.

Para futuros/as usuarias de Alimmenta,

No os vais a arrepentir. Desde el primer día que concertamos nuestra cita con Adriana, comenzamos un camino que no pensábamos que iba a ser tan fácil y con tantas opciones.

En cierta forma, influenciados por la sociedad en la que vivimos, siempre que hablábamos de dietas u objetivos para adelgazar, nos venía a la mente el “pasar hambre” o incluso el “dejar de salir”. Adriana nos demostró que no, más bien todo lo contrario. Todavía me acuerdo los primeros días de mi nueva forma de comer, donde incluso comía más que antes. Lo más sorprendente fue ver como, comiendo más pero mejor, el objetivo se iba alcanzando.

Muchas gracias Adriana y a todo el equipo de Alimmenta. No sólo por las consultas y los ánimos que nos habéis dado, sino también por los videos e interacción en redes sociales que nos ofrecéis como otro medio de comunicación. En un mundo donde ya las distancias no importan, nos demostráis que la calidad no depende de ir presencialmente a consulta sino de los profesionales que la conformáis.

Por todo esto y seguro que mucho más, futuros clientes de Alimmenta, no os vais a arrepentir.

¡Por fin! Después de intentar de todo (mi médico de cabecera, incluso otra dietista, una visita a una endocrina.. ) decidí probar con Alimmenta porque tenía pinta de que se lo tomaban en serio. Y así ha sido. En una palabra: es eficaz. -Comprenden los hábitos- y así es más fácil saber qué hay que cambiar – Necesitaba que fuera por skype- y funciona de maravilla -El conocimiento y la profesionalidad de Adriana impresionan. Tenía un problema que ni mi médico ni una visita a una endocrina ni mi anterior dietista habían sabido ver. Adriana no se ha rendido, ha buscado en las analíticas y me ha ido ajustando poco a poco la pauta, además cuidando siempre de que sea fácil de seguir. No paso hambre y disfruto de la comida igual que antes. – Pero solo el conocimiento técnico no es suficiente, hay que saber motivar- -y Adriana es una buenísima motivadora. Esto se traduce en que después de cuatro años de ir subiendo a cuatro-cinco kilos por año ya he bajado 6.5 kilos. Y sé que voy a seguir bajando. No puedo estar más contenta con la ayuda de Adriana.

Mi experiencia con Alimmenta ha sido y es inmejorable. Llegué a ellos buscando perder peso y logré un cambio de hábitos, un estilo de vida saludable y un aprendizaje que me ha llevado no sólo a perder 17kg sino a cuidarme de manera consciente, conocerme mejor a mi misma y sentirme muchísimo mejor en todos los aspectos. Gracias a la ayuda y acompañamiento de Adriana he comprendido la importancia de no hacer una dieta, no perseguir objetivos inalcanzables, aprender a quererme a mi misma y apreciar que soy mucho más importante que el número que refleja una báscula. Este es un cambio de por vida y por tanto definitivo y eso no conlleva que mi alimentación sea perfecta cada día sino que logre un equilibrio entre darle a mi cuerpo lo que necesita y disfrutar de salidas y pequeños caprichos sin culpabilidad. En ningún momento he echado de menos cierto tipo de alimentos no saludables y mucho menos he pasado hambre. Mis visitas las he realizado a través de Skype y eso me ha permitido mucha flexibilidad y comodidad. Todavía considero que tengo que seguir aprendiendo y sin duda lo seguiré haciendo con ellos. Gracias por todo.

Cuando fui a visitarme con la dietista, solo quería bajar un poco de barriga, pero ella me explicó que bajar la cintura a menos de 94 cm lograría mejorar mi analítica (colesterol y triglicéridos), la tensión arterial y disminuir el riesgo cardiovascular y entonces entendí la importancia de comer bien. Así que ahora sigo sus pautas y creo realmente que he logrado cambiar de hábitos. Además, tengo menos acidez y mejores digestiones. Gracias, Marisa.

En Alimmenta he encontrado el asesoramiento que necesitaba, en especial con Marisa, que me está enseñando mucho sobre nutrición.

Una gran profesional , he perdido peso y grasa corporal mediante una dieta fàcil,variada y muy adecuada a mis necesidades. Me ha enseñado a comer equilibrado y sano .

He aprendido a comer bien sin pasar hambre y he logrado cambiar de hábitos. Me he sentido acompañada en todo momento. Ya había probado todas las dietas y había gastado muchísimo dinero en productos y luego volvía a recuperar el peso. Ahora he recuperado la confianza en mi misma!

Pues no tengo más que palabras de agradecimiento a Adriana por su profesionalidad, alegría y buen hacer. Me ha enseñado a llevar una vida saludable, a no aburrirme con la comida, y a ser consciente de que lo importante es saber escoger lo que se come. Sin duda la recomiendo 100%!!

Contacte con Alimmenta con la intencion de recuperar el fisico que tenia antes de la menopausia, teniendo en cuenta mis problemas de salud. Yo vivo en Huesca, mis consultas han sido a traves de Skype y el azar me asigno a Laia. Estoy encantada con los resultados y con el trato a nivel humano, inmejorable. Ha sido todo un acierto encontrar una persona que vive su profesion intensamente y te enseña a comer, no ha hacer dieta. Con sus explicaciones todo es mas facil. Ha sido un placer conocerte Laia.

Recomiendo a Vanesa al 100%. En mi caso, he perdido peso sin pasar nada de hambre, simplemente cambiando hábitos y eliminando alimentos de mi dieta que no me hacían ningún bien pero no conseguía dejar de comerlos, tras varios días sin probarlos volvía a caer. Es más, he perdido peso comiendo más cantidad de lo que comía antes. Ahora tengo una “dieta” que se quedará conmigo para siempre, pues no es una dieta, es un hábito. Vanesa es muy flexible y si hay algo que no te gusta te lo cambia por otra cosa similar sin problema. Realmente ha sido muy fácil. También he notado cuando voy a comprar y miro el cesto, que compro muchísimo mejor, todo saludable, y todo gracias a ella.

Soy blogger en YouTube y muestro mi imagen en el canal MIMUNDOYYOVLOGS. Al ser también profesional de la salud sé que tengo que cuidarme tanto por dentro como por fuera y como no sabía cómo llevar mi alimentación me puse en contacto con el grupo Alimmenta a través del gym que hay en Parc Vallès en Terrassa y allí me atendió Carme que lo primero que hizo fue no ponerme a dieta sino enseñarme a comer bien, de manera equilibrada y comer de todo, sin dejar de comer ningún alimento. Llevo poquito con ella, pero la verdad que me ha ayudado mucho el hecho de repartir las comidas durante el día, he perdido mucho el hambre y la ansiedad de picotear y creo que hasta he adelgazado un poco, y estoy muy satisfecho del resultado aunque sea a corto plazo. Si me preguntan si seguiré yo respondo que sí. Si no lo hubiese hecho… me hubiese arrepentido.

Muchas gracias, Carme!

Empeze en el octubre del 2016 con 97 kg y después de 8 meses ya estoy a 85 kg. Estoy bien, me siento muy energética y positiva y ya se que falta poquito para llegar a mi objetivo de 79 kg. Y todo esto gracias a la ayuda y a la guía de Marisa en Alimmenta. Con su profesionalidad he por fin re-aprendido a comer en manera saludable, a utilizar bien los alimentos en mi dia a dia y he afrontado los cambios que estaban pasando en mi vida con mucha positividad y un poquito mas de calma también en el aspecto de mi alimentación. Ahora me estoy adaptando a mi nueva vida en un país con cultura alimentar muy distinta de la mediterranea, pero lo aprendido en estos meses me esta ayudando en esto nuevo empiezo. Gracias a Alimmenta y gracias a Marisa.

Acepto la política de privacidad

Recibir información de nutrición en mi correo

referencia:
www.laguiasaludable.com
www.alimmenta.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba