Noticias

Ahorra 100 euros en esta smart tv Hisense de 43 pulgadas El televisor cuenta con una pantalla con resolución 4K y con Alexa integrada

Los mejores televisores Smart TV 4K · CompraMejor.es

La caja tonta se ha convertido en una caja bastante lista. Estos son los mejores televisores Smart TV 4K del mercado.

Los mejores televisores Smart TV 4K · CompraMejor.es

Artículo actualizado el martes 26 de octubre de 2021

La caja tonta se ha convertido en una caja bastante lista. El hábito de quedarse mirando lo que emiten unos pocos canales ha sufrido una enorme transformación.

Ya no vemos lo que echan (que se decía antes), si no lo que queremos. Y cuando queremos, no cuando lo ponen.

Pero para que de verdad podamos aprovechar todas las ventajas de la nueva televisión, no sólo es necesario estar suscrito a una o varias plataformas.

Necesitamos aparatos que nos den acceso al amplio mundo de la nueva televisión.

Pero los televisores de hoy en día han evolucionado de una manera tan sorprendente, que para elegirlos es mejor informarse, porque son casi personalizables y los podemos hasta conectar con la redes sociales.

Así que como además de entretenernos y reunirnos, el televisor se ha convertido en otra ventana al mundo, los expertos han seleccionado algunas de las teles que cumplen con todas esas características y que además nos brindan una excelente calidad de imagen.

Elegir un televisor no es tarea sencilla si analizamos cada uno de sus componentes. Cada característica determina la calidad total de la imagen y las prestaciones que puede brindar un televisor.

Y para tomar una buena decisión de compra es muy importante saber lo que significa cada uno de los números que aparecen en la caja, o en el cartel de la tienda / página web.

Y aquí lo explicamos.

Para elegir el tamaño de pantalla adecuado hay que tener en cuenta la distancia a la que se utilizará el televisor y la resolución del mismo.

El tamaño de pantalla de los televisores viene reflejado en pulgadas (1” = 2,54 cm). Esta medida lo que indica es la diagonal de la pantalla, que va ligada a la relación de aspecto.

El estándar más común de relación de aspecto es 16:9 (pantalla alargada o panorámica), es decir, cada 16 cm de longitud de pantalla, habrá 9 cm de altura.

Otros estándares muy comunes son el 16:10 (muy similar al 16:9) y el 4:3 (pantalla prácticamente cuadrada) aunque este último es mucho más antiguo y está en desuso.

La resolución de pantalla indica cuántos píxeles (puntos) tiene. Como es lógico, cuanto mayor sea la cantidad de puntos, con mejor detalle se mostrarán las imágenes y menos “pixeladas” se verán (también llamado aliasing).

A día de hoy las resoluciones más comunes son Full HD con 1.920×1.080 píxeles, y 4K UHD con 3.840×2.160 píxeles, cuatro veces mayor que la resolución Full HD.

La resolución HD Ready (1.280×720 píxeles) ya se ha quedado obsoleta para los televisores de primeras marcas, aunque todavía hay algunas que los tienen en stock.

Pero la resolución por sí sola no tiene un significado absoluto, porque aunque nos dice la cantidad de puntos que tiene la pantalla… no es lo mismo que ese dato sea para una pantalla de un smartphone que para un televisor de 50”.

Y de ahí nace el concepto de puntos por pulgada o densidad de píxeles por pulgada (ppp, ppi o dpi).

Este valor indica los puntos que caben en una pulgada cuadrada; a mayor valor, mayor calidad y definición de la imagen.

Pero tampoco nos volvamos locos con estos datos porque es posible que no necesitemos para nada unos grandes números y, en consecuencia, un elevado precio.

Para conseguir realmente un visionado óptimo de la pantalla, que es de lo que se trata, lo primero que debemos plantearnos es qué uso vamos a darle.

Porque necesitaremos algo más barato si vamos a limitarnos a ver canales de TV, que la mayoría no emiten ni siquiera en Full HD.

Y sin duda merecerá la pena una mayor inversión si tenemos previsto ver Blu-ray 4K Ultra HD, Netflix o videojuegos de última generación, que sí usan la tecnología 4K.

Pero no se acaba ahí el planteamiento. Antes de decidir la compra deberíamos medir que distancia hay entre la pantalla de la tele y nuestro sofá o sillón favorito.

Porque si están muy cerca y nos gastamos el dinero en una pantalla muy grande, habremos hecho un mal negocio y hasta puede que veamos las imágenes pixeladas.

Al revés nos ocurriría si estamos lejos y compramos una tele muy pequeña. Porque perderemos gran cantidad de detalles de la imagen.

Por eso los expertos, a través de las indicaciones de los fabricantes, recomiendan una distancia de visionado que varía según la resolución y el tamaño de la pantalla.

Así que si está a punto de hacer clic en una de estas televisiones para comprarla hoy mismo, mejor será que dedique antes un par de minutos para comprobar cómo se adapta su nueva tele a estas fórmulas desarrolladas de manera empírica, y que nos ayudan a saber la distancia a la que debe situar la pantalla, a través del tamaño de la misma y su resolución:

Por ejemplo, para una televisión de 49” de diagonal, 4K UHD, la distancia recomendada en metros es = 1.3 x 49 x 0.0254 = 1,62 metros aproximadamente.

Otro aspecto a tener en cuenta es que el ángulo de visión del observador se sitúe desde un máximo de 7º por encima del centro de la pantalla a un máximo de 15º por debajo del centro de la pantalla, para tener una perspectiva óptima de la misma.

Por otro lado, los optometristas recomiendan una distancia al televisor no inferior a 3 metros para el cuidado de la visión.

Una vez elegido el tamaño y la resolución, hay que elegir la tecnología del panel. Aun siendo de la misma resolución, hay varias tecnologías que con sus variantes aportan más luminosidad e intensidad en los colores que otras:

Consta de unos diodos emisores de luz (LED) que iluminan la pantalla desde la parte trasera. Cada uno de ellos se encarga de iluminar a un grupo de píxeles.

Los LED no se pueden apagar por completo, y eso hace que siempre quede algo de luz en ellos, lo que dificulta bastante la obtención de un color negro puro.

Y cuando los televisores con paneles LED se visualizan desde los laterales, los colores pierden algo de pureza y brillo.

Hay dos formas de iluminar estos paneles: Unos iluminan toda su superficie desde la parte trasera (full-array backlight) y otros lo hacen desde los bordes del panel (edge-lit backlight).

La tecnología LED permite hacer paneles más grandes y con más brillo que otras tecnologías más caras.

Dentro de los paneles LED, cabe destacar que hay dos tipos de fabricación distintos que influyen en la calidad de la imagen: los paneles VA y los IPS.

Los paneles VA son más baratos de fabricar, tienen buen contraste pero pierden calidad de imagen cuando se visualizan desde el lateral.

Por el contrario los paneles IPS consiguen mejor calidad de imagen y buena visualización lateral aunque los negros son menos puros que con el panel VA.

En sí es una mejora del panel LED, que a través de diodos azules y unas partículas llamadas Quantum Dot, permiten cambiar la longitud de onda de la luz azul, obteniendo los colores verde y negro y consiguiendo así colores más puros y negros más intensos.

Los televisores 4K siguiendo la norma Rec 2020, ofrecen una mayor gama cromática con una gradación del color alta.

Esto significa que se visualizan más colores y el salto de uno a otro es muy gradual. Pero realmente depende del panel instalado en el televisor.

Cuanto mayor sea la tecnología de color del panel, mayor número de colores producirá, mayor gradación entre ellos y mayor brillo, para conseguir imágenes más realistas.

La tecnología HDR (High Dynamic Range) supone una mejora apreciable en la luz y el color de los televisores 4K.

Un gran salto en la calidad de imagen por aportar unos colores y una iluminación más realistas frente al SDR (Stándar Dynamic Range).

Reproduce una amplia gama de luminancia con lo cual genera más niveles de intensidad entre las zonas más oscuras y las más claras de la imagen que se visualiza, por lo que logra un mayor nivel de detalle, y proporciona unos blancos más luminosos y unos negros más intensos al mismo tiempo.

Existen 4 estándares de HDR en el mercado, no compatibles entre sí:

Cada marca de televisor decide qué formatos puede soportar, aunque el más usado es el HDR10 por su compatibilidad y por ser un estándar gratuito.

Hay marcas que soportan varios estándares, aunque solo se activa el estándar que contenga la imagen emitida, cambiando de estándar si la imagen cambiara.

Para concluir con este tema decir que se pueden ver imágenes HDR con el estándar SDR, al igual que se pueden ver imágenes Dolby Vision con el estándar HDR, pero no se activarán las mejoras de imagen ni de iluminación, y realmente siempre estará limitada la imagen al estándar soportado por el televisor.

La tasa de refresco, también conocida como frecuencia de refresco, es un valor que indica el número de veces que cambia una imagen por segundo, es decir, la cantidad de imágenes que se muestran a cada segundo.

Y se mide en hercios (Hz). En la industria del videojuego esta cantidad de imágenes por segundo recibe el nombre de FPS (frames per second).

Para un televisor 4K UHD esta tasa es recomendable que se encuentre entre los 100 y los 120 Hz, para no cansar la vista y que los cambios de imagen sean más fluidos.

Los canales de televisión suelen emitir a 50 Hz y las películas se graban a 24 Hz, es decir, 24 imágenes por segundo de grabación. Los videojuegos rondan entre los 30 o 60 FPS.

Si por ejemplo la tasa de refresco de un televisor es de 100 Hz y estamos viendo una película (24 Hz), el procesador de imagen del televisor tiene que interpolar imágenes vacías entre las imágenes de la película para conseguir la tasa de 100 Hz.

Si el procesador de imagen es bueno, esa interpolación pasará desapercibida, si no, puede provocar un difuminado de la imagen.

A mejor procesador de imagen, mayor precio del televisor, aunque tengan la misma resolución 4K UHD.

Hay televisores baratos que solo permiten 30 Hz, siendo suficiente para ver películas, pero no válidos para utilizarlos como monitores de videojuegos.

Este parámetro no es muy importante para visualizar películas o canales de televisión, pero es vital si queremos conectarle un PC o una consola a nuestro televisor.

El tiempo de respuesta (input lag) es la diferencia de tiempo que pasa desde que pulsamos una tecla del ordenador o un botón del mando de la consola hasta que se hace efectiva esa pulsación en la pantalla.

Para uso como pantalla de videojuegos ese valor no tiene que ser superior a 45 ms, si no, notaremos un retraso entre las órdenes que mandamos y la visualización de las mismas, dando sensación de movimientos bruscos o “a golpes”.

El HDR provoca un pequeño retardo aunque la cifra puede ser menor de 45 ms o darnos la opción de desactivarlo para videojuegos.

Bien es sabido que los altavoces integrados de los televisores planos no son un gran atractivo, porque un buen altavoz precisa una cantidad de volumen importante, muy limitado en los televisores planos.

Hoy en día no es demasiado problema, puesto que le podemos agregar a nuestro televisor una barra de sonido o un sistema de altavoces para disfrutar de un sonido de excelente calidad.

Estos dispositivos tienen un precio asequible.

Si queremos sacarle el máximo rendimiento a nuestro televisor, tendremos que recurrir a una alta conectividad tanto cableada como inalámbrica.

Cada vez son más habituales los contenidos en resolución 4K, con lo cual necesitamos un ancho de banda grande.

La conexión más importante es el puerto HDMI. Estos puertos ofrecen conectividad “Plug” and “Play” y un gran ancho de banda.

Es deseable contar con un puerto HDMI 2.0b para que pueda soportar contenidos 4K con tecnología HDR.

Se puede convertir un puerto HDMI 2.0 a la versión HDMI 2.0b actualizando el firmware (la gran mayoría de dispositivos permiten esta actualización).

Es importante también contar con conexión a internet. Esta conexión puede ser por cable o de forma inalámbrica.

Hoy en día puede quedarse corta una conexión de red a 100 Mbps o inalámbrica con Wi-Fi tipo N si reproducimos contenidos en 4K con HDR o servicios en streaming.

Tendremos que optar por un puerto Ethernet Gigabit (1.000 Mbps) o conexión inalámbrica Wi-Fi tipo AC (envía y recibe datos a la vez) para tener un ancho de banda mayor.

Otro puerto que aporta versatilidad a nuestro televisor es el puerto USB, muy útil para leer documentos, ver fotografías y vídeos a través de un disco duro externo o un pendrive.

Usando este puerto algunos fabricantes permiten grabar los canales de TV a una unidad externa o utilizarse como toma de alimentación.

La conectividad Bluetooth es aconsejable para conectar sistemas de sonido externos, aunque lo mejor es que cuente con un puerto óptico para no perder calidad de sonido.

No está de más tener otros puertos como los RCA analógicos, salida coaxial digital o que uno de los puertos HDMI soporte audio (HDMI ARC) para conectar el sistema de cine en casa.

Es aconsejable que el sintonizador digital de TV sea del tipo DVB-T2 para soportar contenidos emitidos en 4K en un futuro próximo.

Podemos optar por la tecnología 3D que permite visualizar a través de unas gafas polarizadas las imágenes como si salieran de la pantalla del televisor.

Hay dispositivos que convierten las imágenes 2D en tridimensionales (los más caros) y otros que permiten visualizar los contenidos 3D, pero no convertir 2D a 3D (los más económicos).

Es un extra más que podemos tener en cuenta para elegir nuestro nuevo televisor.

Las plataformas Smart TV permiten, a través de sus menús sencillos, intuitivos y control por voz (en algunos casos), acceder a contenidos de Internet y a servicios en streaming.

Cada fabricante tiene su propia plataforma Smart TV. LG la llama WebOs, en Samsung la llaman Smart Hub, Android TV en Sony y FirefoxOS en Panasonic.

Estas plataformas nos ofrecen un gran abanico de contenidos y nos posibilitan navegar por internet e incluso descargar e instalar nuevas aplicaciones en la memoria interna de nuestro televisor (suelen montar una memoria de 8 o 16 Gb para almacenamiento).

Uno de los mayores atractivos de las plataformas Smart TV es el acceso a los servicios en Streaming como pueden ser los populares Netflix o YouTube, convirtiendo el televisor en dispositivo de entretenimiento sin límites.

Es importante comprobar el movimiento y la navegación por las diferentes aplicaciones, sin ralentización ni parones y con un menú fluido.

Para ello el hardware interno ha de ser potente como poseen los televisores de gama media y alta.

Es interesante también que integre tecnología de streaming como Wi-Fi Direct, Miracast, DLNA o Chromecast para enviar contenido desde tu tablet o tu móvil directamente al televisor, inalámbricamente y sin preocuparnos de cable alguno.

Una maravilla estética y tecnológica que pertenece a la séptima serie de televisores Samsung, una combinación de elegancia y altas prestaciones a buen precio.

Un diseño perfecto con un acabado ligero y muy moderno y con contenido Smart a un precio inmejorable.

El marco ultradelgado imita el efecto del aluminio cepillado y le proporciona un efecto “infinito” apenas visible desde la distancia, otorgando mayor protagonismo a su panel de 49”.

Cabe destacar que la base de apoyo cuenta con un diseño novedoso para ocultar los cables, aportando mayor estética y minimalismo, y evitando los molestos cables.

Compatible con el estándar VESA y con un peso de solo 14,3 kg, podremos colgar el televisor sin depender de ningún mueble extra o quitar espacio en otros sitios.

El televisor cuenta con una resolución de imagen 4K Ultra HD con 3.840×2.160 píxeles, que te permite observar infinidad de detalles en la imagen con un realismo espectacular.

Su formato 16:9 te envolverá y permitirá sumergirte en su interior mientras ves una película en el Modo Cine, o disfrutas de tu mejor videojuego en el Modo Gaming sin que sufras ningún retraso de pantalla, gracias al dinamismo que ofrece su frecuencia de refresco de 60 Hz.

Su contraste 3.000:1 conseguido gracias a la tecnología VA del panel LED que monta, muestra unos tonos blancos más intensos y unos negros más profundos resaltados a su vez por la novedosa tecnología “Precisión Black”.

Aunque el contraste es muy superior a los paneles de tecnología IPS montados por otros televisores, cuya cifra no supera 1.000:1; el ángulo de visualización es bastante reducido, entre 45 y 50º, muy inferior a los 178º que puede conseguir la tecnología IPS.

El televisor MU7055 está desarrollado para el uso de la tecnología HDR10+, que consigue unas imágenes mucho más realistas.

Para lograrlo, se apoya de la función Active Crystal Color, sobre un panel de imagen de 10 bit, capaz de reproducir más de 1.000 millones de colores y un brillo puntual de hasta 1.000 nits.

Samsung nos ofrece “Smart Hub” entretenimiento y diversión sin límites con un set de funciones para todos los gustos, su amplio catálogo de aplicaciones nos permite disfrutar de los servicios en streaming en resolución 4K que ofrece Netflix, de la mundialmente conocida plataforma de vídeos YouTube o de la música digital de Spotify, entre otras apps.

Además, el televisor viene con el mando a distancia “One Remote Control”, que nos permite controlar todos los dispositivos conectados, gestionar las aplicaciones o navegar cómodamente a través de internet ayudados por su función de control de voz que integra un micrófono en el mando, opción disponible siempre y cuando el televisor esté conectado a una red inalámbrica Wi-Fi.

El televisor posee un puerto “One Connect” ubicado en la parte posterior, conectado mediante un solo cable oculto en la base a una mini caja de conexiones externa, evitando así ver todas las conexiones en la parte trasera y poder ocultarlas.

Esta mini caja externa tiene 4 puertos HDMI, 3 puertos USB 2.0 (uno de ellos grabador), 1 puerto Ethernet RJ-45, 1 salida óptica de audio digital (compatible con Dolby Digital Plus y DTS), 1 toma de antena RF con decodificador digital DVB-T2 y 2 tomas digitales coaxiales para antenas parabólicas.

También permite conectividad Wi-Fi de alta velocidad, Bluetooth (compatible con Miracast y con auriculares inalámbricos con esta tecnología) y la función DLNA para compartir archivos multimedia desde cualquier dispositivo móvil conectado a la misma red Wi-Fi.

Dispone de la función de “Auto Detección” capaz de reconocer qué dispositivo has conectado, y que junto con la aplicación Smart View diseñada para poder controlar fácilmente el televisor desde nuestro móvil o tablet, hacen su conectividad inigualable, aunque se echa de menos una salida de audio jack de 3,5 mm.

En cuanto al sonido, Samsung MU7055 integra dos altavoces de 20 W en la parte inferior que junto con el certificado Dolby Digital Plus y un wofer incorporado, ofrece una calidad de sonido más que aceptable.

Este modelo cuenta con una clasificación energética A+, televisor catalogado como muy eficiente y ecológico en cuanto a consumo energético se refiere.

Un televisor de líneas cuidadas y aspecto bonito. Su pantalla de 49” con un marco estrecho y la canalización del cableado a través del soporte nos ayudan a que nada nos distraiga de la imagen.

Si queremos colgarla en la pared, el diseño ultra-fino de 7 cm, la compatibilidad con anclaje VESA y los 11,4 kg de peso, nos facilitarán la tarea sin romper con la estética.

El panel de 49” en formato 16:9, es de tecnología LED de alta resolución 4K Ultra HD, con 3.840×2.160 píxeles retroiluminado.

Su tasa de refresco es inferior a otros televisores de gama similar con 50 Hz nativos, pero permite conectar videojuegos sin problema, porque mejora el movimiento sin los incómodos parpadeos con la tecnología “Motionflow XR”, incluso en 4K HDR.

La tecnología HDR mejora la calidad de la imagen mostrando mayor realismo, resaltando el contraste y aportando brillo, para que no te pierdas todo lujo de detalles.

El panel de 10 bit amplía el abanico cromático, para que junto con la tecnología 4K X-Reality, que analiza cada zona de la imagen tratándola de manera independiente, se pueda conseguir mayor realismo con gran mejora en la calidad de la imagen.

También gracias a la tecnología “Live Colour” veremos bordes más definidos y colores más vivos.

En el mando a distancia, de diseño sencillo, encontramos botones de acceso directo a nuestras plataformas favoritas, Netflix y YouTube.

El sistema operativo Linux de Sony, junto con su navegador Opera, convierte la experiencia Smart TV en algo muy veloz, aunque el menú es algo engorroso y poco intuitivo.

El sonido estéreo envolvente se logra a través de 2 altavoces de 10 W, y es compatible con formatos de audio DTS Digital Surround y otros formatos de audio Dolby.

Posee Wi-Fi b/g/n, más lenta en transmisión que AC; compatible con Miracast pero no dispone de tecnología Bluetooth.

En cuanto a conectividad se refiere, tiene gran cantidad de conexiones: 3 puertos HDMI 2.0, 3 puertos USB 2.0 (uno de ellos grabador), 1 puerto jack 3,5 mm, 1 salida óptica de audio digital, 1 toma de antena RF con decodificador digital DVB-T2, 1 toma digital coaxial para televisión por satélite, 1 entrada por componentes (Y/PB/PR), 1 entrada de video compuesto y 1 puerto Ethernet RJ-45.

Con clasificación energética A, no lo sitúa entre los más eficientes del mercado.

Esta recomendación puede ser doble. Este modelo de LG 4K UHD está disponible tanto en 43 como en 50 pulgadas, pudiendo adaptarse a las necesidades de casi cualquier salón.

Los modelos de 43 y 50 pulgadas cuentan con pantalla LED y resolución de imagen Ultra HD en 4K, una de las máximas potencias de la firma tecnológica.

Incorpora un procesador Quad Core 4K con el que eliminar automáticamente el ruido que pueden provocar las grabaciones para que la calidad sea más nítida y el contraste más vibrante. Mejora incluso cualquier imagen en baja resolución llegando a asemejarse a 4K.

La mayor diferencia con respecto a sus competidores es el uso de la Inteligencia Artificial basada en Deep Learning o Aprendizaje Profundo (también conocido como redes neuronales profundas, se ocupa de emular el enfoque de aprendizaje que los seres humanos utilizan para obtener ciertos tipos de conocimiento) con el que la televisión irá aprendiendo a medida que aumente su uso.

La tecnología basada en la Inteligencia Artificial no se detiene ahí. Este modelo incorpora LG Thinq AI, con la que mantendrás conectada la casa al tiempo que interactúas con el televisor a través, únicamente, de la voz (actualmente solo está disponible en inglés y castellano).

También han pensado en los gamers con la incorporación y mejora del sistema HGIG, capaz de reconocer el rendimiento y a calidad de imagen del televisor para ajustar los gráficos HDR y mejorar, mucho, la experiencia durante cualquier partida.

Smart TV con un sinfín de aplicaciones para disfrutar de todo tu contenido favorito.

Este modelo es una de las máximas expresiones de la mejora considerable que ha experimentado en el último tiempo Hisense a la hora de fabricar televisores.

Su tecnología de imagen ofrece negros más oscuros, blancos más brillantes y un mejor contraste. Además, cuenta con un sistema de brillo adaptativo Ultra Dimming.

Con “Precision Colur” tendrás disponible una amplia gama de colores hiperrealistas.

En lo que se refiere al sonido incorpora DTS Studio Sound con el que disfrutarás de una experiencia inmersiva y muy realista a través de su doble sistema de altavoces al punto que no verás necesario acoplarle ninguna barra de sonido adicional.

Podrás controlar la televisión desde tu teléfono móvil sin necesidad de usar mando a distancia. Solo descargando la aplicación “Remote Now” tendrás el control total desde tu dispositivo.

Podrás acceder, vía tecnología Smart TV, a su navegador web y a todas tus aplicaciones de contenido favoritas: Netflix, Amazon, DAZN, Youtube…

Es más, gracias a Alexa y a los dispositivos Amazon Echo, que la llevan integrada, también podrás controlar las funciones básicas de la televisión.

Reseñar también, en cuanto a su diseño, que existe la posibilidad de adquirirla con doble peana o peana central para acoplarse lo mejor posible al espacio que tengas reservado para ella.

Esta Smart TV con sistema Android te dará la posibilidad de gestionar multitud de controles solo con el uso de la voz. Lleva incorporado el asistente de Google para hacerte la vida más fácil.

Harman Kardon, experto en el diseño y producción de sistemas de audio, se ha encargado de “darle voz” a este televisor de Sharp. Sonido envolvente y que destaca por su calidad cinematográfica.

En cuanto a la pantalla, más allá de sus cincuenta pulgadas, la tecnología HDR 10 te ofrecerá una altísima calidad en cuanto a la reproducción de imagen.

Un mejor contraste y un mayor brillo que combinan con una gama más amplia de colores. El High Dynamic Range consigue que los colores se expandan dándole una mayor profundidad a la imagen.

Al encender el dispositivo te presentará una pantalla con multitud de opciones recomendadas en función de tus últimas visualizaciones. De este modo la navegación es mucho más rápida e intuitiva.

Increíble conectividad gracias a sus cuatro puertos HDMI y otros tres puertos USB.

Una televisión con definición 4K a un precio muy competitivo.

Es cierto que hay que tener en cuenta esta circunstancia para hacer una valoración total del producto. Un modelo para quienes alta definición a un precio moderado.

Televisor con definición HDR PRO –high dynamc range- capaz de reproducir las imágenes con el mismo brillo que percibe el ojo humano en la imagen real, consiguiendo un nivel de realismo altísimo en cada visionado.

Esta Smart TV trae también incorporadas, en sus 23.1 x 112.2 x 71.7 cm y poco más de 16 kilos, las aplicaciones más novedosas del audiovisual. Todo, acabado un elegante negro.

Samsung pone a la venta un modelo que está convirtiéndose en un auténtico súper ventas. Lo es gracias a su pantalla Ultra HD con procesador 4K capaz de reproducir con pureza más de mil millones de colores al tiempo que ofrece una impresionante calidad de imagen.

Lo consigue gracias a su procesador, que optimiza el color, y al uso de la tecnología HDR.

Un televisor que suma cuarenta y tres pulgadas con una eficiencia energética, eso sí, que deja algo que desear quedándose solo en “A”.

Como la mayoría de modelos «made in» Samsung incorpora sonido inteligente y control por voz compatible con asistentes virtuales como Alexa, de Amazon, o Google Asistant.

Otro de sus éxitos es su increíble conectividad a través de sus puertos HDMI, y USB. Esta Smart TV, con Wi-Fi integrado, te permitirá también disfrutar de tu contenido y tus plataformas favoritas con un solo clic.

Su peso no supera los doce kilos y sus medidas son 96.3 x 19.25 x 62.73 cm.

Este televisor de cuarenta y nueve pulgadas se trata de una de las últimas incorporaciones de la marca SONY. Ésta disponible desde hace escasos meses tras su lanzamiento en febrero de 2020,

Es cierto que son muchas las opciones que existen ya en el mercado para controlar la televisión por voz a través de dispositivos como Android TV.

Y el de este dispositivo es uno más que viene a sumar y a revolucionar el control doméstico gracias a la interacción por voz.

Un televisor de 49 pulgadas con definición 4K y High Dynamic Range que aportará a tu salón el máximo realismo gracias a que es capaz de expandir los colores aportando una mayor profundidad a la imagen.

Sonido multidimensional nítido y de alta calidad que pudiera parecerse, manteniendo las distancias, al que vivimos cuando vamos al cine gracias a sus altavoces X-Balanced.

Además, envolvente a través de Dolby Atmos. Esta tecnología consigue que el sonido venga de tres ubicaciones: arriba, abajo y derecha e izquierda.

De este modo se lograr generar una experiencia envolvente.

Diseño estrecho de bisel con soporte y hoja metálica que refinan el televisor de Sony. ¿Las medidas? 117 x 77.2 x 14 cm para un peso de 15.72 kilogramos.

Última actualización el 2021-11-27 at 02:02 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Tabla de contenidos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *

Correo electrónico *

Guarda mi nombre, correo electrónico y web en este navegador para la próxima vez que comente.

José Manuel

No me compro una LG ni en sueños!!! A los dos años y medio se empezó a oscurecer la mitad de arriba de la pantalla con tonos violáceos, que molestan una barbaridad. Le mandé una queja al departamento correspondiente.

Diez Smart TV muy interesantes por menos de 700 euros que puedes comprar este 2021 si tienes presupuesto limitado

Quieres comprar un televisor inteligente pero no cuentas con mucho presupuesto y tampoco quieres que por este motivo debas renunciar a las funcionalidades…

Diez Smart TV muy interesantes por menos de 700 euros que puedes comprar este 2021 si tienes presupuesto limitado

Suscríbete a Xataka Smart Home

Recibe un email al día con nuestros artículos:

Suscribir

Quieres comprar un televisor inteligente pero no cuentas con mucho presupuesto y tampoco quieres que por este motivo debas renunciar a las funcionalidades “inteligentes” más habituales, a optar por marcas conocidas ni a contar con una diagonal generosa que te permita disfrutar del cine, deporte y los juegos en pantalla grande. ¿Es realmente posible?

A continuación te proponemos una selección con diez de los modelos de smart TV más interesantes que hay ahora mismo en el mercado, de primeras marcas, con funcionalidades hasta hace poco presentes solo en gamas más altas y con diagonales de entre 43 y 55 pulgadas que tienen precios que no superan la barrera de los 700 euros. Comenzamos:

Un televisor recién salido del horno es este LG 43NANO776PA, un modelo LCD-LED de 2021 con panel de puntos cuánticos IPS NanoCell que ofrece resolución 4K, HDR10, HDR HLG y HDR GiG sobre una diagonal de 43 pulgadas.

Cuenta con procesador de 4 núcleos, sistema de sonido envolvente virtual y sistema operativo webOS 6.0 que se integra en el ecosistema del hogar conectado ThinQ AI del fabricante. Cuenta con Alexa, el Asistente de Google y AirPlay 2 por un precio de 549 euros.

LG 43NANO776PA

Si buscas un televisor con panel OLED, este modelo LG 55B9 con resolución 4K que cuenta ya con un par de años en el mercado ofrece un estupendo precio en su versión de 55 pulgadas.

Tiene un procesador α7 de segunda generación con procesamiento de imagen de 12 bits y sistema operativo webOS 4.5. También es compatible con la plataforma LG ThinQ AI, el asistente de Google y Alexa. Su precio por estar fuera de temporada ronda los 600 euros.

LG OLED55B9ALEXA – Smart TV OLED 4K UHD de 139 cm (55″) con Inteligencia Artificial, Serie B (procesador inteligente Alpha 7 Gen. 2, Deep Learning, 100% HDR y Dolby Vision/ATMOS), color negro

Un modelo interesante en la gama media es este Philips 50PUS8505/12, una tele de tipo LCD-LED con diagonal de 50 pulgadas y resolución 4K que cuenta con el procesador de imagen P5 Picture Engine, compatibilidad con Dolby Vision, Dolby Atmos y plataforma smart TV basada en Android TV.

Es compatible con HDR 10+, viene con sistema de iluminación ambiental Ambilight de tres lados y acceso a la Google Play Store para descargar aplicaciones como por ejemplo las de contenidos en streaming. Además, permite que manejemos sus funciones básicas mediante comandos de voz. Su precio es de 599 euros.

Philips Ambilight 50PUS8505/12 – Televisor Smart TV de 50 Pulgadas (4K UHD, P5 Picture Engine, Dolby Vision, Dolby Atmos, Control de Voz, Android TV), Color Plata Claro (Modelo de 2020/2021)

Uno de los televisores con mejor relación calidad-precio del mercado es este Hisense 55U7QF, un modelo de 55 pulgadas que pudimos probar en su día y que cuenta con tecnología de pantalla ULED con puntos cuánticos sobre panel VA con FALD.

Es compatible con el sistema de HDR Dolby Vision, cuenta con sonido Dolby Atmos integrado y sistema operativo Vidaa U 4.0 con IA que permite el acceso directo a servicios de streaming. Su precio es de 530 euros.

Hisense 55U7QF – Smart TV 55″, ULED 2020, Resolución 4K, Quantum Dot, FALD, Dolby Vision, Dolby Atmos, Vidaa U 4.0 con IA, Alexa built-in

Un modelo interesante en la gama media es este Panasonic TX-50HX810E, una tele LCD-LED con resolución 4K sobre panel VA de 50 pulgadas que cuenta con calibración profesional de fábrica. Es compatible con los sistemas de HDR Dolby Vision, HDR10+ y HLG Photo además de con sonido Dolby Atmos.

Su sistema operativo es el My Home Screen 5.0, que incluye aplicaciones dedicadas a servicios como Netflix, Prime Video o Rakuten. Cuenta con conexión Bluetooth y es compatible con Google Assistant. Su precio ronda los 520 euros.

TV panasonic 50 tx50hx810 uhd hdr10+

Si no tenemos mucho espacio disponible en la sala podemos optar por un modelo como el Sony KD-43XH8196, una tele LCD-LED de 43 pulgadas que ofrece resolución 4K con HDR y que viene con sistema operativo Android TV y compatibilidad con Alexa.

Cuenta con un buen procesador de imagen Sony X1, la tecnología de color Triluminos, el sistema de gestión de movimiento MotionFlow XR, así como con compatibilidad con Dolby Vision y el sistema de sonido Dolby Atmos. También ofrece calibración automática mediante el sistema calMAN. Su precio es de 666 euros.

Sony KD-43XH8196 – HDR Android TV (procesador X1 4K HDR, Triluminos, X-Reality PRO, MotionFlow XR, Dolby Vision, Dolby Atmos, calibración automática caIMAN, control por voz), Compatible con Alexa

Si buscas un televisor con amplios ángulos de visualización, este LG 49NANO806NA te los ofrece gracias a su panel IPS NanoCell 4K bajo tecnología LCD-LED con una diagonal de 49 pulgadas.

Cuenta con un procesador de cuatro núcleos, motor de inteligencia artificial para el reescalado, compatibilidad con HDR10 Pro, HLG, Sonido Ultra Surround, interfaz Bluetooth 5.9 y WiFi. Su precio ronda los 550 euros.

LG 49NANO806NA – Smart TV 4K UHD NanoCell 123 cm (49″) Inteligencia Artificial, Procesador Quad Core, Deep Learning, HDR10 Pro, HLG, Sonido Ultra Surround, 4xHDMI 2.0, 2xUSB 2.0, Bluetooth 5.0, WiFi

Otro modelo interesante es este Samsung The Frame QE32LS03TBK, una tele con panel de puntos cuánticos QLED de 2020 con 32 pulgadas que ofrece resolución Full HD y compatibilidad con el sistema de alto rango dinámico HDR10+.

Cuenta con sistema de inteligencia artificial para el tratamiento y mejora de la imagen, modo ambiental, mando a distancia de tipo One Remote, soporte de pared No Gap y Alexa incluido de serie. Su precio es de 499 euros.

Samsung QE32LS03T

Si no podemos gastar mucho en nuestra nueva tele pero queremos mantener una diagonal generosa, esta Samsung 50TU8005 nos ofrece 50 pulgadas con resolución 4K y alto rango dinámico HDR 10+ sobre un panel básico LCD-LED de tipo VA.

Cuenta con las tecnologías de mejora de la imagen y el color Crystal Display y PurColor, con One Remote Control y asistente de voz Alexa integrada. Su precio es inferior a los 465 euros.

Samsung UHD 2020 50TU8005 – Smart TV de 50″ 4K, HDR 10+, Crystal Display, Procesador 4K, PurColor, Sonido Inteligente, One Remote Control y Asistentes de Voz Integrados, con Alexa integrada

Un modelo muy económico y de diagonal relativamente discreta es este Hisense 43AE7000F de 2020. Ofrece 43 pulgadas en un panel LCD-LED de tipo VA con resolución 4K y viene con Alexa integrada para el control mediante comandos de voz.

Cuenta con la tecnología Precision Colour para mejorar la viveza en contenidos SDR y HDR, audio de tipo DTS Studio Sound y sistema operativo smart TV Vidaa U 4.0. Su precio ronda los 360 euros.

Hisense 43AE7000F UHD TV 2020 – Smart TV Resolución 4K con Alexa integrada, Precision Colour, escalado UHD con IA, Ultra Dimming, audio DTS Studio Sound, Vidaa U 4.0

Compartir Diez Smart TV muy interesantes por menos de 700 euros que puedes comprar este 2021 si tienes presupuesto limitado

Compartir

Los mejores comentarios:

Ver 0 comentarios

Destacamos

referencia:
www.compramejor.es
www.xatakahome.com

دکمه بازگشت به بالا