News

La historia interminable: la Covid se ceba una y otra con Aragón

Historia interminable: Leer a un niño de 4 años en tiempos covid – Pie de Página

Historia interminable: Leer a un niño de 4 años en tiempos covid - Pie de Página

Hallar un libro infantil cuya lectura cause el mismo placer al adulto que al niño es lo mejor que pudo ocurrir en esta cuarentena.

Lydiette Carrión

Antes de que este apocalipsis iniciara, en alguna junta escolar la maestra de mi pequeño duendecito de 4 años advirtió que había que leer cuentos más largos. Forzarlo –su maestra usó una palabra más amable– a que pusiera atención por periodos de tiempos más prolongados.

Muchas veces subestimamos la capacidad de nuestros hijos. 

Unas semanas después inició el encierro. Y nosotros seguimos la sugerencia; buscamos libros con cuentos un poco más largos, y menos dibujos. Yo temía ese paso, que el duendecito se aburriera sin dibujos. 

La hora del cuento solía ser un momento muy lindo, que disfrutaba sobre todo él. Cuentos infantiles y muchos dibujos. Hallamos en el librero un cuento largo sobre una niña que se queda a la deriva en un barco y durante días juega con ballenas. Pocos dibujos, y un relato que no es posible terminar de un jalón. Lo leíamos a veces de día, y otro tanto en la noche, y terminaba cuando mi pequeño co-lector emitía ronquiditos o respiraciones pausadas. 

Luego otro libro de un escritor costarricense. El libro se titula “La nave de las estrellas”, y lo adquirí una vez que andaba en otra ciudad, durante una feria del libros estatal. Lo tenía refundido en el librero, para cuando el pequeño “creciera”. Fue una bella sorpresa. Algunos cuentos críticos de nuestra propia cultura latinoamericana; realidades más cercanas –para mí, y más lejanas para él–. Y algunos cuentos pedagógicos encaminados a despertar el interés científico. 

A diferencia de los otros cuentos que leíamos antes, en estos casos, no sólo él, sino yo he disfrutado y esperado con anticipación el momento. Es profundamente placentero leer cosas que me gustan a mí, desde mi mirada de adulta, y que le gustan a él, desde su mirada de niño en la primera infancia. 

No sé si él ha logrado tener periodos de atención más largos, como era el objetivo. Lo que sé es que ha sido el inicio de la lectura crítica. Me interrumpe, hace preguntas, da opiniones, discutimos el quehacer o no de los personajes… 

Luego, en este encierro sin escuela ni contactos con otros niños, vimos una película de  Harry Potter y a mi niñito le encantaron los dementores. Decidí que leyéramos el primer libro. Un amigo editor se ofreció a regalarme una copia. Y nos embozamos con nuestros cubrebocas y fuimos a por él. Al llegar, nuestro amigo nos dijo: “va un pilón, te regalo La historia interminable. Léela ahora, verás que con los años se pone mejor”. 

Empezamos Harry Potter muy contentos, hasta que mi niñito entendió  la muerte de los padres. No lo pudo superar; me decía: “no quiero leerlo porque me da tristeza la muerte de la mamá”.  Dejamos la lectura… entonces una vuelta de tuerca. Sólo por no dejar empecé a leerle La historia interminable. 

Pensé que sería una historia demasiado compleja. Pero le encantó. Hemos platicado de la imaginación. Hacemos ejercicios de cerrar los ojos e imaginarnos a la Emperatriz infantil, a Atreyu con su piel verde, al mar de hierba.

Honestamente, a cada paso hago un poco de censura. Omití la parte de la muerte de la mamá de Bastian. No quería angustiar de nuevo a mi amado co-lector. Y a veces me brinco escenas demasiado complejas. Pero llevamos varias semanas leyendo las aventuras de Atrey y Bastian, y la atención no decae. 

Además es, repito, una lectura que yo espero con gusto anticipado también. La literatura infantil, la buena literatura infantil –hasta ahora lo entiendo– es quizá uno de los regalos más asombrosos que algunos escritores han dejado. Gracias, Ende, extraordinario narrador, por regalarme estas memorias con mi hijo.  

Lydiette Carrión Soy periodista. Si no lo fuera,me gustaría recorrer bosques reales e imaginarios. Me interesan las historias que cambian a quien las vive y a quien las lee. Autora de “La fosa de agua” (debate 2018).

Fantasía en la ópera

La Historia Interminable, de Michael Ende, ha sido plasmada en un nuevo género: la ópera. La obra del compositor Siegfried Matthus fue estrenada este sábado en dos ciudades alemanas.

Fantasía en la ópera

La Historia Interminable, de Michael Ende, ha sido plasmada en un nuevo género: la ópera. La obra del compositor Siegfried Matthus fue estrenada este sábado en dos ciudades alemanas.

La Historia Interminable: estreno en la Ópera de Weimar.

Bastian se adentra nuevamente en el mundo de la fantasía. Esta vez se trata del mundo de la ópera, donde se recrean las aventuras de este niño, que han fascinado a chicos y grandes desde que se publicó La Historia Interminable, de Michael Ende, en 1979. En Weimar y en Tréveris se estrenó este sábado, simultáneamente, la nueva ópera del compositor Siegfried Matthus, una figura destacada del ámbito musical de la antigua República Democrática Alemana (RDA) que adquirió los derechos de la obra antes de la muerte de Ende, en 1995.

Dimensión filosófica

La vigencia de esta novela fantástica está fuera de discusión. Traducido a varios idiomas, en el mundo se vendieron más de 6 millones de ejemplares del libro, que también fue llevado al cine. La versión cinematográfica de La Historia Interminable no dejó nada satisfecho a Michael Ende, quien lamentaba la pérdida de la dimensión filosófica del relato, según relata su antiguo lector, Roman Hocke.

Efectos especiales de rayos láser en la puesta en escena de Weimar.

La ópera, en todo caso, intenta atenerse literalmente al libro. Claro está que el libretista, Anton Perry, tuvo que hacer algunas concesiones, para sintetizar el relato a las cerca de dos horas que dura la pieza musical, concebida como un espectáculo para toda la familia. En doce actos, con 17 personajes, el espectador se ve seducido por las aventuras de Bastian, un chico que, frustrado y desilusionado, comienza a leer: Tanto se apasiona, que termina convirtiéndose en protagonista de lo que ocurre en Fantasía, un mundo donde la Nada amenaza con devorarlo todo.

El leguaje musical de hoy

Michael Schulz, director de la ópera, considera que se trata de uno de los materiales más maravillosos de la literatura fantástica, que viene a enriquecer la escena musical. Igualmente fascinado con el tema se muestra Matthus, quien ya lo había utilizado como base para una obra de ballet, estrenada en 1999.

“Mi meta principal es encontrar formulaciones que se comprendan, en el lenguaje musical de hoy”, señala el compositor, uno de los más prolíficos de la actualidad. Matthus lamenta que haya tan pocos estrenos de piezas de música contemporánea, lo que atribuye al alto valor de los derechos: “Por eso, muchos directores tienen que dedicarse a óperas antiguas y destruyen con sus montajes modernos la relación entre libreto y partitura, en lugar de dedicarse a temas actuales”.

La mezzosoprano, nacida en Berlín pero que residía en las afueras de Viena, murió a los 93 años, de acuerdo a la agencia de prensa austriaca APA.

Emmanuel “Meme” del Real es tecladista de Café Tacvba, una de las bandas de rock más emblemáticas de México. Reconoce que no es el género más popular, pero ha adoptado nuevos formatos y se ha reinventado en la pandemia.

La ansiedad de no poder presentarse ante el público y estar encerrado le jugó una mala pasada al reguetonero, que recurrió a un plan de dieta y ejercicio para perder peso.

referencia :
piedepagina.mx
www.dw.com

دیدگاهتان را بنویسید

نشانی ایمیل شما منتشر نخواهد شد.

دکمه بازگشت به بالا