Noticias

Niñas Tenerife

Loading the player...

Beatriz, la madre coraje de las niñas de Tenerife que mantuvo la esperanza hasta el último día

Inundó de mensajes positivos las redes sociales, pero no pudo evitar desmoronarse tras el hallazgo del cuerpo de Olivia. 

Beatriz, la madre coraje de las niñas de Tenerife que mantuvo la esperanza hasta el último día

Beatriz Zimmermann, la madre de las niñas canarias desaparecidas, con una de ellas en una imagen de archivo.

Beatriz ha pasado 43 días sin ver a sus hijas, sin acariciarlas, abrazarlas o besarlas. Siete semanas en las que ha pasado por todos los estados anímicos imaginables e inmiaginables. Horas anclada en una montaña rusa de emociones. A ratos, esperanzada; a ratos, confirmando sus peores presagios. Y, a fin de cuentas, desmoronándose en este fatídico 10 de junio, cuando recibió la peor noticia posible, la del hallazgo del cuerpo de la mayor de sus hijas, Olivia, de seis años.

Su cadáver fue encontrado por el buque del Instituto Español de Oceanografía Ángeles Alvariño, que llevaba semanas rastreando las aguas canarias en busca de algún indicio. El cuerpo de Olivia se encontró a una milla náutica del puertito de Güimar en dirección a Santa Cruz de Tenerife, donde los investigadores ya habían dado con la lancha a la deriva de Tomás Gimeno, el padre de las menores.

Él, precisamente, según apuntan todas las hipótesis, se habría lanzado al mar con la intención de acabar con su vida y la de sus niñas. De hecho, el cadáver de Olivia fue encontrado en una de las dos bolsas de deporte atadas al ancla de su lancha. Un hallazgo demoledor para cualquier esperanza, por muy firme que sea. Y eso que Beatriz, hasta el último día, entre ese torbellino de emociones, había tratado de imaginar a sus hijas con vida.

Anna y Olivia, las dos niñas desaparecidas en Tenerife.

Beatriz, hasta horas antes del hallazgo, no quiso tirar la toalla. “Estoy más positiva que nunca porque creo que todo es un teatro”, reconocía, en el primer audio hecho público tras la desaparición de sus hijas. Sin embargo, todo se torció. El hallazgo desmoronó todas sus esperanzas por recuperar a Olivia y Anna.

Beatriz, desde aquel 27 de abril, cuando su exmarido Tomás Gimeno, con el que había tenido una ruptura matrimonial abrupta, le dijo que no “las volvería a ver”, había mantenido viva la llama de reencontrarse con ellas. Para ello, creó una cuenta de Instagram: Bring back home Anna and Olivia. En ella, durante las largas jornadas de búsqueda, ha ido colgando cartas y fotos de sus pequeñas.

Una publicación compartida de ANNA Y OLIVIA DESAPARECIDAS (@bringbackhomeannaandolivia)

Esa cuenta de Instagram ha sido su único desahogo. Beatriz no ha hablado con la prensa en ningún momento durante estos largos e infinitos 43 días. No ha querido y no se lo han recomendado los investigadores. No querían que nada pudiera poner en peligro la búsqueda y el hallazgo de Olivia y Anna. La madre coraje le cedió la labor de informar se la cedió a Joaquín Amills, presidente de SOS Desaparecidos.

Y mientras, ella, a través de la mencionada cuenta de Instagram ha ido comunicándose con todos aquellos que, ya sea desde España o desde el extranjero, le han ido mandando mensajes de ánimo. “Quiero agradecer al mundo entero la increíble colaboración de búsqueda”, escribía tras los primeros mensajes de apoyo.

Desde entonces, ha recopilado infinidad de cartas –algunas de ellas dirigidas a su exmarido– y vídeos de los pequeños en diferentes versiones. Pero, mientras tanto, todo indica a que Tomás Gimeno se había tirado al mar para acabar con su vida y con la de Anna y Olivia.

Tomás y Beatriz se habían separado tras una relación difícil, entre múltiples amenazas y enfrentamientos –aunque nunca hubiera denuncias de por medio–. Algo que él no se tomó demasiado bien. Cuando se vio solo, alejado de sus hijos –estaba por decidirse quién tenía la custodia de los niños– llegó a contratar da detectives para espiar a su mujer.

A la izquierda Tomás Antonio Gimeno y, a la derecha, sus hijas, Olivia y Anna Gimeno. SOS Desaparecidos

Estaba, mantienen los más cercanos a Tomás, obsesionado con su exmujer, que había acordado con él dejarle a las niñas. De hecho, el día de la desaparición, Tomás tenía que haber entregado a Anna y Olivia en casa de su madre a las 21:00 horas. Pero no lo hizo.

Beatriz, ante su ausencia, fue a la casa de Tomás para ver qué ocurría. Pero allí no encontró a nadie. Entonces, lo llamó y él le contestó que no se preocupase, que había salido a cenar con ellas y que las acercaría a su casa más tarde. Pero mintió.

A las 22:00 horas, Anna y Olivia seguían sin llegar a casa de su madre y Beatriz volvió a llamar. “No vas a volver a ver a las niñas jamás. Tampoco a mí. Yo me haré cargo de ellas para que estén bien cuidadas”, le contestó.

Beatriz denunció a su exmarido esa misma noche. El resto está escrito. Han sido 43 días de búsqueda intensa en la casa de Tomás, en su lancha, en el mar… Hasta que este fatídico 10 de junio dieron con el cuerpo de la más mayor, Olivia, de seis años. Falta por saber qué será de la segunda y dónde estará Tomás. Aunque todo indic, tristemente, a que se tiró con ellas al mar.

El cumpleaños más triste de Beatriz, la madre de las niñas desaparecidas en Tenerife

Ruth Ortiz manda un mensaje a Beatriz en estos momentos tan duros

El cumpleaños más triste de Beatriz, la madre de las niñas desaparecidas en Tenerife

Beatriz, la madre de las niñas desaparecidas en Tenerife, cumple hoy 35 años y no puede ser un cumpleaños más triste porque sus dos pequeñas siguen sin aparecer tras más de dos semanas.

17 días de angustia y el tiempo va pasando, a pesar de que esta madre no pierde la esperanza de encontrarlas sanas y salvas.

En este día tan especial Beatriz tendría que haber recibido los besos y abrazos de cumpleaños de sus niñas, pero se las han arrebatado y no sabe cómo están ni qué estarán pensando.

«Ahora mismo nuestra línea de investigación está centrada en encontrar un delfín. un aparatito de motor que va por el agua y con el que te mueves bastante rápido y, aunque lo hemos buscado, no lo hemos encontrado», afirma uno de los investigadores a Juntos en exclusiva.

Porque una de las hipótesis que se barajan es que Tomás no haya abandonado la isla y se encuentre escondido en Tenerife junto a sus hijas.

De confirmarse, ¿en qué punto de Tenerife podrían estar?, ¿en una casa?, ¿en una cueva?

Porque en Juntos, además, tenemos más información. Tomás pudo haber cogido algunos juguetes y ropa de las pequeñas antes de desaparecer.

¿Por qué Tomás querría entonces llevarse todas esas pertenencias?

“Su conducta es impredecible. Él controla, con una inteligencia media que tiene, su vida”, detalló el psiquiatra forense José Cabrera.

La duda es si los investigadores encontraron esas pertenencias cuando registraron la casa de Tomás, aunque según el periodista Nacho Abad, “La Guardia Civil llega ahí no los encuentra”.

De momento, las únicas armas con las que cuenta Beatriz es seguir dando a conocer la imagen de sus hijas a través de imágenes y fotografías como las que ha emitido este viernes a los medios de comunicación para que se le de máxima difusión a este caso que parece no tener fin.

Ruth, la madre de Ruth y José, habla para Juntos.

“No se puede calificar de vida. Era totalmente infeliz. Yo necesitaba separarme de él”.

“No era capaz de pensar en nada, solamente en que no volvería a ver a mis hijos. Mis niños, mis niños…”.“Quiero que sepa todo el mundo que voy a seguir luchando por saber dónde están mis hijos”.

“A mis hijos no les puedo pedir que vuelvan a casa. A él ya se lo he pedido. Por eso hoy quiero llegar al corazón de todas las personas que sepan algo”.

Esa son algunas de las frases que pronunció Ruth cuando le arrebataron a sus hijos y no sabía si iba a volver a verlos. Lamentablemente, el desenlace fue fatal pues el padre de los pequeños les quitó la vida y Ruth no pudo reencontrarse con ellos nunca.

Y ahora, con el caso de estas niñas de Tenerife, esta madre revive muchos de los momentos de angustia y desesperación que pasó. Es la que mejor puede ponerse en el lugar de Beatriz en estos momentos.

“Estoy pasándolo muy mal porque el caso de las niñas me está removiendo todo lo que viví. Pero estoy bien. Estoy bien. Tengo que seguir. Hay que seguir luchando. Esto es poco a poco por mucho tiempo que pase”.

“Comprendo y entiendo perfectamente por lo que está pasando esta madre porque yo, por desgracia, lo viví.

Ruth Ortiz: «Al ver las fotos de las niñas de Tenerife se me ha removido todo lo que viví».📲#Juntos253 en @telemadrid👉#DIRECTO▶️https://t.co/39ZKidKMhR pic.twitter.com/qIyc3LyVG2

La incertidumbre es lo peor. En mi caso estuve 11 meses sin saber nada de ellos y la esperanza es lo último que una madre pierde. Pero necesitas saber. Lo que Beatriz debe estar pasando… Yo solo deseo que pronto se sepa algo. Y espero y deseo y tengo la esperanza de que esas niñas estén bien, no como mis hijos. Antes o después sabrá algo de sus niñas. Pero estos días sin noticias son interminables”.

“Es horrible que un hombre haga algo a unos niños indefensos para hacerte daño a ti. Es que no hay palabras para describir lo que se siente”.

Juntos

Exclusiva de Juntos: Tomás dejó a su padre un coche y a su perro antes de desaparecer

Telenoticias 1

Dos semanas de la desaparición de las niñas de Tenerife sin rastro alguno

Ruth, además, nos ha contado que, aunque no se ha puesto en contacto con Beatriz porque en estos momentos sabe que no está para nadie, se ofrece completamente para hablar con ella si cree que puede ayudarla en algo. “Tiene todo mi apoyo”.

Hallan el cuerpo de Olivia, una de las nias desaparecidas en Tenerife

El cuerpo de la menor, de 6 a

Hallan el cuerpo de Olivia, una de las nias desaparecidas en Tenerife

El hallazgo este jueves por la tarde del cuerpo sin vida de Olivia, la niña de seis años desaparecida hace mes y medio en Tenerife junto a su hermana Anna y su padre, cumple los peores pronósticos sobre el paradero de las pequeñas.

El cuerpo de la niña fue hallado por el robot submarino de rastreo del buque oceanográfico ‘Angeles Alvariño’ a mediodía a unos 1.000 metros de profundidad, a unas tres millas de la costa tinerfeña.

Se encontraba en el interior de una bolsa de deportes amarrada a un ancla. Junto a ellas, se halló igualmente otra bolsa de deportes también lastrada por el ancla, aunque en este caso estaba vacía.

El hallazgo del cadáver de Olivia rompe las esperanzas de una madre, Beatriz, que siempre defendió la tesis de la fuga.Incluso hasta después de que el lunes fueran encontrados una botella de aire comprimido y una funda de edredón perteneciente al padre, Beatriz siempre defendió que se trataba de pruebas falsas que su expareja y padre de las niñas, Tomás Gimeno, había dejado para enmascarar una fuga con las niñas a otro continente.

La noticia surgió sobre las 19:00 horas cuando la Delegación del Gobierno en Canarias comunicó el hallazgo por parte del buque oceanográfico de unos restos humanos que podrían corresponder a una menor. Poco después, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias confirmaba que a falta de los análisis definitivos, el cuerpo podría corresponder a Olivia.

La menor, de 6 años, y su hermana Anna, de un año, fueron vistas por última vez el 27 de abril cuando su padre, Tomás Gimeno, no las devolvió a Beatriz a las 21:00 horas como tenía pactado.

Esa noche, las cámaras de la Marina de Santa Cruz de Tenerife grabaron a Gimeno cargando en su lancha varias bolsas y zarpando una primera vez para volver dos horas después, aparentemente sin los bultos, para cargar un móvil.

En ese tiempo habló varias veces con Beatriz, a la que advirtió de que nunca más volvería a ver a las niñas ni a él tampoco.

Su rastro se pierde una vez que vuelve a zarpar en su lancha que fue hallada al día siguiente frente a las costas del municipio de Güímar y ahí comenzó una intensa búsqueda.

En este tiempo los investigadores han mantenido abiertas varias hipótesis aunque nunca han sido demasiado optimistas en cuanto a la resolución del caso.

Por ello el pasado 30 de mayo se sumó a la búsqueda el buque oceanográfico Ángeles Alvariño para rastrear un fondo marino con una difícil orografía por su origen volcánico.

Dotado con un sonar y un robot submarino, el buque ha rastreado a profundidades de 1.000 a 2.000 metros y cuando estaba a punto de culminar sin hallazgo su operativa en este caso, se encontraron la botella de buceo y la funda de edredón por lo que se decidió que continuara por lo menos hasta el 14 de junio. La búsqueda, que ha sido ininterrumpidamente durante la noche y día, se ha reanudado esta mañana para intentar encontrar a Anna y a Tomás Gimeno.

Última hora niñas desaparecidas en Tenerife: confirman que los objetos hallados en el mar son del padre

Tras el hallazgo en el mar de una manta y una botella de oxígeno del padre de Anna y Olivia, el buque Ángeles Alvariño, que rastrea la costa de Tenerife en busca de las niñas continuará en la zona hasta el próximo día 14 en función de cómo evoluciona la búsqueda.

Última hora niñas desaparecidas en Tenerife: confirman que los objetos hallados en el mar son del padre

Los objetos encontrados este lunes por el buque oceanográfico Ángeles Alvariño, que rastrea la costa de Tenerife en busca de las niñas Anna y Olivia, pertenecen al padre de las menores, Tomás G., desaparecido con ellas el pasado 27 de abril, han informado fuentes próximas a la investigación.

Aunque estas fuentes no han precisado de qué objetos se trata, otras fuentes de la investigación informaron ayer que lo encontrado bajo el mar fue una botella de oxígeno y una funda nórdica.

Las mismas fuentes han indicado que efectivamente estos dos objetos son del padre y que serán trasladados al Servicio de Criminalística de la Guardia Civil en Madrid para analizarlos. Ante estos hallazgos, el buque oceanográfico, que terminaba las labores de rastreo, continuará al menos hasta el próximo día 14 en función de cómo evoluciona la búsqueda.

Este buque, que dispone de un sonar y un robot submarino, trabaja ininterrumpidamente durante el día y la noche y, desde que se incorporó a la búsqueda de las niñas y su padre, ha realizado un rastreo en una superficie de unas diez millas cuadradas (34 Km2).

La zona elegida para realizar el rastreo en el mar fue consensuada por la tripulación del Ángeles Alvariño y por la Guardia Civil a partir del geoposicionamiento del móvil de Tomás Antonio G.C. la noche del 27 de abril, cuando se hizo a la mar en dos ocasiones.

En ambas, zarpó solo, sin la compañía de sus hijas, y fue visto embarcando varias maletas y bolsas que había traído en su coche. 

Niñas desaparecidas en Tenerife: hallaron objetos de Tomás Gimeno, el padre, en el fondo del mar

El papá de Anna y Olivia secuestró a las dos hermanas el 27 de abril y desde entonces nada se sabía de los tres.

Niñas desaparecidas en Tenerife: hallaron objetos de Tomás Gimeno, el padre, en el fondo del mar

Las desapariciones de Tomás Gimeno y sus hijas Anna y Olivia el 27 de abril mantiene en vilo a toda España.

Unos objetos encontrados a mil metros de profundidad en la costa de la isla española atlántica de Tenerife podrían pertenecer a Tomás Gimeno, el padre de Anna y Olivia, dos niñas desparecidas el pasado 27 de abril con él, informaron fuerzas de seguridad de España. Al día siguiente, la embarcación del hombre fue localizada vacía, a la deriva y sin ancla enfrente del Puertito de Güímar. En las inmediaciones se encontró flotando una silla de retención infantil que usaba Anna.

El caso mantiene en vilo a España hace un mes un medio, cuando Tomás Gimeno y sus hijas Anna y Olivia, desaparecieron en Tenerife, luego de que el hombre no devolviera a sus hijas a su ex pareja y madre de las niñas, Beatriz Zimmermann. Desde entonces se supieron muchas cosas de la tortuosa relación entre ambos, desde los extraños movimientos de dinero de las cuentas de Gimeno en los días previo a la desaparición, hasta el odio que tenía el hombre con la nueva pareja de Zimmermann.

Ahora, un buque oceanográfico que rastrea la zona en su busca encontró una botella de oxígeno y una funda nórdica, que podrían ser propiedad de Gimeno, aficionado a la pesca submarina, según la directora general de la Guardia Civil, María Gámez.

Tomás Gimeno y sus hijas Anna y Olivia están desaparecidos desde el 27 de abril de 2020

La responsable de seguridad explicó hoy que la complejidad y la amplitud de la operación de búsqueda requiere de la participación de este buque del Instituto Español de Oceanografía.

Remarcó que el barco va a continuar con la búsqueda hasta, al menos, el 14 de junio con el fin de intentar localizar algún indicio más. En este sentido, fuentes de este cuerpo policial añadieron que, ante estos hallazgos, el buque oceanográfico, que terminaba hoy las labores de rastreo, continuará al menos una semana, en función de cómo evoluciona la búsqueda.

La nave, que dispone de un sonar y un robot submarino, trabaja ininterrumpidamente durante el día y la noche. Desde que se incorporó a la búsqueda de las niñas y su padre, ha rastreado una superficie marina de unos 18 mil kilómetros cuadrados.

Tras la misteriosa desaparición de Tomás Gimeno junto a sus dios hijas, muchas cosas empezaron a conocerse sobre la complicada relación entre el hombre y su ex pareja y madre de las hijas. Según publicó el diario El Mundo de España hace dos semanas, Gimeno odiaba al nuevo novio de su ex, el empresario belga Eric Domb, y esa sería una de las aristas fundamentales en las que aún gira la investigación de la desaparición del hombre y las dos pequeñas.

Tomás Gimeno no soportaba la idea de ver a sus hijas con el nuevo novio de su ex, Eric Domb, belga, de 60 años, al punto que tiempo antes de la misteriosa desaparición le habría dejado una frase que evidenciaba lo que podría llegara suceder. «No quiero que ese viejo cuide de mis hijas«, habría dicho Gimeno.

Tomás Gimeno es buscado en todo el Mundo por la Interpol.

El Mundo informa que en los últimos meses eran frecuentes las peleas y los reproches de Gimeno a Zimmermann por la edad de su nuevo novio, al punto que ella estuvo estuvo cerca de denunciarlo por ello el pasado mes de diciembre, aunque no lo hizo para evitar que lo detuvieran.

Beatriz Zimmermann, la madre de Anna y Olivia, las niñas desaparecidas en Tenerife.

Incluso muchos testimonios hablan de una golpiza que Gimeno le habría propinado a Domb meses atrás en Santa Cruz de Tenerife. Allegados a Gimeno sostienen que él estaba obsesionado con que Beatriz tuviera la intención de marcharse a Bélgica con su nueva pareja y él, que ya de por sí no aceptaba el fin de su relación con la madre de las niñas, aseguraba no estar dispuesto a que esto sucediera.

​También se supo que Gimeno le había enviado una importante suma de dinero a su actual novia antes de desaparecer. Luego de eso, en los primeros días de la búsqueda, Zimmermann mostró todo su dolor en Instagram con una carta desgarradora.

En el texto publicado por Beatriz Zimmermann en su cuenta se puede apreciar una madre visiblemente rota y dolida por la situación. Aunque demuestra un pequeño espacio para la esperanza por encontrar a sus hijas.

«Tres semanas… ya no me salen casi las palabras… yo también quiero desaparecer… ya no tengo fuerzas… esto es una tortura… Pero no podemos rendirnos… las niñas me necesitan y yo a ellas… lo que más me duele es pensar que no puedo saber cómo están… no poder hablar… no saber cuándo las voy a ver…», escribió Zimmermann.

La carta escrita por Beatriz Zimmermann en las redes sociales en la que muestra su dolor y esperanza por lo ocurrido con sus hijas.

Beatriz anima luego en su texto a todas aquellas personas que pueda a que ayuden de la forma que puedan. «Por favor no paremos de compartir las imágenes por todo el mundo. No olvidemos que la perseverancia y continuidad es lo que logra finalmente los resultados», suplica la madre de las dos niñas.

«Sé que todos tienen sus vidas, sus problemas y que seguir escuchando cosas tristes les pondrá más tristes pero, ¿se imaginan que gracias a todos los esfuerzos las encontremos? Todos juntos podemos si actuamos como una gran familia», ha escrito mostrando algo es esperanza.

Tomás Gimeno ya tiene pedido de captura internacional a través de Interpol.

​El 27 de abril de 2021 Zimmermann debía ir a buscar a sus hijas a la casa de Gimeno para que se las devolviera luego de una visita. Ese día la mujer se acercó a la casa de él a la hora pactada y no lo encontró. Luego de unas llamadas con excusas, él le dijo que no volvería a ver a las niñas. Al día siguiente se encontró su embarcación vacía a la deriva, en altamar.

Desde entonces, la Guardia Civil busca intensamente en toda la costa isleña con un sonar y un robot submarino algún rastro de los desaparecidos.

Actualmente, Gimeno tiene captura internacional por Interpol por secuestro parental

En la cuenta de Instagram @bringbackhomeannaandolivia, la familia pide la difusión de las fotos de las niñas.

En el programa de televisión español Espejo Público que emite la cadena Antena3, el periodista Nacho Abad reveló que el mismo día de la desaparición la novia de Gimeno recibió una caja envuelta.

«En el paquete había una tarjeta que decía: «No lo abras hasta la medianoche. Al comprobar el contenido, queda muy sorprendida. Había varios miles de euros», dijo el colaborador de ese programa.

Según Abad, Gimeno también también habría enviado mensajes a sus familiares y amigos con más donaciones y traspasos económicos. 

Uno de ellos sería un auto deportivo de alta gama comprado en agosto de 2020. “El día que desaparece Tomás, él va a casa de sus padres con los papeles del traspaso firmado y les dice: este coche es para vosotros”, cuenta Abad.

El club deportivo Tenerife difunde la búsqueda de la familia.

Además, días antes de su desaparición Tomás Gimeno compartió un video con varios amigos donde se lo ve conduciendo este automóvil, un Alfa Romeo Giulia.

El padre de Gimeno fue durante toda su vida aficionado al automovilismo deportivo. Con lo cual, esta transferencia podría interpretarse como una forma más de despedida en su entorno.

También realizó una transferencia por 55.00 euros.

Tomás Giméno secuestró a sus dos pequeñas hijas, Olivia y Anna.

Otra información que fue revelada indica que el 19 de marzo, 39 días antes de la desaparición, Gimeno sufrió una caída cuando practicaba motocross en una finca particular.

El accidente le generó fracturas en las costillas y un fuerte golpe en la clavícula.Durante los días posteriores, y hasta poco antes de desaparecer, las lesiones no le permitían levantar a sus hijas en brazos sin que se quejara y respiraba con cierta dificultad. «El día que yo lo vi estaba doblado«, aseguró un amigo.

Olivia Gimeno Zimmermann, una de las hermanas secuestradas por su padre, Tomás Gimeno.

Este antecedente aumenta la intriga sobre la forma que pudo huir y si no contó con una ayuda estratégica.

Tomás Gimeno, el padre de las pequeñas Anna y Olivia, tiene 37 años y es administrador único de una empresa familiar dedicada a la agricultura en el sur de la isla de Tenerife. De acuerdo a algunas versiones, habría tenido peleas y desacuerdos con su familia por su rol en el negocio.

Anna Gimeno Zimmermann fue secuestrada por su padre, Tomás Gimeno.

Varios testigos también indican que tuvo situaciones de violencia con la madre de las niñas y con su actual pareja. Además de haber tenido problemas de relación en el barrio donde residía con su ex mujer y sus hijas.

La madre de las niñas pide la difusión de las fotos y brinda el mail annayolivia@gmail.com para todo dato que se pueda aportar.

Recibir newsletter

Encuentran el cuerpo de una de las dos nias desaparecidas en Tenerife

Encuentran el cuerpo de una de las dos ni

Encuentran el cuerpo de una de las dos nias desaparecidas en Tenerife

La Delegación del Gobierno en Canarias informaba de que este jueves ha sido hallado un cuerpo sin vida de Olivia, la mayor de las niñas desaparecidas en Tenerife. Este hecho ha sido ya comunicado a la madre y a la familia de las menores.

El cuerpo fue encontrado a 1.000 metros de profundidad en el interior de una bolsa que estaba atada a la cadena y el ancla de la lancha de su padre, Tomás Gimeno.

Según ha informado la Guardia Civil, los restos fueron trasladados al Instituto Anatómico y Forense en Santa Cruz de Tenerife, donde serán analizados para proceder a la identificación de los mismos. La magistrada titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Güímar ha finalizado sobre las 20:00 horas el levantamiento del cadáver de la niña, de seis años, a falta de pruebas forenses más determinantes.

La Delegación del Gobierno en Canarias ha informado de que los trabajos de rastreo prosiguen en el área de búsqueda que se había determinado por parte de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Santa Cruz de Tenerife, encargada de la investigación, a una milla náutica del puertito de Güímar.

El cuerpo fue hallado por el robot submarino de rastreo del buque oceanográfico ‘Ángeles Alvariño’ a mediodía a unos 1.000 metros de profundidad, a unas tres millas de la costa tinerfeña. Se encontraba en el interior de una bolsa de deportes amarrada a un ancla. Junto a ellas, se halló igualmente otra bolsa de deportes también lastrada por el ancla, vacía.

El cuerpo fue trasladado a tierra sobre las 18.00 horas y llevado al Anatómico Forense para el levantamiento. El ‘Ángeles Alvariño’ continúa su rastreo en la zona. El Juzgado había incoado en el pasado mes de abril diligencias previas en referencia a la presunta desaparición y secuestro de las niñas, apuntando a su padre, Tomás Gimeno, como principal sospechoso. Las diligencias están declaradas secretas y en este momento se desconoce el paradero del padre de las niñas y de su hija Anna, de un año.

referencia:
www.elespanol.com
www.telemadrid.es
www.deia.eus
www.heraldo.es
www.clarin.com
www.estadiodeportivo.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba