Noticias

Así es el plan: presencialidad, ratios mascarillas, distancia, grupos burbuja…

La enseñanza poscovid: grupos burbuja, más docentes y clases online

Las comunidades lanzan sus propios protocolos para un regreso a las aulas presencial Sánchez celebrará una Conferencia de Presidentes en agosto sobre la vuelta a clase

La enseñanza poscovid: grupos burbuja, más docentes y clases online

Garantizar una vuelta al cole segura para los 8,2 millones de estudiantes desde infantil a bachillerato y FP, en un contexto en el que brotes y contagios continúan su escalada ascendente por todo el país, se plantea un reto sin precedentes para las comunidades autónomas. La intención de todas convergen con la de la ministra de Educación, Isabel Celaá: las escuelas deben estar abiertas en septiembre. Para lograrlo, el Gobierno ha movilizado un fondo extraordinario de 2.000 millones de euros entre las autonomías para afrontar la reapertura de las clases y otros 260 millones para la distribución de 500.000 dispositivos electrónicos para las aulas públicas.

A falta de que terminen de formalizarse los planes de regreso a los centros en la Conferencia de Presidentes autonómicos que ha anunciado Pedro Sánchez para agosto, las comunidades ya se han lanzado a redactar sus propios protocolos en función de entre tres y cuatro escenarios epidemiológicos, con restricciones cada vez más estrictas a medida que empeora la situación sanitaria.

Distancia de 1,5 metros de seguridad entre personas, uso de mascarilla, reducción de aforos y “presencialidad adaptada” según el coeficiente de alumnos por aula. Si son demasiados estudiantes, se aconseja que una parte de la clase la haga online, y que roten a la semana siguiente. Estas son las premisas del Ministerio de Universidades español sobre las que cada universidad desarrolla con autonomía su protocolo para el inicio del curso en septiembre. En Francia o en Italia también valoran un modelo mixto. Y en Portugal, la decisión corre a cuenta de cada institución. En Reino Unido, Cambridge impartirá todas sus clases online, así como la universidad de Harvard, en EE UU.

Entre las medidas comunes se encuentra el refuerzo de la plantilla de profesores, combinar clases online con presenciales en el caso de un nivel de alerta mayor, mascarillas cuando no se puede cumplir la distancia de 1,5 metros para los mayores (ESO, bachillerato y FP) o grupos burbuja de hasta 25 alumnos para los más pequeños (Infantil y Primaria). En este modelo burbuja los estudiantes solo se relacionan entre sí pero no con el resto, por lo que no tienen que mantener la distancia de seguridad ni llevar mascarilla, y están atendidos por uno o dos docentes. De esta forma, si hay un positivo, solo hay que rastrear entre las personas del grupo, en vez de testear y poner en cuarentena a todo el centro.

A un mes del comienzo del curso escolar, así será la vuelta al cole en cada región:

Comunidad de Madrid

El protocolo madrileño recoge posibles clases no presenciales en el escenario de normalidad, la hipótesis de partida del inicio del curso en septiembre. Para los estudiantes de primero a cuarto de ESO (de 12 a 15 años) los centros podrán impartir online algunas asignaturas. Para los de bachillerato y FP “se incentivará que cursen un día a la semana las asignaturas de manera telemática”. En el caso de que empeore la evolución del Covid-19, se reducirían las ratios de asistencia y, en los grupos burbuja, a 20 alumnos, y la asistencia sería semipresencial. Para este contexto la Consejería se plantearía contratar 3.500 profesionales, aunque, por el momento, reforzará la plantilla con 600 docentes.

Cataluña

El Gobierno catalán delega en la dirección de cada centro el número de alumnos que debe incluir cada grupo, siempre y cuando tengan un mínimo de dos profesores en primaria y de cinco en secundaria. La Generalitat invertirá 246 millones de euros para contratar a 8.258 profesionales educativos. El protocolo incluye medidas concretas en caso de que alguien resulte positivo: si solo se infecta una persona, toda la clase se pondrá en cuarentena; si son dos los infectados de grupos distintos, se cerrará todo el colegio. Además, Cataluña debate imponer el uso de mascarilla a partir de los 10 años.

Andalucía

La Junta deja en manos de los equipos directivos de los colegios la elaboración de los protocolos de seguridad, incluyendo las medidas en caso de sospecha o confirmación de positivos. En cualquier caso, el profesorado se someterá a test PCR a la vuelta de las vacaciones de verano. Las normas serán implementadas por una “comisión Covid-19” constituida por coordinadores liberados del horario lectivo. La Consejería ha destinado 206 millones de euros para contratar a 4.984 nuevos docentes. El Gobierno andaluz ha fijado la ratio de las clases de primaria en 20 niños y en secundaria en 22.

Comunidad Valencia

Los grupos burbuja en esta región serán de hasta 20 alumnos desde Infantil hasta cuarto de Primaria (de 0 a 10 años). Para el resto, si no se puede mantener la distancia social de 1,5 metros, el alumnado deberá acudir al centro en días alternos. La Generalitat valenciana ha destinado 207 millones de euros para contratar a 4.374 nuevos profesores y comprar material de prevención.

Castilla-La Mancha

Si la situación epidemiológica continúa favorable, el curso comenzará el 9 de septiembre realizando test PCR a cualquier persona que acceda a los centros públicos. Además, las instalaciones de los centros estarán divididas en espacios independientes para rastrear positivos con mayor facilidad. En caso de que aumente la transmisión comunitaria, el Gobierno manchego ha elaborado un plan de digitalización con una inversión de casi 28 millones de euros para comprar 72.000 dispositivos informáticos que está incluida en la partida de 120 millones de euros para contratar 3.000 profesores.

Navarra

La comunidad foral ha elaborado uno de los planes más detallados para el nuevo curso que incluye “sistemas de sectores bloqueables” para zonificar tanto a personas como espacios. De esta manera, se podrá aislar solo el sector y no poner en a todo el centro. La ratio no deberá superar 30 alumnos por clase en la ESO ni 33 en bachillerato. Si no se puede garantizar la distancia, se podrá elegir entre tres opciones: mascarilla, turnos o clases por streaming desde el gimnasio o la biblioteca. El Gobierno navarro contratará 300 nuevos docentes.

País Vasco

El Gobierno de Euskadi prevé medidas de prevención de riesgos frente a tres escenarios en función de la situación de la pandemia. En el de normalidad —con el que se dará inicio al curso— las clases desde Infantil hasta segundo de Primaria (de 0 a 7 años) se organizarán en grupos burbuja. A partir de tercero de Primaria, se mantendrá el uso de mascarilla cuando no se pueda mantener la separación de 1,5 metros entre personas. Para el escenario intermedio, en el caso de que empeore la situación pandémica en la región, la Consejería combinará la actividad presencial y la online, priorizando las clases en el centro para los más pequeños. En el caso de llegar al escenario más grave, el Gobierno apunta a que la enseñanza sea telemática para todos los niveles. En cualquier caso, el Gobierno vasco no tiene previsto contratar a más docentes.

Aragón y Castilla y León

La vuelta al cole no será igual en todo Aragón, la región con la mayor incidencia del coronavirus de Europa y su plan está aún por definir. La Junta de Castilla y León tampoco se atreve a asegurar cómo será el regreso a las aulas.

Asturias

Jornada continua sin actividades extraescolares y presencialidad siempre que el virus lo permita. Se contratará a 400 profesores más con 30 millones de euros.

Baleares

Dispondrán de un plan de acogida en los centros, la redistribución de los espacios según evolucione el virus y un plan digital de contingencia en caso de confinamiento. Se contratará a 458 docentes más con una inversión de 21,39 millones de euros y se dedicarán 14,27 millones a programas de prevención.

Canarias

El curso se retrasa del 9 al 15 de septiembre y cada centro tendrá un responsable del coronavirus. La plantilla se reforzará con una cifra que dependerá de los desdoblamientos propuestos por cada centro.

Cantabria

Mascarilla obligatoria a partir de primero de Primaria y cuatro metros de seguridad en las clases de educación física. Habrá también un coordinador Covid para mediar con la Consejería. Se invertirá 700.000 euros en material y 9,3 millones para contratar a 201 profesores más.

Galicia

La ratio de cada clase no será mayor de 25 alumnos por aula. Se establece un centro de salud de referencia para cada centro, una vuelta a las aulas por fases semanales y un plan de contingencia en caso de localizarse algún positivo: cuarentena para una clase si se registra un infectado y el cierre del centro si son tres o más. Además, el protocolo obliga a utilizar la mascarilla en todo momento a profesores y alumnos mayores de seis años. Se incorporarán 240 profesores más y se harán pruebas PCR a 40.000 docentes de los centros educativos públicos y concertados.

Murcia

La vuelta a las aulas en la Región de Murcia será semipresencial en todos los niveles educativos desde el segundo curso de Infantil hasta el último de Secundaria. En concreto, hasta segundo de la ESO (de 3 a 13 años) los alumnos asistirán a las escuelas cuatro días a la semana y el quinto trabajarán en casa. Los de tercero y cuarto de la ESO y bachillerato (14 a 18 años) acudirán al centro en días alternos. El número de alumnos por aula deberá ser siembre inferior a 20. Además, el protocolo prevé espacios en los centros específicos para los que presenten síntomas compatibles con el Covid-19. Calzado exclusivo para el aula y restricciones para compartir juguetes. La estimación es contratar a 500 docentes más, pero dependerá del avance del virus.

La Rioja

La Consejería ha retrasado el inicio del curso al 15 de septiembre. Las medidas que ha planteado incluyen la obligación de utilizar la mascarilla para todos los alumnos a partir de los seis años, menos para la actividad física al aire libre o en espacios amplios, o mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros. Establece ratios concretos, de ocho alumnos para alumnos de 0 a 1 años, de 13 para clases de niños de 1 a 2 años, de 20 para los de 2 a 3 años y de 25 para las burbujas desde el segundo ciclo de Infantil a Primaria (de 3 a 12 años). Recomienda el desdoblamiento de los grupos de Primaria, ESO y bachillerato y trasladar los grupos de sexto de Primaria al instituto adscrito al colegio siempre que sea posible. Además, desde tercero de ESO en adelante, el plan contempla una presencialidad del 50%, «a maximizar en lo posible». Para cumplir con las medidas, se invertirá 10 millones de euros para contratar 300 nuevos docentes y 3,2 millones en programas de digitalización.

Así es el plan que prepara Celaá para la vuelta a clases: presencialidad, ratios mascarillas, distancia, grupos burbuja…

El Gobierno decidirá este miércoles con las Comunidades Autónomas qué medidas de seguridad e higiene para prevenir contagios de covid-19 se establecerán para el

Así es el plan que prepara Celaá para la vuelta a clases: presencialidad, ratios mascarillas, distancia, grupos burbuja...

El Gobierno decidirá este miércoles con las Comunidades Autónomas qué medidas de seguridad e higiene para prevenir contagios de covid-19 se establecerán para el próximo curso escolar 2021-2022 en una nueva reunión del Consejo Interterritorial conjunto de Sanidad y de Educación, que tendrá lugar a las 16.00 horas. La rueda de prensa, en la que comparecerán las ministras de Sanidad, Carolina Darias, y de Educación, Isabel Celaá, está prevista a partir de las 19.00 horas. Puedes seguirla aquí en directo.

Durante el encuentro, las ministras de Educación y Sanidad y los consejeros autonómicos debatirán las propuestas elaboradas por Sanidad y Educación, plasmadas en el documento ‘Propuesta de medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente a COVID-19 para centros educativos en el curso 2021-2022’.

Entre ellas, destacan que el próximo curso escolar sea presencial en todas las etapas educativas y que se mantengan las medidas de seguridad e higiene para frenar contagios de COVID-19, como es el uso de mascarillas, los ‘grupos burbuja‘ y la distancia de seguridad entre alumnos y profesores, aunque en este sentido se plantea que en lugar de 1,5 metros de separación, se pueda reducir a 1,2 metros en algunos cursos.

Según el documento, se garantizará la «máxima presencialidad» para todos los niveles y etapas del sistema educativo, al menos en el escenario de nueva normalidad, nivel de alerta 1 y 2.

Asimismo, el texto, que está sujeto a cambios, establece que se mantendrá una distancia interpersonal de al menos 1,5 metros en las interacciones entre las personas adultas en el centro educativo, manteniendo el uso de la mascarilla independientemente de la distancia. También aboga por mantener de forma general una distancia interpersonal de al menos 1,5 metros por parte del alumnado cuando se desplacen por el centro educativo o estén fuera del aula.

Sin embargo, dentro del aula, la distancia de seguridad entre alumnos variaría según el curso y según el escenario de alerta. Así, para 1º y 2º de ESO, se propone en nivel de alerta 1 y 2, «una distancia de 1,5 metros, con posibilidad de flexibilizar a 1,2 metros«, al igual que para los alumnos de 3º y 4º de ESO, FP Básico, Bachillerato y Enseñanzas Oficiales de Idiomas, con el objetivo así de «garantizar la presencialidad». 

No obstante, en estos cursos (3º y 4º de ESO y FP Básico), si el nivel de alerta de la comunidad está en 3 ó 4, la distancia será mínimo de 1,5 metros y/o clases al aire libre, y de manera excepcional, se abogará por la semipresencialidad, priorizando la asistencia de alumnado con dificultades sociales o académicas.

En este sentido, y para «preservar la presencialidad», se recomienda «minimizar el tiempo de educación a distancia, optando por opciones organizativas que faciliten asistir a clase todos los días (asistiendo tres horas a primera hora la mitad del grupo, y tres horas a mitad de la mañana la otra mitad del grupo) o casi todos los días (educación a distancia del 20% de la clase cada día de la semana)».

En FP de Grado Medio y Superior y en Enseñanzas Artísticas y Deportivas, las medidas serán las mismas que en Bachillerato y, cuando sea de aplicación, se adoptarán las medidas que correspondan a su ámbito profesional de referencia.

Con respecto a los Grupos de Convivencia Estable (GCE), también denominados ‘grupos burbuja’ (grupos formados por un número limitado de alumnos junto al tutor cuya interacción se limitará al grupo), se plantea la posibilidad de que dentro del grupo no sea necesario guardar la distancia interpersonal, con el fin de que «sus miembros pueden socializar y jugar entre sí, interaccionando con mayor normalidad».

El número de alumnos que integrará cada uno de estos grupos será de un máximo de 20 en Educación Infantil de 3 a 6 años y de 25 alumnos en el caso de Educación Primaria. Para la Educación Infantil de 0 a 3 años y para la Educación Especial, los grupos tendrán un tamaño máximo acorde a las ratios establecidas en la normativa autonómica. 

En relación con el uso de la mascarilla, el documento propone que siga siendo su uso obligatorio a partir de los 6 años y para todos los profesores, con independencia del mantenimiento de la distancia interpersonal o la pertenencia a un ‘grupo burbuja’.

La mascarilla indicada para población sana será la de tipo higiénica y siempre que sea posible reutilizable. Asimismo, su uso será obligatorio en el transporte escolar colectivo a partir de los 6 años, y recomendable de 3 a 5 años.

El texto también hace hincapié en la ventilación de los centros, considerando «preferente» que esta sea natural. En este punto, se recomienda ventilación cruzada, si es posible de forma permanente, con apertura de puertas y/o ventanas opuestas o al menos en lados diferentes de la sala, para favorecer la circulación de aire y garantizar un barrido eficaz por todo el espacio.

Según el documento, se deberá ventilar con frecuencia las instalaciones del centro, a poder ser de manera permanente, incluyendo al menos durante 15 minutos al inicio y al final de la jornada, durante el recreo, y siempre que sea posible entre clases, garantizando además una buena ventilación en los pasillos; y con las medidas de prevención de accidentes necesarias.

Si la ventilación natural no es suficiente, el Gobierno sugiere que se puede utilizar ventilación forzada (mecánica), debiendo aumentarse el suministro de aire exterior y disminuir la fracción de aire recirculando al máximo, con el fin de obtener una adecuada renovación de aire. Únicamente si no es posible conseguir la ventilación adecuada mediante ventilación natural o mecánica, se podrían utilizar filtros o purificadores de aire (dotados con filtros HEPA) y como alternativa, puede valorarse el uso de otros espacios (aulas o salas del centro educativo, o municipales). Y no se recomienda la compra generalizada de medidores de CO2 por los centros educativos.

Sindicatos docentes, centros educativos y asociaciones de padres ven razonables las medidas planteadas para el próximo curso escolar, pero muchos de ellos coinciden en algo: habría que contratar más profesores para así continuar reduciendo las ratios, ya que el número de alumnos por clase aumentaría si se redujese el distanciamiento social de 1,5 a 1,2 metros.

«UGT exige en primer lugar finalizar el proceso de vacunación del personal de los centros educativos, mantener la distancia de seguridad que todos los expertos siguen estableciendo en 1,5 metros, lo que conlleva sin duda alguna, bajada de ratios (excesiva en las propuestas del gobierno), adecuación de espacios y refuerzo de las plantillas docentes, que como UGT vino exigiendo, debería suponer no menos de la contratación de 70.000 docentes«, afirman desde UGT, mientas que CC OO cifra en 71.700 los profesores que se tendrían que incorporar para garantizar una presencialidad segura. 

«La rebaja a 1,2 metros la distancia de seguridad hace que quepan más alumnos en un aula, pero dada las características de las aulas de nuestros centros, habrá bastantes casos en los que no entrarán todos los alumnos, dadas las ratios que manejamos en este país», indican desde la Federación de Asociaciones de Directivos Escolares (FEDADI), que pide contratar también a más docentes.

Por su parte, CECE y Escuelas Católicas reclaman que se mantenga el profesorado de refuerzo para el próximo curso y asociaciones de padres como COFAPA o CEAPA destacan la importancia de la presencialidad.

referencia:
cincodias.elpais.com
www.20minutos.es

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba