Noticias

Las series de ‘true crime’ también tienen consecuencias reales

Documentales de crímenes: ¿por qué nos gustan tanto?

¿Qué tienen los documentales de crímenes reales y asesinos en serie para atrapar tanto? Analizamos el nuevo sub-género del true crime y sus mayores éxitos

Documentales de crímenes: ¿por qué nos gustan tanto?

No es casualidad que las docuseries de crímenes y sobre asesinos en serie proliferen en las plataformas de contenidos. El true crime ya es un sub-género en to

da regla y cuenta con una gran legión de adeptos.

El material con el que trabaja es casi inagotable al ser un tipo de narrativa que se alimenta de la realidad. De ahí que se hayan ido incorporando tantos títulos que exploran los casos más sonados, como en España, ‘El Caso Alcasser’, disponible en Netflix.

A su vez, da de comer al cine y a la televisión. Son muchas las historias ficticias que se basan en estos perfiles de asesinos en serie para imaginar a sus antihéroes, tan de moda en las series actuales.

Pero, ¿qué se puede encontrar de gratificante como espectador en la historia de un crimen real? ¿Cómo se ha generado esta fascinación por los antihéroes, de ficción primero, y reales después? Analizamos este fenómeno y repasamos alguno de sus éxitos, que puedes ver en Netflix,la especialista en true crime a través de Orange TV

Docuseries - Ted Bundy

Puede parecer morbo, pero el interés reside en algo mucho más complejo que conocer los detalles más escabrosos. En las docuseries los crímenes son solo el (trágico) telón de fondo. Los hechos que sirven de contexto para contar otras historias, para profundizar en las mentes de quienes los cometen y hablar de psicología (el asesino, ¿nace o se hace?), para analizar el sistema que juzga estos crímenes y descubrir también sus errores.

Derecho, psicología, ciencias forenses, psiquiatría… Son muchas las materias de las que puedes llegar a aprender viendo docuseries. Pero su mayor atractivo reside en su realismo. No tienen más recursos narrativos que contar una verdad, una asombrosa. No hay guiones ni efectos especiales (en algunos casos, ni voz en off), pero no faltan los los elementos sorpresivos. En este caso, es la propia realidad la que proporciona esos giros inesperados, confirmando ese aforismo de que a veces puede superar a la ficción.

Sucede algo parecido cuando ves una película sobre el holocausto: bastaría que la historia fuera ficticia para que te tocara por dentro. Pero es cuando piensas que aquello sucedió de verdad cuando se te agarra a las entrañas. En las docuseries, son sus protagonistas y los que investigaron los hechos los que van hilando la historia, a partir de sus testimonios.

Y es que, si te atrapan las peripecias de un asesino como ‘Dexter’, tratando de fingir que es ‘normal’ mientras sus víctimas se acumulan en bolsas de basura en el fondo del mar, ¿cómo no va a hacerlo un auténtico asesino en serie tratando de explicar sus motivaciones, de entenderse a sí mismo?

Aproximarse a la oscuridad de estas mentes asesinas, como el que intenta entender los misterios del insondable universo, es algo que genera inquietud y, al mismo tiempo, no puede evitarse. Aunque, a pesar de esos sentimientos que despiertan, sigue resultando incomprensible ver en las sesiones del juicio a Ted Bundy, asesino confeso de 34 mujeres, a toda una legión de fans; auténticas groupies que le seguían, atraídas por su carisma.

La atracción que provoca este formato es la misma que despierta lo prohibido o lo complejo; lo que no entendemos ni podemos conocer de cerca. Es abrir una ventana a un mundo desconocido, pero desde tu mundo seguro. Es comprender cómo una mala infancia en combinación con un profundo rechazo social puede acabar por despertar a ese monstruo latente.

Porque, aunque sea un universo desconocido, sigue siendo parte del mundo real. Es en esta sociedad donde suceden cosas inimaginables: desde presuntos inocentes condenados a muerte erróneamente en base a una confesión arrancada ilegalmente (‘The Confession Tapes’) hasta asesinos muy reales cuyas mentes son objeto de estudio desde la aparición del fenómeno de los serial killer y la invención paralela de la perfilación criminal por parte del FBI (‘Las cintas de Ted Bundy’, ‘I’am a killer’). O juicios que darían para argumento de una de esas cintas del gran Hitchcock en las que la sombra de la duda planea sobre el inocente pese a su enjuiciamiento como culpable, como en ‘The Staircase’.

En esta tremenda historia contada en tiempo real un hombre se enfrenta a la muerte en lo que parece un desgraciado accident) de su mujer y a un juicio por, presuntamente, haberla matado. Su punto de vista aporta una visión de los hechos muy diferente a la que se va dibujando durante su largo proceso judicial. Seguir cada jornada, sin saber qué le deparará el futuro, se torna muchísimo más emocionante que cualquier serie, por muy espectaculares que sean sus arcos argumentales.

Es el ganador de un Oscar por otra gran historia sobre los errores del sistema judicial norteamericano (‘Un culpable ideal’, 2002), Jean-Xavier de Lestrade, quien firma esta historia para Canal + Francia y que ha arrasado en Netflix. La plataforma no solo recuperó la historia original, sino que volvió a ella cuando se produjeron novedades en el caso, contando con Lestrade para continuar la historia y abarcando así quince épicos años de lucha contra el sistema.

Docuseries crimenes - Steve Avery

“Siempre me ha parecido que la mayor amenaza a nuestra libertad no proviene de la gente que comete crímenes, sino de la manera que el gobierno tiende a responder a ello, y la manera que en que el gobierno suele tomar el poder por sí solo, como si hubiera un vacío que alguien debiera llenar y el gobierno tuviera que llenarlo”

David Rudolf / abogado, ‘The Staircase’

El caso más escandaloso y el que supuso el relanzamiento del género, pese a no ser nuevo fue el de Steve Avery, narrado con gran maestría por Netflix en ‘Making a Murderer’. El éxito de la docuserie traspasó las pantallas y llegó a materializarse en una petición de indulto al entonces presidente Obama para los dos condenados (o, más bien, incriminados) firmada por más de medio millón de personas.

Pero ya removió conciencias mucho antes el cineasta y ganador de un Oscar al que se considera padre del género, Errol Morris, con su primer trabajo, ‘La delgada línea azul’. En este documental el exinvestigador privado reabre el caso de un hombre condenado a muerte por matar a un policía. Solo que él no lo cometió, como demuestra esta pieza de realidad documentada y premiada con cinco galardones y nominada a otros doce.

Tanto ese trabajo titánico y heroico de abogados por demostrar la inocencia de sus clientes cuando lo tienen todo en contra como las investigaciones de los propios documentalistas aportan una gran cantidad de material valioso e interesante desde el punto de vista narrativo.

Las historias de los inocentes condenados encajan, después de todo, con un clásico de la narración, que engancha desde que el hombre empezó a contar historias: el gran viaje del héroe, la odisea del que se enfrenta a obstáculos y encrucijadas para llegar a su destino y vencer al mal. Pero es también la odisea de quienes cuentan su historia o le ayudaron a demostrar su verdad.

Fotos | IMDb/Conversaciones con asesinos: Las cintas de Ted Bundy (1) y (2), IMDb/Making a murderer

17 series y documentales imperdibles sobre crímenes reales

Cada vez son más los casos policiales más intrigantes, misteriosos y trágicos de la historia que son recreados para la TV y las plataformas de streaming con gran éxito. Aquí, una lista de los imperdibles

17 series y documentales imperdibles sobre crímenes reales

En 2015, con la llegada de “The Jinx” y “Making a Murderer” se dio inicio a una nueva era dorada en la TV y el streaming de un género fascinante: el true crime, es decir, los crímenes reales. Desde entonces se han estrenado decenas de documentales, docudramas y ficciones sobre algunos de los crímenes y casos más espeluznantes. Este subgénero, uno de lo más populares en las plataformas, acumula algunas joyas imperdibles. Servicios digitales como HBO, Amazon o Netflix ofrecen en sus catálogos todo tipo de producciones basadas en hechos verídicos.

Aquí, una lista de las que no te puedes perder:

Jeffrey Epstein: Asquerosamente rico (2020)

El documental narra el proceso judicial y el final del pedófilo Jeffrey Epstein. A través de los testimonios de muchas de sus víctimas se conoce como el millonario usaba su riqueza y poder para perpetrar sus delitos sexuales. El 10 de agosto de 2019, Epstein se quitó la vida en su celda y todas esas denuncias de tráfico sexual y de prostitución de menores saltaron a la luz , y al mismo tiempo quedaron sin resolver. (Netflix)

“El caso Alcàsser” (2019)

La noche del 13 de noviembre de 1992, Miriam, Toñi y Desirée, tres jóvenes del municipio valenciano de Alcàsser, desaparecieron mientras hacían autostop para llegar a una discoteca. El 27 de enero, 75 días después de la desaparición, encontraron sus cadáveres en una fosa. Recrea los hechos y muestra el macabro tratamiento que se le dio al triple homicidio al retransmitir en directo el sufrimiento de los familiares. La serie documental está dirigida por Elías León Siminiani. (Netflix)

“White House Farm Murders”: una masacre que conmocionó a Reino Unido (2020)

En la madrugada del 7 de agosto de 1985, tres generaciones de una misma familia aparecieron asesinadas en el interior de su casa, una granja aislada en el condado británico de Essex. La vivienda estaba cerrada por dentro y en su interior Nevill y June Bamber, de 61 años, su hija Sheila Caffell, de 28, y los dos gemelos de esta, de seis años, murieron a consecuencia de diversos disparos. La serie “White House Farm Murders” recrea esta tragedia familiar que conmocionó al Reino Unido y cuyas circunstancias parecían claras en un principio. Sheila Caffell fue señalada como la responsable de haber asesinado a sus padres y a sus hijos antes de suicidarse. De ella la policía trazó inmediatamente el retrato de una mujer con problemas mentales.

El único sobreviviente de la familia era Jeremy, de 24 años, hermano de Sheila y, como ella, hijo adoptado por los Bamber. Desde el primer momento aseguró haber estado en su casa, lejos de la granja familiar, cuando se produjo la masacre. Y que había recibido una última llamada de su padre en la noche alertándolo del comportamiento errático de su hermana. La muerte de toda la familia lo convertía, de este modo, en heredero único. Está protagonizada por Jeremy Bamber, Cressida Bonas, Freddie Fox, Stephen Graham y Mark Addy, entre otros. (Starzplay)

Misterios sin resolver (2020)

La primera parte de “Misterios sin resolver” se encarga de mostrar el mundo numerosos casos sin respuesta que existen en nuestra historia reciente. Desde crímenes sin resolver y desapariciones misteriosas a supuestos avistamientos de extraterrestres. Fue tal el éxito de la producción que incluso lograron reabrir uno de los casos. La historia de Alonzo Brooks, un chico de 23 años que desapareció tras acudir a una fiesta. Un mes más tarde su cadáver apareció y a día de hoy sigue sin saberse qué ocurrió y quién fue el responsable de su muerte. El FBI retomó la investigación. La nueva tanda de episodios llegarán el próximo 19 de octubre. (Netflix)

“A Confession” (2019)

Después de “Sherlock” y “Fargo”, el actor Martin Freeman regresó con otra serie con temática criminal, “A Confession”. Freeman da vida al detective Steve Fulcher. La mimiserie británica compuesta de seis episodios se basa en hechos reales: en el caso de la desaparición de Sian O’Callaghan, una joven de 22 años que nunca regresó a su casa una noche de marzo en 2011. Tras cinco días de búsqueda, hallaron su cadáver. Obsesionado con lograr una confesión del principal sospechoso, Fulcher se saltó los protocolos de la policía, algo que le costó su carrera y reputación. En el reparto también figuran dos veteranas actrices inglesas: Siobhan Finneran (”Happy Valley”) e Imelda Staunton (“Vera Drake”). La dirección corre a cargo de Paul Andrew Williams, conocido por la serie “Broadchurch”. (Britbox)

“Te Amo, ahora muere” (2019)

Es un documental de dos partes que ofrece una mirada sobre el juicio de Michelle Carter, una joven de Massachusetts que instigó mediante mensajes de textos al suicidio de su novio. Conrad Roy, de 18 años, estaba al interior de su automóvil intoxicándose con monóxido de carbono. Con dudas, decidió salir del vehículo, pero un mensaje de su novia -de 17 años- lo hizo cambiar de idea y finalmente se quitó la vida en un estacionamiento. “Si quieres hacerlo tanto como dices, hoy es el día”, le escribió Carter a Roy segundos antes de su muerte en julio de 2014. (HBO)

“The Staircase” (2018) : el crimen de la escalera

La serie documental de ocho episodios permite ser testigos del juicio al novelista estadounidense Michael Peterson como sospechoso del asesinato de su esposa. En noviembre de 2001, Peterson llamó al 911 porque había encontrado a Kathleen, su mujer, muerta y rodeada de sangre al pie de las escaleras de su casa; Peterson fue acusado de homicidio. Él dice que ella murió después de que búho entrara por una ventana abierta y la atacara. Las cámaras estuvieron presentes durante todo el proceso judicial. Es una narración cronológica de los hechos, en la que también tiene presencia la cobertura del caso en los medios de comunicación. (Netflix)

“Paraiso perdido: los homicidios de los niños de Robin Hood Hills” (1996)

En 1993, fueron hallados en el bosque de Robin Hood Hills, en Arkansas (EEUU), los cadáveres de tres niños: Christopher Byers, Michael Moore y Stevie Branch. Desde los primeros momentos de la investigación, la policía relacionó el triple crimen con rituales de sectas satánicas. Pero algunos años después fueron arrestados los jóvenes Damien Echols, Jason Baldwin y Jessie Misskelley, después de que el último de ellos confesase el crimen. Es una miniserie de tres episodios de gran crudeza. (HBO)

“Beware the Slenderman” (2016)

Un total de 19 puñaladas mataron a la niña Payton Leutner, de tan sólo 12 años, en mayo de 2014. Las responsables del terrible crimen fueron dos amigas de la misma edad, Anissa Weier y Morgan Geyser. Pero lo verdaderamente tenebroso es la razón de su homicidio: querían impresionar a Slenderman (en español El Hombre Delgado), un personaje ficticio al que idolatraban. Las niñas fueron finalmente acusadas de demencia, y, en lugar de prisión, fueron internadas en instituciones psiquiátricas. Este documental escalofriante está dirigido por Irene Taylor Brodsky. (HBO)

¿Quién mató a Garrett Phillips? (2019)

Las habitantes del pequeño pueblo de Potsdam, en el norte del estado de Nueva York, en Estados Unidos, nunca olvidarán la tarde del 24 de octubre de 2011 cuando alguien ingresó al departamento donde vivía el pequeño Garrett Phillips y lo asesinó. El niño tenía tan solo 12 años y su crimen todavía está impune. Los investigadores del asesinato, casi de inmediato, apostaron todo a un solo sospechoso: Nick Hillary, de origen afroamericano, que trabajaba como entrenador de fútbol en una universidad cercana. Y había sido pareja de la mamá de Garret, Tandy Cyrus. El sospechoso estuvo 70 días preso y fue a juicio, pero no se comprobó su culpabilidad. Un caso que invita a reflexionar sobre las cuestiones raciales vinculadas al sistema judicial y penal. Los pormenores de este desgarrador y oscuro crimen se narran con rigurosa precisión en el documental “Who Killed Garrett Phillips?” (”¿Quién mató a Garrett Phillips?”), dirigido y producido por Liz Garbus. (HBO)

El proyecto Williamson (2018)

Esta serie documental de seis episodios está basada en el libro de John Grisham. Sí, ese John Grisham. “The Innocent Man: Murder and Injustice in a Small Town“ es su único libro de no ficción hasta la fecha. La serie examina dos crímenes en la pequeña ciudad de Ada, Oklahoma: el asesinato de Debra Sue Carter en 1982 y el asesinato de Denice Haraway en 1984. La historia sigue los casos contra los cuatro hombres condenados, incluido el ex jugador de béisbol de ligas menores Ron Williamson, quien fue exonerado por evidencia de ADN después de cumplir 11 años en el corredor de la muerte. La producción incluye entrevistas con amigos y familiares de las víctimas, vecinos, abogados, periodistas y otras personas involucradas, así como el propio Grisham. (Netflix)

“Wormwood” (2017)

El ganador del Oscar Errol creó con ‘Wormwood’ una miniserie mezcla de documental y dramatización que se centra en la misteriosa muerte de Frank Olson (el actor Peter Sarsgaard en la dramatización) un científico que trabajó para la CIA. Olson murió al caer de una ventana de un edificio de Nueva York en los años 50, días después de que su jefe le diera una dosis de LSD como parte de un experimento secreto. El documental alterna entrevistas con ficción que intentan reconstruir el caso y descubrir lo que pasó con Olson ese fatal día. (Netflix)

The Act (2019)

El 14 de junio de 2015, un crimen bizarro sacudió a los Estados Unidos. Dee Dee Blanchard, una mujer de 48 años, apareció asesinada en su casa de Missouri y su hija Gypsy Rose, discapacitada en silla de ruedas, no estaba en la escena del crimen. Poco tiempo después se descubrió que Dee Dee hizo creer a todos que su hija estaba enferma. Basado en este caso extraordinario, la miniserie en ocho capítulos está protagonizada por Patricia Arquette y Joey King. (Hulu)

“The Keepers” (2017)

Esta docuserie de Ryan White recupera el asesinato no resuelto de la monja Cathy Cesnik, quien enseñaba inglés y teatro en la secundaria Keough High School, en la ciudad de Baltimore, Maryland. El cadáver apareció en 1969 y sus antiguos alumnos sospecharon de las mismas autoridades de la escuela. ¿La razón? El encubrimiento de otro crimen cometido en la misma institución: la religiosa sospechaba que un sacerdote de la escuela era un abusador sexual. (Netflix)

“Unbelievable” (2019): la desgarradora historia de una violación

“Inconcebible” (”Unbelievable” en su idioma original) es una serie limitada de ocho episodios, protagonizada por Merritt Wever y Toni Collette, sobre un agresor sexual serial. Está basada en hechos reales, que fueron inmortalizados en el reportaje ganador del premio Pulitzer, “La inconcebible historia de una violación”. Retrata una realidad indignante pero que lamentablemente sigue ocurriendo en el mundo: la incredulidad hacia las mujeres víctimas de violación. En el artículo del 2015, escrito por Christian Miller y Ken Armstrong, se narra la pesadilla vivida por Marie Adler (Kaitlyn Dever), cuya vida fue casi arruinada por culpa de las autoridades que no hicieron su trabajo cuando reportó su violación. Según narran las periodistas, cuando Marie intentaba dejar atrás un pasado de abusos y decepción, en 2008, fue atacada en su departamento por un hombre enmascarado. El sujeto la ató de manos usando los cordones de los zapatos de ella, le cubrió los ojos y la violó. Cuando terminó le tomó fotos, la amenazó y se llevó sus sábanas.Tras realizar su denuncia ante la policía, fue maltratada y acusada de mentir. Pero las cosas cambian cuando se empieza a sospechar que podría haber más víctimas. (Netflix)

“When They See Us” (2019)

Basada en un caso real que sucedió el 19 de abril de 1989 en Nueva York, “When they see us” cuenta en forma de miniserie sobre “Los cinco del Central Park”, cinco adolescentes (4 afroamericanos y un latino) que fueron acusados y condenados injustamente por una violación que no cometieron. En cuatro capítulos se pueden ver los abusos de la policía y las acciones que tomaron para culparlos del crimen, incluso sin tener pruebas. Luego de un juicio lleno de irregularidades fueron encarcelados por violar y atacar a Trisha Meili, que estaba corriendo en plena noche en el famoso parque neoyorquino. Producida por Oprah Winfrey y con dirección de Ava Du Vernay, la producción muestra de forma descarnada cómo funciona parte del sistema judicial estadounidense, donde los prejuicios se adueñan de ciertos casos. (Netflix)

“Mindhunter” (2017-2019)

“Mindhunter” sigue al equipo de investigadores del FBI que se dedicó a entrevistar a los asesinos más infames para poder desarrollar perfiles psicológicos que ahora se usan para identificar a los asesinos seriales. La serie sigue a dos agentes que visitan las cárceles para conocer las mentes criminales más siniestras de la historia de los Estados Unidos. El thriller producido y dirigido por David Fincher podría no volver a la plataforma de streaming tras el estreno de su segunda temporada el año pasado. (Netflix)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Los 21 mejores documentales que se pueden ver en Netflix

Poco a poco Netflix ha ido creado un catálogo impresionante de contenido en su plataforma, y aunque muchas veces los reflectores apuntan a sus series o…

Los 21 mejores documentales que se pueden ver en Netflix

Suscríbete a Xataka

Recibe un email al día con nuestros artículos:

Suscribir

Poco a poco Netflix ha ido creado un catálogo impresionante de contenido en su plataforma, y aunque muchas veces los reflectores apuntan a sus series o películas originales, la realidad es que a día de hoy cuenta con una amplia gama de documentales, donde incluso hay algunos de producción propia.

Dentro de los documentales de Netflix podemos encontrar cosas interesantísimas que van desde historia de la música, centrados en la naturaleza o el espacio, hasta investigaciones criminales o científicas, pasando por cosas curiosas dentro de la cultura pop. Hoy en Xataka haremos un pequeño recorrido por los que consideramos algunos de los 21 mejores documentales que podemos encontrar actualmente en Netflix.

Un relato desgarrador, producido por Netflix, centrado en el cyberbulling. En ‘Audrie & Daisy’ se nos cuenta la historia de dos adolescentes que sufrieron abusos y acosos vía internet, lo que finalmente terminó en agresiones sexuales. El documental busca poner énfasis en la redes sociales como elemento dañino y la falta de leyes capaces de ayudar a quienes sufren este tipo de acosos.

Lo que empieza como el espeluznante asesinato de una camada de gatos se convierte, gracias a la intervención de unos investigadores aficionados por internet, en una carrera contrarreloj para desenmascarar a un peligroso asesino. Sin duda, el documental true-crime más insólito de los últimos tiempos, pero también una mirada envenenada a lo que hace internet con nuestras percepciones.

Un singular y espeluznante documental sobre el asesinato de una niña estrella de concursos de belleza, justo cuando en su ciudad natal se prepara una dramatización de su tragedia con actores aficionados. El documental no solo es un maravilloso ejercicio de metaficción con el juego de espejos que propone, sino también una ácida mirada al durísimo mundo de los concursos para niños.

El caso criminal más mediático de la historia de España recibe un exhaustivo análisis en este documental seriado de Netflix, espléndidamente documentado y en el que tienen voz buena parte de los implicados en el crimen que paralizó España. Imágenes de archivo inéditas y nuevas conclusiones para un documental que desató una renovada ola conspiranoica sobre el misterio detrás de las muertes.

Aunque no te interese lo más mínimo el mundo de la animación deportiva, esta docuserie que sigue las andanzas del equipo de cheerleading competitivo del Navarro College es de las que mantienen la emoción como la final de un mundial de fútbol. Acrobacias, chicos y chicas muy guapos y atléticos haciendo y sintiendo cosas muy juveniles, y colorido y espíritu de superación para parar un tren.

Según ‘Cowspiracy’, la ganadería es hoy día la industria más destructiva a la que se enfrenta nuestro planeta. En este documental se trata de poner sobre la mesa las consecuencias de esta industria, que van desde la escasez de agua hasta el calentamiento global. A estos desastres la producción suma una investigación acerca de las políticas públicas que permiten este tipo de actividades.

Un documental español que rebosa nostalgia y cinefilia: un grupo de amigos decide localizar y restaurar el viejo cementerio de Burgos donde se rodó el espectacular clímax final de ‘El bueno, el feo y el malo’. Una reivindicación de la mitomanía y el cine clásico para ver con el poncho, el revolver y la banda sonora de Ennio Morricone bien cerca.

La imprescindible web de actualidad y divulgación Vox (nada que ver con el partido político) produce, en la línea de sus extraordinarios vídeos para internet, una serie de documentales de los temas más dispares: diamantes, sectas, epidemias, piratas, millonarios… todo en piezas de una duración en torno a los veinte minutos, deliciosas en lo visual y rigurosas en su exposición y puntos de vista. Una joyita documental.

El tema de la marihuana y su legalización ha sido durante años un tema delicado, con corrientes de opinión que aprueban su uso recreativo y otras que lo rechazan enérgicamente. En ‘Grass is Greener’ nos centramos en Estados Unidos y la relación entre la marihuana, el racismo y su relación con la cultura pop y la música. El documental también cuenta con la participación de importantes figuras como Snoop Dogg, Damian Marley y B-Real de Cypress Hill.

El primer Óscar para Netflix fue por ‘Ícaro’, un documental que se adentra en la mafia del dopaje de ciclistas, lo que provocó un escándalo deportivo en 2015. Gracias a este documental que bebe también de los ritmos y los recursos dramáticos del cine de suspense y espionaje, descubriremos que no sólo los atletas eran responsables de una trampa que cubría todo el mundo del deporte profesional soviético, sino también autoridades del gobierno ruso.

Un sensacional documental sobre la íntima relación espiritual entre dos de los cómicos más inclasificables de la historia: Jim Carrey y Andy Kaufman. Cuando el primero tuvo que encarnar al segundo en ‘Man on the Moon’, se desencadenó una tormenta psicológica que este documental cuenta desenterrando material inédito de la película. El resultado es uno de los ensayos más lúcidos jamás vistos sobre los auténticos límites del humor.

En 1969 una joven monja, Cathy Cesnik, es asesinada. Cincuenta años después, su familia y amigos no descansan porque las incógnitas siguen en pie. El espectador seguirá al director del documental mientras hace descubrimientos cada vez más terribles, entre los que están una siniestra red de abuso de menores en el colegio donde trabajaba la religiosa, con unas cuantas personalidades importantes llevando a cabo actos criminales con total impunidad.

La serie que revitalizó para las masas el género true crime, firmemente inspirado en el clásico ‘Paradise Lost’, y cuyo impacto aún sigue percibiéndose, cinco años después, en las muchas series del género que se siguen produciendo. El documental tiene una visión muy parcial del caso de un hombre y su primo pequeño que son erróneamente (o no) acusados de la muerte de una mujer, pero su punto de vista tuvo implicaciones en la vida real que van más allá de lo habitual en una serie de este tipo.

Una visión tras las bambalinas de la artista femenina más importante y vendida del momento, Taylor Swift, y que va bastante más allá de la esperable visión superficial para fans. ‘Miss Americana’ analiza con bastante tino el fenómeno Swift y deja claro hasta qué punto su descomunal éxito está lejos de ser una casualidad.

El proyecto más ambicioso de Netflix dentro de los documentales es ‘Our Planet’, una producción que contó con la participación de más de 600 personas que trabajaron durante cuatro años en más de 50 países. Un homenaje a nuestro planeta Tierra que a la vez busca crear conciencia del daño que le estamos ocasionado. En su versión original, ‘Our Planet’ estuvo narrado por Sir David Attenborough, científico británico y uno de los mayores divulgadores del mundo natural. Para la versión española tenemos a Penelope Cruz, y a Salma Hayek para la latinoamericana.

Un fabuloso viaje al pasado lleno de humor y amable sarcasmo, donde se repasan grandes franquicias jugueteras de los setenta y los ochenta, hablando con sus creadores, coleccionistas y empresarios de la industria. De bombazos semi-casuales como ‘Masters del Universo’ a hitos del sector como los muñecos de ‘Star Wars’ pasando por sagas con la negra, como ‘Star Trek’, un homenaje bienhumorado y frenético por la historia de los mayores iconos de plástico.

Aparentemente, una historia de crímenes y explotación de la naturaleza. En realidad un catálogo de personajes excéntricos y fascinantes y situaciones al límite de la moralidad y la legalidad más elementales, que incluye conspiraciones para asesinar a competidores, gente que se convierte (supuestamente) en pienso para tigres, tráfico de animales y poligamia gay. Y tronchantes videoclips de country extremo. Lo más radical del catálogo de Netflix.

Ganador del Óscar a Mejor Cortometraje Documental, ‘Una revolución en toda regla’ nos adentra en sólo 26 minutos en una realidad donde la menstruación es sinónimo de tabú en India. Un relato que se centra en el empoderamiento femenino, y donde son las mujeres quienes deciden tomar cartas en el asunto para zanjar una situación que les quita libertades y las marca de la peor manera.

Tras el éxito de ‘Cowspiracy’, sus creadores vuelven con ‘What the Health’, que expone la corrupción en el gobierno y las grandes empresas que nos cuestan miles de millones en atención médica al hacer algo tan perverso como mantenernos enfermos. Una crítica rotunda y demoledora que asegura que la mayoría de los alimentos de origen animal son la principal causa de enfermedades como el cáncer y la diabetes.

Forzosamente incompleto, pero aún así simpatiquísimo documental sobre los orígenes de distintos géneros de los videojuegos y sagas míticas, de los shooters en primera persona a las aventuras gráficas, pasando por los juegos de lucha. Aunque se echa en falta una visión más profunda o crítica, las personalidades que dan su testimonio y lo resultón de su acabado visual bien valen una visita.

Fabuloso documental que ayuda a comprender la magnitud y el alcance que tuvo hace décadas una de las franquicias jugueteras más importantes de todos los tiempos. Del diseño de los muñecos originales a las últimas encarnaciones de los iconos, pasando por la millonaria serie de televisión y el fracaso comercial que fue la película de la Cannon. Todo cubierto con una profundidad y un buen gusto que ya querrían para sí documentales sobre temas más graves.

Compartir Los 21 mejores documentales que se pueden ver en Netflix

Compartir

Los mejores comentarios:

Ver 27 comentarios

Destacamos

Los diez True crime que no puedes dejar de ver

Nuestro especialista en cine, Xavi Sánchez Pons, repasa lo mejor que ha dado de sí la televisión sobre un género tan en boga ahora como los «True Crime».

Los diez True crime que no puedes dejar de ver

Cuando Truman Capote, allá por 1966, dotó de prestigio a la crónica negra con el libro “A sangre fría”, uno de los true crime más populares de la historia, poco se imaginaba que su pionero trabajo de investigación que reconstruía con pelos, señales y maestría el asesinato de la familia Clutter en un pueblo de Kansas sería el modelo a seguir para un montón de documentales y de series de televisión que, a finales del siglo pasado y a principios del XXI, han llevado al terreno de la cultura popular crímenes atroces, las vidas de asesinos en serie o incluso historias alucinantes sobre falsos culpables.

El true crime que inunda la televisión actual y que mezcla morbo e investigación –a veces rigurosa y otras no tanto– ha llegado para quedarse. En este especial repasamos unos cuantos clásicos del género, algunas curiosidades y series estrenadas hace pocos meses. Y en el tintero se quedan otras como “The Jinx” (2015), con uno de los finales más sorprendentes que puedan imaginarse, o “Gregory” (2019), que describe los viscerales odios de las pequeñas comunidades y sus consecuencias.

Una de las piedras toque y una de las piezas más sólidas del true crime moderno. El documental analiza con detalle el caso de los tres de West Memphis, unos adolescentes fans del heavy metal que en 1993 fueron acusados y más tarde condenados a prisión y a pena de muerte por matar a tres niños en un supuesto ritual satánico. El caso, lleno de falsos testimonios acusatorios y pruebas circunstanciales, hacía dudar de su culpabilidad y esa fue la tesis defendida por los directores Joe Berlinger y Bruce Sinofsky en un documental que tuvo dos continuaciones notables: “Paradise Lost 2: Revelations” (2000) y “Paradise Lost 3: Purgatory” (2011), y el apoyo mediático de Metallica (no en vano, Berlinger y Sinofsky son los responsables del popular “Some Kind Of Monster”, el documental de 2004 que nos sumergió en los problemas internos de la banda de thrash metal más popular de la historia).

Otro referente para el boom actual del género. Producido por HBO, llegó a ser estrenado de forma comercial en cines y obtuvo premios importantes como el del Gran Jurado en Sundance. El documental mezcla grabaciones de video caseras de la familia protagonista cuyos padre e hijo menor, profesores de informática, fueron acusados y condenados por abusos a menores, con entrevistas actuales a testigos del caso y a algunas víctimas. El resultado de contraponer las estampas de la vida normal y feliz de los Friedman con la crónica de sus atroces abusos es perturbador. Revolucionario en la forma de contar la historia, la película de Andrew Jarecki creó escuela dentro de true crime.

La serie de Netflix que puso en marcha la moda actual del true crime en las televisiones de medio mundo. Heredera de “Paradise Lost”, “Making A Murderer” cuenta en tiempo real (la primera temporada de la serie fue filmada durante diez años a lo “Boyhood” pero de no ficción) el via crucis judicial y carcelario de Steven Avery, un hombre acusado falsamente de abuso sexual e intento de asesinato que, a pesar de ser inocente, paso dieciocho años en la cárcel. Escrita y dirigida por Laura Ricciardi y Moira Demos, “Making A Murderer” propone un exhaustivo análisis de las razones que hicieron posible este tristísimo encarcelamiento (una trama de corrupción policial) y de las heridas emocionales incurables que sufrieron Avery, sus amigos y sus familiares.

Uno de los primeros true crime en atreverse hablar de un crimen cometido por niños: el intento de asesinato llevado a cabo por dos niñas de doce años a una compañera de clase influencias por la figura de Slenderman, un hombre del saco de ficción surgido de una historia de creepypasta (las leyendas urbanas generadas por Internet). El documental de Irene Taylor Brodsky explica como las dos niñas se obsesionaron con ese personaje ficticio y tomaron la decisión de apuñalar diecinueve veces a su amiga para ganarse el favor del hombre delgado. Taylor Brodsky aprovecha “Cuidado con Slenderman” para cuestionar las leyes que en Wisconsin permiten juzgar a los niños como si fueran mayores de edad.

Obra magna del género que tiene el honor de ser la primera serie de televisión premiada con un Oscar al ganar en la categoría de Mejor Documental. Los cinco episodios y las casi ocho horas de duración de “O.J.: Made In America” diseccionan con precisión quirúrgica el auge y caída de O.J. Simpson, una estrella del futbol americano que acabó protagonizando dos episodios criminales que se convirtieron en eventos mediáticos: el asesinato de su exmujer y de uno sus amigos en 1994 (de los que fue declarado no culpable a pesar de las evidencias que lo incriminaban) y un robo a mano armada en Las Vegas en 2007 por el que fue condenado. La mini-serie de Ezra Edelman dio origen a la primera temporada de “American Crime Story: The People vs O. J. Simpson”, una serie de ficción protagonizada por Cuba Gooding Jr. y John Travolta.

Uno de los true crimes más conseguidos y escalofriantes de Netflix. A partir de la extraña desaparición y muerte de una monja en el Baltimore de 1969, esta serie documental de siete episodios descubre un escándalo de abusos sexuales a menores por parte de un sacerdote que pasó por diferentes escuelas de la ciudad. “The Keepers” tiene la estructura de un thriller de terror de suspense clásico llevado a lo no ficción, y propone un hipótesis plausible al misterioso asesinato de la monja a la vez que traza un relato demoledor de cómo las autoridades de Baltimore ocultaron y siguen ocultando esos abusos sexuales cometidos por la iglesia.

Un documental que solo necesita ochenta y dos minutos para contar una de los casos más escalofriantes del síndrome de Münchhausen por poder: cuando una persona adulta hace creer a otra, para cuidarla y tenerla dominada, que tiene todo tipo de dolencias físicas y enfermedades. En el caso de “Mommy Dead And Dearest” fue una madre la que engañó a su hija sobre su estado físico, y todo acabó de forma macabra: la hija y su novio matando a la madre. El caso de Dee Dee Blanchard y Gypsy Rose Blanchard también consiguió engañar a la opinión pública durante muchos años y, además del documental, ha dado pie a una estupenda serie de ficción titulada “The Act” y protagonizada por Patricia Arquette y Joey King.

Uno de los grandes hits de la pasada temporada en Netflix y una muestra que en España también se puede replicar los true crimes americanos con buenos resultados. La serie de cinco episodios que repasa el atroz crimen de las tres adolescentes de Alcàsser acierta cuando analiza y denuncia el lamentable circo mediático que generó el caso. Ahora bien, al aceptar el relato oficial de los hechos contado por la policía española desaprovecha la oportunidad de explicar otras teorías que podrían estar detrás de la muerte de Míriam García, Toñi Gómez y Desirée Hernández: la conspiranoia alrededor del Bar España de Benicarló (un lugar donde, supuestamente, las élites valencianas abusaban de menores) y el crimen de Macastre en 1989, una localidad muy cercana a Alcàsser donde también asesinaron a tres adolescentes.

Un “Mindhunter” real sobre uno de los asesinos en serie americanos más retorcidos y sanguinarios de la historia. Creada y dirigida por uno de los directores de “Paradise Lost”, Joe Berlinger, “Conversaciones con asesinos: Las cintas de Ted Bundy” describe bien los convulsos Estados Unidos de la década de los setenta y se adentra en la mente criminal de Bundy utilizando las cintas de audio de las entrevistas que el periodista Stephen Michaud realizó al psycho killer de Burlington en 1980. Atractivo, inteligente, manipulador y republicano fan de Nixon, Bundy era un tipo acomplejado con las mujeres que utilizó sus conocimientos en psicología y su buen aspecto físico para cometer sus crímenes y convertirse así en una celebridad.

El último fenómeno del género made in Netflix que cuenta la increíble pero real y terrorífica historia de un asesino primero de gatos y luego de personas (una a la que descuartiza) que disfruta dejándose ver y perseguir en las redes sociales y de las personas que deciden darle caza vía Internet desde sus casas. “A los gatos, ni tocarlos: Un asesino en Internet” bascula entre a comedia negra involuntaria (ese grupo de nerds solitarios de la red que se convirtieron en detectives improvisados) y el retrato inquietante de la personalidad psicopática de Luka Magnotta; un actor y modelo canadiense de segunda con ganas de hacerse famoso que, gracias a esta serie, ha conseguido finalmente el estrellato que tanto deseaba.

true crime

Many translated example sentences containing «true crime» – Spanish-English dictionary and search engine for Spanish translations.

true crime

Translate texts with the world’s best machine translation technology, developed by the creators of Linguee.

Look up words and phrases in comprehensive, reliable bilingual dictionaries and search through billions of online translations.

La ética en las series sobre crímenes reales: 22.juli y The Investigation

’22.juli’ y ‘The Investigation’, se alejan del morbo para explorar la importancia de la comunidad, la información o la educación en contextos de tragedia.

La ética en las series sobre crímenes reales: 22.juli y The Investigation

Comparte

Adicciones

Series

Son muchos los espectadores que disfrutan con series y documentales basados en crímenes reales, pero, ¿dónde están los límites cuando se cuentan estas historias? ¿Se le debe dar protagonismo a los culpables? ¿Es ético dar detalles sobre los hechos y las víctimas?

Recientemente se han estrenado dos series escandinavas que planteaban algunas respuestas a estas preguntas, pues ambas suponen un acercamiento a hechos reales que, alejadas del morbo y de los culpables, buscan otras formas de narrar y de transmitir mensajes; la importancia de la comunidad, la información o la educación y la defensa de la libertad. Me refiero a la noruega 22.juli, dirigida por Sara Johnsen y producida por la NRK, y The Investigation, dirigida por Tobias Lindholm, coproducida por Dinamarca, Suecia y Noruega y estrenada en la cadena danesa TV2.

22.juli sigue los atentados terroristas ocurridos en Noruega en julio de 2011, cuando Anders Breivik hacía estallar una bomba en Oslo y disparaba a decenas de jóvenes en la isla de Utøya. The Investigation es la historia de la investigación que se llevó a cabo en 2017 tras el asesinato de la periodista Kim Wall.

Ambas demuestran una responsabilidad ética en decisiones como el punto de vista, el género o la construcción de los personajes. Es en este tipo de decisiones donde encuentran lugares mucho más interesantes a los de las ficciones sobre crímenes a las que estamos acostumbrados.

Hablaremos aquí precisamente de cómo el punto de vista es una de las claves para entender sus aciertos.

¿Eres un adicto a las series?

Suscríbete a nuestro Newsletter

Hace tiempo que la televisión noruega demostró ser capaz de crear productos variados y de calidad. De la NRK han salido series como la ya mítica Skam, que resultó innovadora en muchos sentidos, y otras propuestas interesantes como Lykkeland (El tiempo de la felicidad), Heimebane (Home Ground) o Unge lovende (Young and promising), en las que se tratan temas actuales con gran sensibilidad.

22.juli (disponible en Filmin) es otra de sus grandes apuestas y también es su mayor producción hasta la fecha. Les llevó seis años desarrollarla y durante ese tiempo una de las tareas principales que llevaron a cabo sus creadores fue la estar en contacto con las fuentes y entender cómo este atentado afectó a aquellos que estuvieron cerca de lo ocurrido. 22.juli es, sobre todo, la historia de una  ciudad enfrentándose a unos hechos terribles, la historia de aquellos trabajadores implicados en la seguridad, la atención sanitaria, la educación y la información del 22 de julio y de los días y meses posteriores.

En ’22.juli’ con cinco los puntos de vista principales, lo que permite una visión general de los hechos y transmitir un mensaje que aboga por la integración y la solidaridad

¿Cómo contar un hecho que causó tanto daño en la sociedad noruega y cuyas secuelas siguen presentes? La web de la propia NRK publicaba hace unos meses un artículo en el que se respondían algunas preguntas sobre la serie y en una de las respuestas se destacaba el hecho de que las demás ficciones que se han hecho sobre el 22 de julio se centran en los ataques, mientras que 22.juli habla de las consecuencias humanas y de lo que pasó alrededor. No es casual que en este mismo artículo sean habituales palabras como «respeto», «dignidad» y «comprensión», queda claro que existe una intención de homenajear y contar la historia desde una posición responsable. No quiere decir esto que otras ficciones no lo hagan, pero sí que en la serie de Sara Johnsen se perciben unas intenciones claras.

Fijémonos en el punto de vista: la ciudad de Oslo. La serie nos presenta a un conjunto de personajes, que van desde médicos hasta blogueros de extrema derecha. Son cinco los puntos de vista principales, lo que permite una visión general de cómo se vivieron los hechos, resaltar la idea de comunidad y con ello transmitir un mensaje que aboga por la integración y la solidaridad, crear una historia rica en perspectivas dando voz a colectivos clave en la catástrofe y, muy importante, alejarse del sensacionalismo y de la mirada y protagonismo del terrorista, un protagonismo nunca concedido.

Los diversos puntos de vista permiten introducir otros temas relacionados con los hechos, quizás algo más desconocidos. Es destacable la introducción del tema del racismo, a través del personaje de Liiban, un trabajador del hospital, cuando horas después de los ataques algunas personas aprovecharon la suposición de que el perpetrador era alguien «de fuera» para atacar a los inmigrantes. Esta perspectiva permite además incluir en este retrato social un espacio para la autocrítica, algo que ocurre en todas las tramas de la serie, en las que siempre vemos las dos caras del «mejor país del mundo», como dice el título del primer capítulo.

Además, el reconocimiento por parte de la serie al personal sanitario se mezcla con la inclusión de una trama, basada también en una historia real: la posible reestructuración de los hospitales de Oslo, lo que ocasionaría el cierre de algunas salas de trauma del hospital Ullevål, el protagonista de 22.juli. Los hechos de julio de 2011 y la repuesta del personal hospitalario hicieron que esta decisión no fuera tomada, aunque el plan sigue siendo debatido, como recogen algunos medios noruegos.

’22.juli’ acierta y consigue un drama sobrecogedor, que además plantea cuestiones que fueron, son y serán importantes para el entendimiento y desarrollo de nuestra sociedad

Otro punto de vista que merecería un análisis mucho más extenso es el de los blogueros de extrema derecha, una hábil estrategia para abordar el auge de este tipo de movimientos en Europa y los ideales del terrorista, sin darle protagonismo a éste. Los activistas de extrema derecha pasan de creer que el terrorista era inmigrante, algo que confirmaría sus teorías sobre los problemas del multiculturalismo, a enfrentarse a una realidad incómoda para ellos. Esto se relaciona directamente con otro de los grandes temas de la serie que es el de la importancia de la información rigurosa y el lugar de la prensa en la sociedad. Con el personaje de Anine, una de las periodistas, el espectador se enfrenta a algunas de las preguntas que rodearon los hechos, como: ¿es un loco o es un terrorista de extrema derecha? La versión que dieron los propios psiquiatras que le evaluaron cambió de la primera a la segunda opción, pero la cuestión va más allá: ¿Cuál es el papel de los medios ante esto? ¿Cómo se combate el ascenso de la extrema derecha y su actividad en la red? El personaje de Mads, el bloguero, está inspirado en varios casos reales, si bien, una vez más, el personaje en sí no se basa en una persona real en concreto, sino que es un personaje de ficción construido a partir de esas ideas y esos perfiles.

Por último, es reseñable el papel que ocupa la educación y la labor que tuvo que realizar después de lo ocurrido. La educación en Noruega pasó por momentos muy difíciles tras los atentados, tengamos en cuenta que las víctimas de Utøya eran adolescentes, y los profesores tuvieron que aprender no solo a convivir con aquello sino también a educar y apoyar a los niños y jóvenes en una sociedad herida. Es con el personaje de Helga, la profesora, con quien podemos adentrarnos en las aulas y conocer las secuelas de familiares y los problemas para adaptar las clases y los protocolos tras lo ocurrido.

En definitiva, 22.juli acierta y consigue un drama sobrecogedor, que además plantea cuestiones que fueron, son y serán importantes para el entendimiento y desarrollo de nuestra sociedad.

Anine, una de las periodistas encargadas de cubrir el atentado / NRK

Es interesante cómo uno de los mayores aciertos de la serie danesa The Investigation (disponible en Movistar+) se encuentra en el lado contrario en lo que se refiere a la perspectiva. En la producción danesa tenemos un punto de vista central y protagónico y este es el de Jens Møller, el policía encargado del caso. En un sentido más amplio, prima el punto de vista de la policía y los cuerpos de seguridad, construyendo una historia sobre la lucha, la colaboración y la perseverancia ante un caso difícil y escabroso.

No era fácil en una historia como esta alejar del foco al criminal y las múltiples versiones sobre el crimen, algo que en su momento dio muchos titulares de prensa, pero la serie lo consigue. Y lo hace porque sabe que más allá de los detalles escabrosos y del sufrimiento existen otros temas con los que poder abordar la historia: la lucha incansable en el mar para encontrar el cuerpo, la colaboración entre la armada, los expertos en el Mar Báltico y la policía sueca y danesa, la increíble fortaleza de los padres de la víctima y su agradecimiento o el espíritu de la comunidad que apoya a la familia y recuerda con cariño a Kim Wall.

Por otro lado, la idea de vínculo es la clave para entender este punto de vista y el personaje Jens Møller, quien enlaza la investigación con la familia y, además, va recibiendo con sorpresa las distintas versiones del acusado. Abundan las escenas pausadas de sus viajes en coche, los trayectos silenciosos, y estas imágenes llevan consigo una de las ideas principales de la serie, la del hombre que conecta lo personal con lo profesional, la investigación con la familia y la falsa información que da el culpable con la verdad que se esconde bajo el mar.

Lindholm, creador de ‘The Investigation’, tras indagar en la figura del agente encargado, decidió continuar su historia centrándose en el trabajo policial

Esta función de enlace se va desarrollando en paralelo al intento de recuperación del vínculo perdido con su hija, con la que en los primeros capítulos tiene algunos encuentros algo fríos por su dedicación permanente al trabajo, y con la que a medida que avanza la trama, y él se siente más afectado por los hechos, intenta recuperar. Si pensamos en esa especie de dogma del guion que dice que el protagonista tiene que aprender algo, en The Investigation Jens Møller tiene que aprender la importancia de estar ahí para quien le necesita, en este caso, su hija. No en vano la figura del perro, siempre leales a sus dueños, aparece reiteradamente en la serie. Los perros son necesarios para avanzar en la investigación, grandes rastreadores capaces de hazañas que no están al alcance de los humanos, pero también son la vía de escape para el padre de la víctima, que pasea por la playa con su amigo fiel en los momentos duros, y por supuesto, para nuestro protagonista, siempre recibido en casa por sus dos perros. Precisamente es uno de estos animales quien le da la el impulso para llamar a la policía sueca y pedir la colaboración de los perros rastreadores de cadáveres. Basado también en la realidad, este hecho hizo avanzar la investigación y, por cierto, los perros recibieron un galardón.

El creador de la serie, Lindholm, contaba para el ABC, en una entrevista reciente, cómo, tras descubrir e indagar en la figura del agente encargado, decidió continuar su historia centrándose en el trabajo policial y en particular en la posición de Jens Møller. La historia del asesino ya había sido contada por la prensa, era el momento de contar todo lo demás. Esta decisión cambió el curso de la serie, la alejó del true crime y la convirtió en un drama humano e inspirador, algo que además mantiene el espíritu de la Fundación Kim Wall, que lleva Ingrid Wall, madre de la periodista, y que apoya a nuevas voces del periodismo que compartan los valores que defendía Kim Wall.

Otras cuestiones merecerían nuestra atención, como la elección del género o la dirección, pero no es este el momento. Ahora es, sin duda, el momento de acercarse una vez más a la ficción que nos llega de Escandinavia y sumergirse en el mundo que nos proponen que es también nuestro mundo.

Escrito por Irene Puyol en enero 2021.

Ver más en Europa, Homo familius, Nordic noir, Polis y capos, Psycho, 22.juli, The Investigation.

Comparte

referencia:
poptv.orange.es
www.infobae.com
www.xataka.com
www.mondosonoro.com
www.linguee.com
serielizados.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba