Noticias

La historia de los pendientes de Zafiro de Kate Middleton, préstamo de la Reina Isabel II

Kate Middleton: Todas las veces que la reina le ha prestado sus joyas

Kate Middleton ha llevado las joyas de la reina Isabel II. La Duquesa de Cambridge ha llevado collares, brazaletes, tiaras de Alexandra, María y Diana.

Kate Middleton: Todas las veces que la reina le ha prestado sus joyas

Kate Middleton sabe perfectamente que no hay joyas más cargadas de brillo y tradición que las de la familia real británica. Últimamente, la duquesa ha llevado las joyas de la corona, en especial las increíbles piezas pertenecientes a la reina Isabel II, en giras reales o banquetes estatales.

Ver más

Pese a que en 2020, Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, no tuvo que cumplir con las formalidades del calendario real, la Duquesa de Cambridge encontró la oportunidad de llevar una increíble pieza en un acto celebrado en el Castillo de Windsor el 8 de diciembre pasado. La reunión sirvió para culminar la mini gira que dio junto a Guillermo por todo el Reino Unido y así agradecer a los trabajadores del sistema británico de salud, por sus servicios durante la pandemia.

Ese día de diciembre de 2020, Kate Middleton lució uno de sus mejores looks con un abrigo largo en color verde de la firma Catherine Walker, con una estola de piel falsa. La Duquesa completó su elegante atuendo con un par de brillantes aretes (originalmente eran de la reina)  que Kate Middleton usa con bastante frecuencia desde 2016.

Su más reciente préstamo real ha sido uno de los más emotivos. El pasado 17 de abril de 2021, la duquesa llegó al funeral del príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, usando un collar de perlas de cuatro vueltas que pertenece a la reina. Una pieza que ha estado en circulación dentro de la corona británica desde los 80 y que era uno de los favoritos de Diana, la princesa de Gales.

Aquí te dejamos una recopilación de las piezas y momentos en los que Kate Middleton ha optado por lucir las joyas de la corona.

Artículo originalmente publicado en Vogue UK, vogue.co.uk.

Para el día de su boda, Catherine pidió prestada la tiara ‘Halo’ para usar con su vestido Alexander McQueen y un par de aretes Robinson Pelham que le regalaron sus padres. La tiara ha sido parte de la colección real desde que fue hecha por Cartier en 1936 y entregada a la duquesa de York -más tarde la reina Isabel, la reina madre- por su marido, el futuro rey Jorge VI, en ese entonces el Duque de York.

© Carl de Souza / Getty Images. 

Para una visita de estado a Nueva Zelanda en 2014, Kate Middleton agregó el broche en forma de helecho a su vestido verde azulado de la firma Emilia Wickstead. El broche de diamantes fue un regalo a la reina Isabel en su visita a ese país, en el año de su coronación (1953) por parte de un grupo de asociaciones de mujeres.

© Pool / Getty Images. 

Después de su boda en 2011, la Tiara ‘Flor de Loto’ fue la siguiente diadema que Catherine tomó prestada de la colección real. Originalmente perteneciente a la reina Isabel, la reina madre, esta encargó su creación a partir de un collar que le habían regalado en su boda en 1923, la tiara ha demostrado ser muy popular entre la familia real. Tanto la princesa Margarita como su nuera, la vizcondesa Linley, han lucido la creación, pero es la Duquesa de Cambridge quien la ha llevado de forma más moderna. Kate se veía deslumbrante con este diseño en una recepción diplomática en 2013 y luego (como se ve en la foto) con un vestido rojo de Jenny Packham para un banquete estatal celebrado en honor al presidente de China en el Palacio de Buckingham en 2015.

© WPA / Pool.

La duquesa llevó un par de aretes que originalmente pertenecieron a la Reina Madre, con un vestido Erdem y el cabello perfectamente arreglado para asistir a un compromiso en el Museo V&A en 2015.

© Samir Hussein / Getty Images. 

El broche en forma de hoja de arce, resulta ser una de las piezas que comparten tanto la reina Isabel II como Kate Middleton en la actualidad. Se trata de otra de las reliquias que llegaron a la colección gracias a la Reina Madre. Estuvo por primera vez a las manos de Isabel II en 1951 y desde entonces se lo ha prestado a Camila, Duquesa de Cornwall y la Duquesa de Cambridge para que hagan sus visitas oficiales a Canadá en 2011 y 2016, respectivamente. 

© Samir Hussein / Pool / Getty Images. 

La duquesa fue fotografiada con un brazalete perteneciente a la reina en su primer banquete estatal en 2015, y lo usó también en diciembre de 2016 (como vemos en la fotografía). Los diamantes colocados geométricamente dejan ver una de las piezas más personales que la duquesa ha tomado prestada. Fue el Duque de Edimburgo quien hizo construir este especial brazalete para su esposa y esta lo llevó el día de su boda en 1947. Contiene diamantes pertenecientes a la madre del príncipe Felipe, la princesa Alicia. La monarca británica continúa usándolo hasta hoy. 

© Dominic Lipinski / Getty Images. 

A menudo vemos a la Duquesa de Cambridge con aretes sutiles pero brillantes para eventos por el día. Aquí visitaba Vancouver en 2016, y optó por usar un par de aretes de diamantes y perlas de la colección de la reina Isabel con un vestido estampado de Alexander McQueen. Los pendientes eran uno de los favoritos de la reina quien los llevó en su Jubileo de Plata a finales de los 70 y desde entonces han sido usados ​​por Sofía, la Condesa de Wessex, así como por Kate. 

© Samir Hussein / Getty Images. 

La duquesa ha pedido prestado este broche de perlas y diamantes a la reina en dos ocasiones: para las conmemoraciones del centenario de Passchendaele, la Tercera Batalla de Ypres, en Bélgica, y luego para el Festival del Recuerdo de 2018, donde colocó amapolas sobre las perlas.

© Mark Cuthbert / Getty Images. 

En 2017, la Duquesa usó un collar de diamantes con la tiara ‘Cambridge Lover’s Knot’ en una recepción diplomática en el Palacio de Buckingham. Este estilo de collar ha sido popular entre los miembros de la realeza británica desde que a la reina Alexandra le fue regalado uno en nombre de la ciudad de Londres, el día de su boda en 1863. La reina María, la abuela de la reina, colocaba varias tiras de diamantes a la vez. La reina madre, la reina Isabel II y la Duquesa de Cornwall también han usado collares de esta colección.

© Mark Cuthbert / Getty Images. 

Aunque pertenecen a la reina Isabel II, la Duquesa de Cambridge fue la primera persona de la realeza en ser vista usando estos aretes estilo candelabro durante un viaje a Los Ángeles en 2011. Desde entonces, han demostrado ser los favoritos de Kate, ya que los ha llevado en varias ocasiones. Incluida una visita a París en 2017 (como vemos en la foto) junto a un impactante brazalete de diamantes. Originalmente la pulsera era una gargantilla, esta pieza fue usada por primera vez como brazalete por la Reina Madre.

© SC Pool / Corbis. 

Los pendientes elegidos por la Duquesa de Cambridge para el desfile ‘Trooping the Color’ de 2019 se hicieron a partir de una colección de perlas entregadas a la princesa Isabel y al Duque de Edimburgo en el día de su boda en 1947. Los pendientes han demostrado ser los favoritos de la reina Isabel y siguen estando en circulación, además de ser utilizados por Sofía, Condesa de Wessex.

© Max Mumby / Indigo. 

Después de haber viajado a lo largo y ancho del Reino Unido como parte del ‘Royal Train Tour’ junto al príncipe Guillermo, la Duquesa de Cambridge apareció junto a los miembros de la familia real en el Castillo de Windsor con un par de pendientes de diamantes que son propiedad de la reina. Catherine fue fotografiada por primera vez vistiendo el par en 2016, solo cuatro años después de que la propia reina Isabel los usara por primera vez.

© Max Mumby/ Indigo. 

El Nizam de Hyderabad le regaló a la princesa Isabel un conjunto de piezas de diamantes Cartier para el día de su boda, incluido un collar que usó la Duquesa de Cambridge en 2014 y 2019.

© WPA / Pool. 

Es el préstamo más frecuente de la Duquesa de Cambridge, la tiara ‘Lover’s Knot’ ha formado parte de la colección desde que fue encargada para la reina María en 1913, basada en el diseño de una joya que pertenecía a su abuela, Augusta, Duquesa de Cambridge. Cuando María murió en 1953, la diadema pasó a la reina Isabel, quien la usó durante los primeros años de su reinado. Décadas más tarde, el ‘Lover’s Knot’ demostró ser uno de los favoritos de Diana, Princesa de Gales, antes de convertirse en la pieza predilecta de Kate desde 2015.

© Max Mumby/ Indigo. 

Una de las piezas más antiguas que ha usado la duquesa es el parure Garrard de la reina Alexandra.  Alberto Eduardo, príncipe de Gales y futuro rey Eduardo VII, obsequió esta pieza a su esposa, la princesa Alexandra, para el día de su boda de 1863. Alexandra usó la pieza durante toda su vida y, aunque se cree que llegó a parar a los armarios de varias damas de la realeza, ahora es una pieza permanente de la colección de la reina Isabel. La reina madre también usó el collar en la boda de la princesa Margarita en 1960.

© WPA / Pool. 

Para el funeral del príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, Kate Middleton lució una gargantilla de perlas de la colección real. El estilo de cuatro filas fue encargado por la reina Isabel II a partir de perlas que el gobierno japonés le obsequiara. Fue usado por Diana, Princesa de Gales en 1982. Kate usó la gargantilla por primera vez para las celebraciones del 70 aniversario de bodas de la Reina y el Duque de Edimburgo en 2017. Aquí, los combinó con los pendientes de perlas y diamantes de Bahrein.

© Chris Jackson / Getty Images. 

En 2017, Kate asistió a una cena de gala para el Centro Nacional Anna Freud para Niños y Familias en el Palacio de Kensington con un brazalete de diamantes de la colección familiar. Similar al que el Duque de Edimburgo le dio a la reina el día de su boda, el estilo se compone de formas cuadrifolias realizadas con diamantes individuales. La procedencia sigue siendo desconocida, pero tanto la Reina como la Reina Madre lo usaron. 

© WPA / Pool. 

Una de las piezas más elaboradas que la Duquesa de Cambridge ha pedido en préstamo a la reina Isabel II, es un collar de diamantes y rubíes de la firma Boucheron que había sido regalado a la entonces princesa Isabel, por sus padres, el rey Jorge VI y la reina Isabel (la Reina Madre), con motivo de su boda en 1947. Kate Middleton usó el collar con la tiara ‘Cambridge Lover’s Knot’ en un banquete estatal celebrado en el Palacio de Buckingham en julio de 2017

© Max Mumby / Indigo. 

Las deslumbrantes tiaras que componen el magnífico joyero de la reina Isabel II

De su colección de joyas, las tiaras son las piezas más destacadas y deslumbrantes.

Las deslumbrantes tiaras que componen el magnífico joyero de la reina Isabel II

Publicidad

De su colección de joyas, las tiaras son las piezas más destacadas y deslumbrantes.

8 de mayo, 2021 – 09h20

Las joyas de la Corona son una serie de piezas, insignias y elementos pertenecientes a la Casa Real Británica y que la reina Isabel II tiene a su disposición, se indica en una publicación del sitio web Bekia.

La pieza más valiosa de la colección es la corona imperial del Estado, que afortunadamente solo debe usar una vez al año, ya que su peso la vuelve difícil de llevar. “Una vez la pones, se queda encajada y no puedes agachar la cabeza porque te romperías el cuello”, dijo durante una entrevista exclusiva a la BBC.

hace 27 días

hace 22 días

El resto de días del año, la reina luce otras joyas que son parte de la mayor y más valiosa colección de joyas del mundo. Se trata de un conjunto de piezas que incluyen broches, gargantillas, pendientes y sobre todo tiaras, cuyo valor es incalculable no solo por la historia que albergan, sino también por la variedad de materiales utilizados en su elaboración: diamantes, perlas, rubíes, esmeraldas, aguamarinas, etc.

Del conjunto de piezas, las tiaras son las prendas más destacadas de su joyero. La soberana británica tiene sus favoritas y que ha usado con mayor frecuencia.

Publicidad

La utiliza durante la inauguración del año parlamentario en Reino Unido, una vez que deja de usar la corona imperial. Isabel II opta por la comodidad y la sencillez de esta pieza igualmente simbólica pero mucho más ligera.

A post shared by The Royal Family (@theroyalfamily)

La tiara de Estado se elaboró en 1820 para que el rey Jorge IV la utilice el día de su coronación y se compone de un total de 1.333 diamantes y 169 perlas. En esta aparecen representados los emblemas vegetales de los territorios que conforman el país: la rosa de Inglaterra, el cardo de Escocia y el trébol de Irlanda. Por su significado ha sido elegida por la reina para posar en la mayoría de sus retratos oficiales, así como en monedas, billetes y sellos.

A pesar de que inicialmente fue creada para un hombre, tras la subida al trono de la reina Victoria en 1838 su uso quedó exclusivamente restringido a las mujeres, tanto consortes como soberanas.

Entre los siglos XIX y XX se volvieron muy populares entre la realeza europea unas tiaras conocidas como “fringes” (barras) y que que tenían como característica principal la disposición gradual de barras en forma de espiga más o menos puntiagudas. Estas surgieron en la Corte de los Romanov, porque imitan la forma de las diademas “kokoshnik” de las campesinas rusas. Prácticamente todos los joyeros reales tienen una (en Mónaco, en Suecia, en Liechtenstein…) a excepción del joyero de los Windsor, quienes poseen dos tiaras diferentes pero del mismo estilo.

La reina Isabel II, una monarca global

La más antigua, por la procedencia de sus piedras, tiene como origen el collar que la reina Victoria le regaló a María de Teck en 1893 con motivo de su enlace con el futuro rey Jorge V. El collar fue elaborado por la joyería Garrard con unos diamantes que pertenecían al rey Jorge III y que se distribuyeron en 47 barras separadas por 46 púas de menor tamaño. Este se convirtió en tiara en 1919, pero fue modificado de tal modo que puede ser utilizada de una forma y de otra.

Aunque la reina madre la calificó de “fea y picuda”, por lo que casi no la usó, Isabel II se sintió atraída por esta joya y la eligió como tiara nupcial el día de su boda con el príncipe Felipe de Grecia en 1947. Fue la primera tiara que usó y le tiene un cariño especial.

Publicidad

A post shared by The Royal Family (@theroyalfamily)

La princesa Ana también decidió usarla en su boda con Mark Phillips en 1973 y más recientemente la princesa Beatriz de York en 2020. Aunque la reina británica sigue siendo la propietaria de la tiara, desde su boda no la ha usado en demasiadas ocasiones.

Al parecer, en realidad tiene una fuerte preferencia por la diadema fringe de su joyero, conocida como tiara Kokoshnik para diferenciarla de la anterior (denominada simplemente como tiara Fringe).

La tiara Kokoshnik posee barras menos puntiagudas y su estructura es más compacta. Está hecha igualmente con una estructura de platino y 488 diamantes incrustados. Se trató de un regalo que las damas de honor de la reina Alexandra le hicieron en 1888 por sus bodas de plata con el rey Eduardo VII.

A post shared by The Royal Family (@theroyalfamily)

La reina Isabel II la utilizó por primera vez en 1954 y desde entonces la ha convertido en una de sus joyas favoritas.

Aunque llevan el estilo ruso ambas tiaras fueron fabricadas en Londres, sin embargo, la reina sí posee una de verdadero origen ruso. Se trata de una joya que perteneció a la gran duquesa María Pablovna (esposa del gran duque Vladimir de Rusia).

A post shared by The Royal Family (@theroyalfamily)

Fue elaborada en 1880 y su diseño es muy distinto al típicamente ruso: cuenta con 15 círculos de diamantes entrecruzados y de los cuales cuelgan sus respectivas 15 perlas en forma de pera. La tiara es conocida como tiara Vladimir en honor a su primera propietaria.

Esta tiene tres posibles opciones de uso: con perlas, con esmeraldas o sin nada. Isabel II la ha lucido de las tres maneras en las incontables veces que se la ha puesto desde que la heredó de su abuela.

De la reina María de Teck, abuela de Isabel II, es de quien heredó gran parte de las tiaras que ahora posee la soberana británica. Sin duda fue ella quien aportó la mayor cantidad de alhajas al joyero real, ya que tenía muchos tipos de piezas. Se conocía que si deseaba una tiara y no podía conseguirla, no dudaba en encargar a sus joyeros de confianza una copia del artículo.

Lo hizo con la tiara Cambridge o Tiara Lover’s Knot que la reina María encargó a Garrard en 1913/1914. La original llevaba el mismo nombre y pertenecía a su abuela materna, la princesa Augusta de Hesse (esposa del duque de Cambridge). Pese a que la reina María la lució en calidad de préstamo en varias ocasiones en su juventud, cuando la herencia fue repartida no pasó a ser la propietaria, por lo que decidió encargar una copia.

Isabel II llega a los 95 años y la simpatía que le tienen los británicos aleja cualquier idea republicana

La tiara lleva un estilo neoclásico, se elaboró con diamantes de talla brillante y con unos motivos decorativos imitando nudos de los que penden 19 perlas en forma de lágrima. Tanto la tiara original como la copia posterior tenían además otras 19 perlas ubicadas verticalmente en la parte superior, pero la reina Isabel II decidió prescindir de ellas cuando la recibió de su abuela en 1953.

A post shared by Duke and Duchess of Cambridge (@dukeandduchessofcambridge)

Aunque la actual reina la lució en múltiples ocasiones, quien la llevó a la fama fue la princesa Diana de Gales mientras estuvo casada con el príncipe Carlos. Isabel se la entregó luego de su boda en 1981 y fue la única que utilizó, junto con la tiara de la familia Spencer, en los actos o ceremonias de gala donde era necesario su uso. Lady Di reconoció que el peso de los brillantes y el ruido de las perlas en movimiento le provocaban intensos dolores de cabeza.

Qué actores interpretarán a la reina Isabel II y al príncipe Felipe en la quinta temporada de ‘The Crown’

Tras el divorcio con Carlos en 1995, la tiara regresó al joyero real y no se usó hasta que en el 2015 la lució Kate Middleton en una recepción al cuerpo diplomático en el palacio de Buckingham; desde ahí la ha llevado en varias ocasiones.

Otra pieza heredara de la reina María, que aún se usa en la actualidad, es la tiara de las Niñas de Gran Bretaña e Irlanda, que fue un regalo que ella recibió en su boda en 1893.

A post shared by The Royal Family (@theroyalfamily)

Esta joya posee motivos decorativos en forma de flores de lis y está hecha a base de diamantes en talla brillante engastados en plata y oro. En el modelo original tenía 14 perlas en su parte superior, pero en 1920 fueron sustituidas por pequeños diamantes de forma circular. Esta se ha convertido en la favorita de la soberana actual ya que, por su sencillez y comodidad, es una prenda práctica para alguien de su edad.

La reina Isabel II también ha incluido algunas joyas en su extensa colección. Aún se desconoce cuáles se quedarán dentro de las joyas de la Corona y cuáles serán heredadas en posesión privada a sus descendientes, debido a que algunas de estas fueron compradas a título individual y no las recibió en calidad de reina.

Por ejemplo, en 1963 adquirió una tiara de zafiros que hacen juego con el aderezo de zafiros que adquirió el rey Jorge VI (compuesto por una gargantilla, unos pendientes y un broche).

A post shared by The Royal Family (@theroyalfamily)

Esta joya era inicialmente una gargantilla del siglo XIX que pertenecía a la princesa Luisa María de Bélgica (1858-1924), hija mayor del rey Leopoldo II.

Isabell II además posee dos tiaras que han sido modificadas en varias ocasiones. Es el caso de su tiara de aguamarinas brasileñas, compuesta de piedras sobrantes de otras joyas que recibió en 1953 de parte del Gobierno de Brasil.

Esta tiara y las joyas que acompañan el conjunto de aguamarinas tienen un valor incalculable y se considera que no tiene rival alguno en el resto de joyeros de la realeza europea, carentes de este tipo de piedras.

La pieza más moderna de toda la colección fue elaborada en 1973 y posee rubíes birmanos, procedentes de una tiara que le regaló por su coronación el nizam de Hyderabad y con los 96 rubíes que recibió del pueblo de Birmania. (I)

A post shared by The Royal Family (@theroyalfamily)

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Los funcionarios del Pentágono dejan claro que su objetivo real está en conocer si los ovnis representan una amenaza real para la Tierra.

hace alrededor de 5 horas

hace alrededor de 6 horas

hace alrededor de 6 horas

hace alrededor de 6 horas

hace alrededor de 6 horas

hace alrededor de 6 horas

Publicidad

© 2021 C.A. EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados

Según el Art. 60 de la Ley Orgánica de Comunicación, los contenidos se identifican y clasifican en: (I), informativos; (O), de opinión; (F), formativos/educativos/culturales; (E), entretenimiento; y (D), deportivos

referencia:
www.vogue.mx
www.eluniverso.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba