Noticias

La escultura invisible

15.000 euros por una escultura invisible: lo último de un artista italiano

Se llama Salvatore Garau y esa es la cantidad por la que ha subastado su obra intangible

15.000 euros por una escultura invisible: lo último de un artista italiano

En el mundo del arte es habitual discutir sobre el grado artístico de algunas obras. Normalmente, se trata de objetos como pinturas en los que la sencillez en su ejecución hace dudar sobre su calidad a críticos, ciudadanos y otros artistas.

Pero esta vez se ha ido un poco más allá. Un italiano llamado Salvatore Garau ha vendido en subasta, por la nada desdeñable cantidad de 15.000 euros, una escultura totalmente invisible. Una obra que no se puede ver, ni tampoco tocar. Io sono (Yo soy) es el nombre de la polémica escultura totalmente inmaterial.

El artista asegura haber vendido «un vacío», pero no «una nada». Cita al físico Werner Heisenberg y su principio de incertidumbre para aludir que «el vacío no es más que un espacio lleno de energía, y aunque lo vaciemos y no quede nada», seguirá teniendo «un peso».

A pesar de no apreciarse a simple vista el espacio que ocupa esta curiosa obra, Garau pidió al ganador de la subasta que situase la escultura en un espacio de 150 x 150 centímetros y lo más alejada posible de obstáculos, según informa el diario Il Giorno y publica la Cadena SER.

Por supuesto, la única prueba tangible que tendrá su comprador es el correspondiente certificado de garantía, suministrado por el artista. Un nuevo capítulo escrito en la larga historia de las obras de arte que muchos no han querido considerar como tal.

Artista italiano vende escultura invisible por 18 mil 300 dólares

La pieza “Io sono” (Yo soy) es una escultura invisible que se subastó por la casa Art-Rite por un equivalente de 365 mil pesos mexicanos

Artista italiano vende escultura invisible por 18 mil 300 dólares

31 May, 2021

«El vacío no es más que un espacio lleno de energía, y aunque lo vaciemos y no quede nada, según el principio de incertidumbre de Heisenberg- esa nada tiene un peso» Salvatore Garau. Foto: Instagram @salvatore_garau

Somos un sitio especializado en economía, finanzas y tecnología que ofrece contenidos para volver innovadores a nuestros lectores.

Tips para tus finanzas personales directo en tu correo.

Al hacer click en Suscríbete elegirás el contenido que quieras recibir en tu correo y quedarás suscrito a nuestro boletín el cual podrás cancelar en cualquier momento; no olvides revisar tu carpeta de Spam.

CIUDAD DE MÉXICO.- De nuevo el arte contemporáneo vuelve a retarnos, esta vez con la noticia de que un escultor italiano subastó una pieza invisible con dimensiones de 150 x 150 centímetros… y alguien decidió comprarla por 15 mil euros, unos 18 mil 300 dólares.

Salvatore Garau no es un improvisado. Lleva años en el mundo del arte plástico en el que se ha presentado en eventos de gran nivel, como la Bienal de Venecia en 2003, además de que sus obras se han expuesto en distintos museos de arte moderno y contemporáneo de Francia e Italia.

En sus inicios como artista, al final de la década de los setenta, Salvatore se dedicó a la pintura, la escultura y posteriormente también a la instalación, adentrándose en el neorromanticismo y el arte abstracto.

Su obra reciente, de acuerdo con el autor, expresa lo siguiente:

“El vacío no es más que un espacio lleno de energía, y aunque lo vaciemos y no quede nada, según el principio de incertidumbre de Heisenberg- esa nada tiene un peso. Por tanto, tiene energía que se condensa y se transforma en partículas, ¡en nosotros!”.

Eso no es todo, la persona que compró la obra se le entregó un certificado de la misma como garantía de ser el propietario único de la escultura.

La pieza se llama “Io sono” (Yo soy) y se subastó por la casa Art-Rite por un equivalente de 365 mil pesos mexicanos.

Recibe nuestro mejor contenido directo a tu correo

Al continuar, declaras que aceptas nuestros Términos y Condiciones de uso y nuestro Aviso de Privacidad

Un artista italiano vende una estatua invisible por 15.000 euros

El artista Salvatore Garau vende una estatua inmaterial e invisible por 15.000 euros. La obra no puede compartirse en red y presume de huella de carbono cero.

Un artista italiano vende una estatua invisible por 15.000 euros

What a time to be alive. Vivimos en un siglo donde algoritmos son capaces de pintar cuadros increíbles, la IA detecta falsificaciones, programas de machine learning componen discos y el coleccionismo de criptoarte en forma de NFT mueve millones de dólares. Otro hito a destacar en este 2021 es la venta de una estatua invisible por un precio considerable.

La primera escultura invisible del mundo lleva la firma del italiano Salvatore Garau y se ha subastado por 15.000 euros, según informa Italia 24 News. 

La descripción de la obra es tan misteriosa como confusa: en primer lugar, se define como eco-consciente, ya que su huella de carbono, al tratarse del vacío, es nula, y no puede replicarse.

«El resultado exitoso de la subasta atestigua un hecho irrefutable: el vacío no es más que un espacio lleno de energía, e incluso si lo vaciamos y no queda nada, según el principio de incertidumbre de Heisenberg de que la nada tiene un peso. Tiene, por tanto, una energía que se condensa y se transforma en partículas, en fin, ¡en nosotros!», explica sobre ella el propio Garay. 

«Cuando decido “exhibir” una escultura inmaterial en un espacio dado, ese espacio concentrará una cierta cantidad y densidad de pensamientos en un punto preciso, creando una escultura que desde mi título solo tomará las formas más variadas. Después de todo, ¿no le damos forma a un Dios que nunca hemos visto?», apostilla el artista. 

Aunque pueda parecer una broma dado su carácter inmaterial, las directrices explican que este trabajo artístico debe colocarse en un espacio que permita que las dimensiones de aproximadamente 150 x 150 centímetros estén libres de obstrucciones. 

El propietario obtendrá un certificado de garantía de autenticidad de la escultura, el único elemento visual presente en el catálogo, donde para representarla se puede apreciar un espacio en blanco absoluto.

La escultura se titula Yo soy y se despachó en una puja organizada por Art-Rite, una casa de subastas italiana que maneja exposiciones dedicadas exclusivamente al arte contemporáneo.

El artista, procedente de Santa Giusta, ya hizo otras obras de arte caracterizadas por la inmaterialidad. La anterior exposición Buda en contemplación, fue presentada en febrero en la Piazza Della Scala de Milán. 

Art´s Life

Según la exposición, estas esculturas invisibles “tienen un nuevo valor histórico y representan una metáfora perfecta de nuestros días”. Habrá que ver si sientan precedente de una nueva corriente artística. 

Se vende una escultura invisible por 15.000 euros

Alguien que ha sido capaz de elevar las cotas del “arte” a la nada, o como él mismo comenta, a lo “inmaterial”, y llevarse por el camino la friolera de 15.000 euros, solo podemos catalogarlo como genio de nuestro tiempo. Su nombre: Salvatore Garau

Se vende una escultura invisible por 15.000 euros

Alguien que ha sido capaz de elevar las cotas del “arte” a la nada, o como él mismo comenta, a lo “inmaterial”, y llevarse por el camino la friolera de 15.000 euros, solo podemos catalogarlo como genio de nuestro tiempo. Su nombre: Salvatore Garau.

Porque lo más complicado de este artista no es la obra, la cuál suponemos que no le ha llevado ni un segundo de su vida al no existir, lo más complicado es lograr vender la escultura “inmaterial” a una persona, y por miles de euros. Según explicó Garau al medio Italy 2News:

El resultado exitoso de la subasta atestigua un hecho irrefutable: el vacío no es más que un espacio lleno de energía, e incluso si lo vaciamos y no queda nada, según el principio de incertidumbre de Heisenberg de que la nada tiene un peso. Tiene, por tanto, una energía que se condensa y se transforma en partículas, en fin, ¡en nosotros! Cuando decido “exhibir” una escultura inmaterial en un espacio dado, ese espacio concentrará una cierta cantidad y densidad de pensamientos en un punto preciso, creando una escultura que desde mi título solo tomará las formas más variadas. Después de todo, ¿no le damos forma a un Dios que nunca hemos visto?

Si no has entendido nada de lo que dice el escultor es porque, al igual que su arte, es probable que siga jugando con la nada, y el mensaje también esté vacío. Sea como fuere, Salvatore logró que un coleccionista privado se hiciera con la escultura durante una subasta en Art-Rite, una casa de subastas italiana que lleva exposiciones dedicadas al arte contemporáneo, y aunque dicha persona no va a recibir nada tangible que exponer en su casa, sí recibirá un certificado de autenticidad que demuestra que “Yo soy” (título de la nada escultórica) es propiedad del comprador.

No solo eso. En un giro de los acontecimientos todavía más surrealista, Salvatore sugiere almacenar la obra de arte en una habitación especial, en un espacio libre de obstrucciones, de unos 150 × 150 cm.

Así, Salvatore será recordado por siempre como un genio: el primer hombre capaz de vender un espacio de una casa que no es suya (la del comprador) para exponer el vacío en las paredes.

Se da la circunstancia de que no es la primera escultura invisible del mundo. Ese honor corresponde al artista español Boyer Tresaco, que lleva creando obras invisibles desde hace 20 años y cuyos trabajos han llegado a exponerse incluso en Nueva York. Su última obra, titulada “Dos mil quinientos centímetros cúbicos de nada”, tiene unas dimensiones de 100 x 100 x 250 cms, e iba a ser expuesta el año pasado, pero se canceló por la pandemia de Covid.   [Oddity Central, Italy 2News]

Fe de erratas: En una primera versión de este artículo se decía que la escultura invisible de Garau era la primera de su clase en la historia. No es cierto. Hemos corregido el artículo para incluir esa información.

Un artista crea una escultura invisible… y la vende

El arte suele sorprender a los que lo contemplan. En esta ocasi

Un artista crea una escultura invisible... y la vende

El arte suele sorprender a los que lo contemplan. En esta ocasin, sin embargo, contemplarlo, admirarlo o tocarlo es imposible. Ms que nada porque esta obra no existe. O s, depende de cmo se mire. La ltima creacin del italiano Salvatore Garau ha protagonizado titulares por lo surrealista de su transaccin.

Este artista ha vendido una escultura invisible por 15.000 euros en una subasta. El precio inicial fue de 6.000, pero los distintos interesados elevaron la cantidad hasta pagar, finalmente, ms del doble de la cifra con la que arranc el proceso.

Esta obra se llama ‘Io sono’, traducida como ‘Yo soy’. Y describirla es tan fcil como imposible: no existe. No hay nada. Es invisible. An as, esta escultura inexistente ha llamado la atencin de los compradores, que han apostado fuerte por la creacin del italiano.

En cualquier caso, el bueno de Salvatore defiende su particular obra: «No es ms un espacio lleno de energa, aunque lo vaciemos y no quede nada, esa nada, segn Heisenberg, tiene un peso, por lo que tiene energa que se condensa en partculas, es decir, en nosotros».

Citar a Heisenberg ha sido definitivo, algo que probablemente habr llamado la atencin de los amantes de la fsica. Y parece que tambin del arte. Pero hay ms. Esta obra requiere una ubicacin especial. Como lo oyen.

Garau ha indicado que su escultura inexistente debe estar situada en un lugar en el que no haya obstculos, de 150×150 centmetros. Adems, necesita una iluminacin determinada. Todo sea por Heisenberg. En fin.

La primera escultura invisible no es de Salvatore Garau

La venta de una escultura invisible por 15000€ ha puesto en boca de todos a Salvatore Garau pero… ¿Sabes quién creó la primera escultura invisible?

La primera escultura invisible no es de Salvatore Garau

La semana pasada una noticia inundaba las redes sociales: Salvatore Garau había vendido una escultura invisible por 15.000€. A pesar de que esto fue una sorpresa para todos… ¿Sabes qué esta no fue la primera escultura invisible?

Desde hace más de 20 años, un artista español, Boyer Tresaco, ha presentado esculturas invisibles en sus exposiciones comerciales. Una de las primeras de estas esculturas invisibles la presentó en una exposición en la ciudad de Barcelona en 2001:

La primera escultura invisible

“2.200 decímetros cúbicos de Nada”Dimensiones: 100 x 100 x 220 cmTécnica: Ninguna

Posteriormente, esta escultura se publicó en contraportada e interiores a página completa . También hay otra de estas esculturas invisibles incluida en la segunda edición de un libro titulado Pellejo y Huesos. Además, ha aparecido en otras publicaciones, entre ellas el periódico La Vanguardia y El País.

Por otra parte, en dos ocasiones este artista expuso dos obras invisibles en sendas galerías de Nueva York. Otra de estas esculturas invisibles se presentó en una exposición de la galería THEREDOOM en Madrid en 2018. Cabe destacar que esta exposición fue seleccionada entre las mejores exposiciones del trimestre por el Huffington Post.

totenart-boyer-primera-escultura-invisible

Después de que cientos de periódicos de todo el mundo hicieran eco de la noticia, La Fundación Boyer Tresaco, ha salido en defensa de su artista que, desde hace 20 años, realiza esculturas invisibles.

Si te gustaría visitar una de estas esculturas invisibles, debes saber que una de ellas está expuesta permanentemente en la Fundación. Esta galería tiene sede en Cartagena, Murcia y está abierta para que pases a contemplar la obra. Acércate a la Fundación del artista y no te pierdas la oportunidad de ver una de las primeras escutluras invisibles.

¿Conocías a Boyer Tresaco? Esperamos tus comentarios ¡Si te ha gustado comparte!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario

Nombre *

Correo electrónico *

Guarda mi nombre, correo electrónico y web en este navegador para la próxima vez que comente.

referencia:
los40.com
www.dineroenimagen.com
www.businessinsider.es
es.gizmodo.com
www.marca.com
totenart.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba