Noticias

La historia de Luna, la joven que consoló a uno de los migrantes de Ceuta: Se me cae el alma al suelo …

La trabajadora de Cruz Roja que consol a un inmigrante exhausto en Ceuta: «Se me cae el puto alma al suelo»

"Yo s

«Yo s que no soy como el resto». El tuit fijado de quien se hace llamar Hija del camino en Twitter ya advierte que hay algo en ella poco comn. Este martes no fueron sus palabras sino sus gestos los que saltaron a los timeline de toda Espaa en forma de vdeo. Se escuchan gritos, rdenes, mucho barullo, pero un sonido emerge por encima y pone los pelos de punta: los sollozos de un hombre, un inmigrante agotado y desesperado que acaba de entrar en Ceuta.

En mitad de las catstrofes a las que se suele aadir el epteto «humanitarias», que va de suyo, hay rostros que ponen nombre al drama, que nos recuerdan que los protagonistas de las noticias son personas, como nosotros pero con peor suerte. Este martes la avalancha de inmigrantes que cruz la frontera de Marruecos y aterriz en Ceuta a nado pasaba del caos de lo extraordinario a la calma de algunas escenas, que precisamente por la cotidianeidad del gesto saltan a los titulares.

Ella es blanca y tiene el pelo castao recogido en una coleta. Lleva gafas a la moda y pulseras y viste un chaleco de Cruz Roja sobre una camiseta blanca inmaculada. l es negro y est sucio de polvo y arena. Viste de corto y sin mangas y su ropa an parece hmeda. Acaba de cruzar a nado la frontera. A lo lejos, uno de sus acompaantes se debate entre la vida y la muerte.

El abrazo entre estos dos humanos tan diferentes y tan iguales es la imagen de la desesperacin. El hombre llora sin consuelo y se abraza a ella como a un salvavidas en medio de la tempestad. Muchos de los subsaharianos que se lanzaron ayer al mar en busca de una vida mejor, de una vida, al fin, ni siquiera saban nadar. «No creo en ningn Dios pero estoy segura de que si viviera las situaciones que ha vivido esta gente lo hara». Por la noche, la chica del vdeo, la trabajadora de Cruz Roja, se desahogaba en Twitter.

«En medio del fango siempre hay una flor. Gracias», comparta ella el mensaje del mtico grupo Ska-p. Tambin las palabras de cario de sus familiares: «No s cmo sentirme cuando veo a mi hermana saliendo en portada de todos los grandes medios en un acontecimiento tan importante…». Sus reflexiones, las de ella, se resuman en una frase: «Se me cae el puto alma al suelo».

Le llovieron los mensajes ayer a Hija del camino tras una jornada agotadora. No le dio tiempo a la joven Luna a actualizar Ceutonenas, el blog que desde marzo lleva con Noelia, su compaera de prcticas del Ciclo Superior de Integracin Social en Ceuta. S agradeci las loas y contest a algunos crticos, trolls que insinuaban otras intenciones en el abrazo del inmigrante: «Cuando me dicen esto siempre digo lo mismo…Me siento ms segura con ellos que con gente que piense como t».

«Qu frustracin, que cansancio fsico y psicolgico y qu rabia» era su resumen del da. «Ayuda humanitaria no es quitarse a las personas de encima, es atender sus necesidades y ms en estas condiciones», lanzaba Luna, «es raro que te den las gracias por algo que tendra que ser normal…».

Conforme a los criterios de

La historia de Luna, la joven que consoló a uno de los migrantes de Ceuta: «Qué frustración, qué cansancio y qué rabia»

Las imágenes de los miles de ciudadanos africanos llegados a las costas de Ceuta en una crisis migratoria sin precedentes en España esta semana han dado la…

Las imágenes de los miles de ciudadanos africanos llegados a las costas de Ceuta en una crisis migratoria sin precedentes en España han dado la vuelta al mundo y no han dejado indiferente a nadie. Detrás de una de estas fotografías que han encogido el corazón a lectores y espectadores se encuentra Luna, la joven trabajadora de la Cruz Roja que trataba de consolar este martes a uno de los recién llegados a la ciudad autónoma.

Tiene 20 años, es de Móstoles y se encuentra en Ceuta -ciudad natal de su madre, Inma- para hacer las prácticas del Grado Superior de Integración Social, según recoge la cadena Ser. Allí intentó aliviar el sufrimiento de quienes acababan de llegar a suelo español, entre ellos, un joven migrante que la abrazaba desconsolado mientras ella le ofrecía agua y respaldo.

«Se me cae el puto alma al suelo», se desahogaba Luna en su cuenta de Twitter (Hija del camino) para resumir todo lo que había sentido durante el día, de acuerdo con El Mundo. Y añadía: «No creo en ningún Dios, pero estoy segura de que si viviera las situaciones que ha vivido esta gente lo haría».

No obstante, no acababan ahí las reflexiones de Luna tras una jornada agotadora: «Qué frustración, que cansancio físico y psicológico y qué rabia». A lo que agrega: «Ayuda humanitaria no es quitarse a las personas de encima, es atender sus necesidades y más en estas condiciones (…) Es raro que te den las gracias por algo que tendría que ser normal…».

La imagen de Luna auxiliando al inmigrante también ha despertado muchos comentarios machistas y de odio, incluso con insinuaciones sexuales. La trabajadora de la Cruz Roja ha sido defendida en redes con otros mensajes de apoyo a su labor.

Tras todo ello, Luna ha decidido proteger su cuenta de Twitter, que ya no es visible a los usuarios no autorizados.

También se han pronunciado sobre su actuación algunos de sus familiares: «No sé cómo sentirme cuando veo a mi hermana saliendo en portada de todos los grandes medios en un acontecimiento tan importante…»

Por una parte súper súper orgulloso de ti hermanita @lunix892 sé que nadie va a cuidar de la gente mejor que tú y verte a pie de playa me llena de orgullo ♥️

«Por una parte súper súper orgulloso de ti, hermanita, sé que nadie va a cuidar de la gente mejor que tú y verte a pie de playa me llena de orgullo. Por otra, bastante triste con la situación, porque sea ella quien lo esté llevando, por ver a más militares que trabajadores sociales y por toda la banalización con la que se habla y se graba el sufrimiento de miles de personas…», ahondaba su hermano.

Un abrazo sin fronteras: «Tengo grabada su mirada perdida»

RTVE.es entrevista en exclusiva a Luna Reyes, la trabajadora de Cruz Roja que reconfortó a un joven subsahariano en la playa del Tarajal. Es una de las imágenes icónicas de esta crisis.

“Lloraba, le tendí la mano y me abrazó”, describe el momento. “Se pegó a mí como una lapa. Ese abrazo fue su salvavidas”, dice y vuelve a emocionarse. “Me hablaba en francés y enumeraba con los dedos de la mano. Yo no entendía nada, pero estoy convencida de que estaba enumerando los amigos que ha perdido en el camino”. Vuelve a hacer una pausa. No sabe dónde está y si volverá a cruzar la frontera. Sin embargo, mientras atiende a las personas que han llegado no puede evitar buscar su mirada entre la muchedumbre.

“Lloraba, se le caía la baba todo el rato, antes de abrazarme se estaba apedreando la cabeza. Se quería matar”, asegura. «Sé que era de Senegal y tengo grabada su mirada perdida. Tenía los ojos muy rojos». 

Luna se encuentra abrumada por las reacciones de su gesto. Ha recibido muchas muestras de agradecimiento, pero también insultos y mensajes cargados de odio. Abre el móvil y nos los enseña. Lo primero que le sale: “Se nota que te gustan las pollas grandes”, “qué harías si te quedas sola con cuatro de ellos, seguro que te violan” o “nos lo venden como un gesto de humanidad, pero él solo quiere papeles”. Va a denunciar en cuanto se calmen las cosas.

“En las redes han visto que mi novio es negro, no paran de insultarme y me dicen cosas horribles con comentarios racistas”, dice. Este martes, 24 horas después del abrazo, ha pedido públicamente en sus redes sociales que dejen de mandarle mensajes. Quiere estar tranquila hasta reconciliarse con toda la impotencia que tiene dentro. No puede soportar no recordar el nombre de aquel senegalés de ojos negros y grandes que lloraba y gritaba auxilio. «Merecía más de un abrazo», asegura. 

Sin embargo en las últimas horas una campaña en redes con el hashtag #OrgulloLuna y #GraciasLuna trata de contrarrestar las manifestaciones xenófobas y machistas. 

Gracias, Luna.Gracias ⁦@CruzRojaEsp⁩Amor y odio.#viñeta #graciasLuna #cruzRoja #ceuta pic.twitter.com/O9IjuzOSIJ

La imagen d Luna, voluntaria d Cruz Roja consolando a un migrante, nos hizo creer en la humanidad Pero tal como nos temíamos hoy Luna ha tenido q cerrar su cuenta d Tw tras la avalancha d insultos q ha recibidoLos q insultan hacen ruido pero los q decimos #GraciasLuna somos más pic.twitter.com/kLFFl5kKdl

Luna Reyes con 20 años dándole una lección al mundo con un gesto de humanidad #GraciasLuna

La fotografía la firma Reduan para la Agencia Efe. 

Más de 8.000 migrantes han llegado a Ceuta de forma irregular en las últimas 48 horas, entre ellos 1.500 menores. La mitad, en torno a 5.600 personas, han sido devueltas a Marruecos.

Guardias civiles del GEAS y la ARS han salvado la vida de decenas de menores que llegaban a Ceuta por mar junto a sus familias.

GRAF222. CEUTA, 18/05/2021.- Un soldado del Ejército de Tierra ayuda a un inmigrante que ha logrado cruzar uno de los espigones fronterizos de Ceuta este martes en una avalancha de inmigrantes sin precedentes en España al registrarse la entrada en 24 horas de 5.000 personas (un tercio de ellas menores)

referencia:
www.elmundo.es
www.20minutos.es
www.rtve.es

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba