Noticias

Ilu Ros: Duele pensar cuánto hubiera hecho Lorca si siguiera vivo

Loading the player...

Ilu Ros

Ilu Ros. 2,029 likes · 334 talking about this. Freelance Illustrator and Artists based in Madrid.
iluros.illustration@gmail.com

Ilu Ros

Facebook

🌒«Federico vino al mundo el 5 de junio de 1898 en el número 4 de la calle Trinidad, en Fuente Vaqueros. Mientras la pobre Vicenta aún hiperventilaba tras el parto, don Salvador Pareja, doctor miembro de una conocida estirpe de médicos de Granada, retiraba los restos de materia sebosa y sanguinolenta…

Bueno, pues ya he vuelto de Andalucía. Ha sido un placer estar en Granada, Sevilla y Córdoba con ‘Federico’ 🌘❤️ Muchísimas gracias a todos y todas los que habéis venido a la presentaciones y firmas, y sobre todo a los libreros de @libreriaspicasso @espacio_caotica y @larepublicadelasletras.cordoba…

🌑🌒🌓🌔🌕 Like a Rolling Stone, Mari Trini Me voy con Federico de paseo, que ya nos hemos pasado mucho tiempo encerrados en casa los dos. Y se está muy bien, no nos vamos a quejar, pero a nosotros nos gusta mucho el viaje. Aquí os dejo la info: – Lunes 31 mayo. Granada. @libreriapicasso – Martes 1…

Uno de mis juguetes favoritos de cuando era cría fue un teatro de cartón que contenía varios personajes de papel que se encajaban en unas varillas y que podías sacar a escena desde los laterales. Me flipaba verlos. Luego tampoco sabía muy bien cómo jugar yo sola con ellos, pero sacarlos, montar el…

Ilu Ros: «Es doloroso pensar cuánto hubiera sido capaz de hacer Lorca si siguiera vivo»

Ilu Ros ilustra la vida de Federico García Lorca en una preciosa novela gráfica editada por Lumen que descubre muchos datos poco conocidos de la vida del poeta.

Apenas tenemos videos suyos. Y puede que la primera ilustración en la que aparece Federico García Lorca sea en ‘Los esfuerzos estériles. Cenicitas’ una obra de la primera etapa de Salvador Dalí.

Porque el genio de Cadaqués incluyó a Lorca como éste le había pedido: «Acuérdate de mí cuando pintes las crepitantes y únicas cenicitas, ¡ay mis cenicitas!»

Sus cartas con Dalí, sus mensajes de cariño y ese verano en Cadaqués tal y como lo inmortalizara Gala en una fotografía en la que Lorca simulaba con guasa su muerte, quedan ahora retratados por Ilu Ros (autora también de ‘Cosas nuestras’). Una ilustradora que, ante este reto «sentía como mucho respeto, mucha responsabilidad y mucha ilusión».

Sorprende el Federico más íntimo. «El descubrimiento del Federico niño», cuenta la autora. «Me emociona mucho la relación que tenía con su madre y con las mujeres del pueblo. Es muy curioso que él siendo hombre entendiese tan bien a la mujer del medio rural».

‘La Casa de Bernarda Alba’, ‘Doña Rosita la Soltera’ o ‘Yerma’ están llevadas a esta otra escena, el lienzo. Porque su teatro, clave en la literatura española, también lo fue en su propia vida. «Mis páginas favoritas de dibujo son estas de ‘El Público’, una obra transgresora para la época, de temática homosexual», dice Ilu Ros.

Su vida, la vida del poeta más llorado del siglo XX, dibujada en tres actos con un trágico desenlace. «La parte de la muerte, el crecimiento del fascismo… es muy doloroso. Tenemos siempre la sensación de cuánto hubiera sido capaz de hacer si siguiera vivo».

Federico, como nunca antes le habíamos visto.

Un viaje en viñetas

Ilu Ros ilustra la vida de Lorca: «l entendi como nadie qu significaba ser una mujer en el medio rural de aquella poca»

Su primer libro ilustrado, Cosas nuestras, fue un

Su primer libro ilustrado, Cosas nuestras, fue un xito (inesperado) donde la autora dialogaba con su abuela a travs de iconos de su poca como Concha Piquer o Lola Flores, que engancha con dolos actuales como Los Planetas o Rosala. Poco despus la editora de Lumen le propuso un libro sobre Federico Garca Lorca.

«Me dijo: creo que t lo haras muy bien -cuenta Ilu Ros-. Le ped que me dejara pensarlo unos das, pero en el fondo ya lo tena decidido. Me fascina Lorca, no poda rechazarle, aunque el proyecto me generaba muchos nervios por la responsabilidad que supone. Si en lugar de decirme Lorca me hubiera dejado elegir cualquier otro artista, no sabra cul hubiera dicho. Lorca era nico, hay pocas personas as».

El libro es un atractivo recorrido visual por la vida de Garca Lorca, que casi todos creemos conocer, ms o menos, comenzando por su brutal asesinato al comienzo de la Guerra Civil. Ilu Ros consigue que estas pginas ilustradas sean un descubrimiento, para profanos y eruditos, de la personalidad de uno de los grandes artistas del siglo XX.

Federico (Lumen) combina la vieta, el texto explicativo, la descripcin y la ilustracin, saltando del formato cmic al cuadro documental. Su lectura corre ligera pero transcurre con una profundidad de contenido donde ningn detalle queda suelto.

En palabras de Elvira Lindo: «Ilu Ros fusiona voces y palabras con sus ilustraciones, que nos arrastran como la magntica personalidad de Federico Garca Lorca: icono de generaciones pasadas, presentes y futuras».

«Conoca a Lorca sobre todo por su teatro, que le en el instituto. Soy de Murcia y all empec a estudiar Bellas Artes. Continu la carrera en Granada. All la atmsfera lorquiana te empapa. Cuando empec a hacer el libro quera transmitir esa atmsfera. Empec a leer biografas y a recabar testimonios de personas que le haban conocido. Todos los que le trataron le consideraban una persona muy especial, con un gran carisma que atraa a quien se acercaba».

«Lorca deca que se inspiraba en quienes le rodeaban para crear sus personajes, y es as, todas esas mujeres que estacan cerca de l aparecen en sus obras de teatro. La niera, las mujeres de Fuentevaqueros, su madre, su hermana… Por ejemplo, La Casa de Bernarda Alba est inspirada en Francisca Alba, una mujer latifundista muy conocida en su pueblo, a quien llamaban Frasquita. Segn me fui documentando empec a ver claras todas esas conexiones. Uno de mis retos era reflejar eso».

«Era muy observador. Quera contar como en su infancia ya se revela el Lorca adulto. Es la parte menos conocida, o menos contada de l, y creo que en el Federico mayor hay mucho del nio. l jugaba a hacer teatrillos, a decir misa -representaba al cura-, inventaba juegos con las nieras, con sus hermanos… y haca que todos participasen».

«Mantuvo una especie de ingenuidad, de inocencia, durante toda su vida. Creo que consigui mantener dentro al nio que fue. Esa actitud tan inocente pero a la vez poderosa y magntica sorprenda a quienes le conocan. Su capacidad de asombro le haca especial receptor de las emociones de los dems. Quiz por eso era tan emptico y querido. Por eso entenda tan bien qu significaba ser una mujer en un medio rural en aquella poca».

«Dibujo desde siempre, pero nunca pens que esto poda ser una profesin. Estudi Bellas Artes. Empec en Murcia y segu en Granada. All me empap del universo de Garca Lorca. Despus hice Comunicacin Audiovisual, porque quera ir hacia temas de cine. Pero no encontr trabaj en Espaa y me fui a Londres. Me qued all ocho aos, trabajando en un hotel, en cafeteras… Dej de dibujar y me dediqu a sobrevivir, con la impresin de perder el tiempo y de estar desperdiciando el talento que pudiera tener. Para no amargarme, me reenganch al dibujo. Empec aprovechando los ratos libres y ahora ya ves, me dedico a esto. Vaya que s».

«Me gusta mucho que me cuenten historias, y quien mejor cuenta historias es la gente mayor. Me interesan sus vivencias, que se van a perder cuando ellos no estn. Conocemos los grandes hitos de la historia, pero no sabemos nada de la vida cotidiana de tanta gente mayor que se va a ir. Merece ms la pena escuchar a tus mayores que perder el tiempo con historias de desconocidos en las redes sociales que ni nos van ni nos vienen. Las historias que no nos cuenten se van a perder».

«Mi abuela, la protagonista de mi libro Cosas nuestras, era una mujer que no haba ido apenas a la escuela. Le haban enseado a leer en casa porque tena que trabajar en el campo. Y al final estuvo leyendo toda su vida. Le encantaba leer romances y novelas y hablar de ellas. Tambin aprendi mucho de las letras de las coplas y las canciones populares. Era avanzada a su tiempo».

«Hubo un momento en que tuve que parar de leer sobre Lorca. Mi primera fase de documentacin coincidi con el principio de la pandemia. Me pasaba el da entero leyendo libros, buscando informacin, viendo documentales, tomando notas… Senta mucha responsabilidad y quera enterarme muy bien de todo. Es un personaje muy conocido y tena que aportar algo ms. Me met tanto que me cost salir. Tena tantsima informacin que me cost organizarme y salir de ah. Quera que apareciesen de alguna manera todos los que le conocieron, desde sus familiares y paisanos a sus amigos y sus compaeros de la Residencia de Estudiantes y la Generacin del 27″.

«Mi intencin era hacer un libro que tuviese ritmo, que no fuera farragoso, en el que el lector no se perdiera pero donde a la vez descubriese un punto diferente de un personaje tan conocido. Me cuesta mucho ordenarme, porque soy desorganizada, pero consegu construir un guion a partir de lneas de tiempo y personajes. Escrib lo que quera contar, y si el texto iba a ir en cuadros o en vietas. Por ltimo, me hice un storyboard con lo que ira en cada pgina».

«La parte de su vida que ms me gusta es la de los aos de La Barraca. Esa decisin de irse por los pueblos de Espaa en camiones a representar obras del Siglo de Oro para gente que no lo haba visto nunca, me parece alucinante. Y hacerlo gratuitamente en la plaza del pueblo! Da la sensacin que lo pasaban bien. Queran hacer algo innovador y a la vez til. Pareca una idea utpica a priori pero la llevaron a cabo y funcion hasta que ya no pudo seguir por la guerra. En aquel momento, durante la Segunda Repblica, en Espaa haba un alto grado de analfabetos. Comenzaron las misiones pedaggicas, y es una pena que no continuasen. Si ahora nos preguntamos qu ocurre en la Espaa vaca, imagnate entonces en aquellos pueblos totalmente aislados».

«Muchas veces me he preguntado qu hubiera pasado si no le hubieran asesinado. De su primer libro de poemas, Canciones, al Romancero gitano y a Poeta en Nueva York, hay unos saltos tremendos. Su evolucin hacia la vanguardia sin perder las races es increble. En teatro hizo lo mismo. Escribi obras que no represent en vida, como El pblico o As que pasen cinco aos, porque en su poca no saban cmo hacerlo. Fue el ms avanzado de su generacin».

Lorca a través de la mirada de la ilustradoa Ilu Ros

La ilustradora Ilu Ros publica ‘Federico’, una biografía ilustrada del poeta granadino que recorre su vida y su obra

Lorca a través de la mirada de la ilustradoa Ilu Ros

Imagen de ‘Federico’, la biografía ilustrada de Federico García Lorca por Ilu Ros/ LUMEN

Ilu Ros es murciana y cuenta que en selectividad tuvo que elegir en el examen de literatura entre Azorín -escritor vinculado a la zona de Yecla (Murcia)- y Federico García Lorca. No lo dudó. «Era un escritor que ya admiraba desde pequeña, que había visto obras de teatro suyas. Me salió en selectividad La Casa de Bernarda Alba, era Lorca o Azorín y claro, elegí Lorca», nos cuenta en una entrevista en la SER. Fue el primer idilio con el poeta, una relación que se amplificó cuando ella se fue a estudiar a Granada. «Viví cinco años en Granada y Lorca se volvió en algo más importante para mí. De todas formas, la idea del libro fue de mi editora. Federico García Lorca ya sale en un libro mío anterior, Cosas nuestras, y hablando de él, un día mi editora me dijo que me veía haciendo una biografía de Lorca».

Federico es un libro ilustrado de Lumen. Una biografía en tonos ocres y grises que recorre la vida y la obra de nuestro poeta más universal. En un intento de evitar la tragedia, Ilu Ros nos cuenta desde el principio, su triste final. Asesinado a pocos meses de que estallara la Guerra Civil por los franquistas en Granada. Enterrado no se sabe dónde y llorado en todo el mundo. Una vez superado el final, el libro de Ilu Ros nos adentra en esa vida mágica que vivió Lorca.

«Empecé a documentarme y a pensar en Lorca como un libro para contar su vida, yo tenía un poco la presión de que de Federico García se sabía mucho, pero hay personas que aunque sepan menos, todos saben como murió, asesinado un mes después de que comenzara la Guerra Civil. Lo que quería con el libro es que quien lo leyese descubriera la luz que tiene el personaje, quién era. No quería que el lector estuviese esperando la muerte. Eso ya lo sabemos, pasemos a quién era Lorca».

Y esa documentación, lecturas y visionados de documentales fue el primer paso para crear este libro que rezuma bondad, empatía, alegría y amistad a partes iguales. «Lo que me caló más es que Lorca era una persona que cuando entraba en una habitación todo el mundo se percataba. Para él eran muy importantes sus amigos y su familia. Esto influyó mucho en su teatro, cuyas obras están protagonizadas por gente que conoció y que los convirtió en personajes. Él tenía esa manera propia de mirar el mundo de su alrededor, pasarlo por su filtro y crear un texto. Eso me pareció muy bonito», explica la creadora.

La idea del libro no era desvelar nada nuevo, sino mostrar el espíritu lorquiano a un nuevo público. «Soy dibujante y mi idea era plasmar ese espíritu. Esa persona estaba muy influenciada por su entorno, era muy familiar, muy cercano a sus amigos. Era un intelectual que formó parte de uno de los momentos más poderosos de la historia de las artes y la literatura, la generación del 27», dice la autora. Lo cierto es que Federico es también un fresco de una España republicana, llena de vida, de ganas de cambio y de artistas e intelectuales que el libro refleja alrededor del poeta. «Influyó mucho en la gente que le rodeó, pero ellos también influyeron en él. Alberti, Dalí, Marisa Mallo, Juan Ramón Jiménez… Valoraba muchísimo su amistad y, por tanto, eso tenía que estar en el libro», añade.

La parte más compleja era recrear en imágenes las obras de Lorca, muchas de ellas llevadas al cine, como Bodas de sangre o La Casa de Bernarda Alba. «Dentro del libro tienen un estilo gráfico diferente del resto, para que el lector sepa que estamos en una obra de teatro y no en su vida».

De sus obras, a Ilu Ros le llama la atención cómo Lorca reflejó a las mujeres de su época. «Las mujeres tienen muchísimo peso, desde su madre, las criadas, las señoras… Se fijaba mucho en la situación de la mujer de su época, principios del siglo XX, y en su obra está reflejado. Desde La casa de Bernarda Alba, el drama de Yerma, una mujer que no puede tener hijos, Doña Rosita la soltera, el drama de una mujer burguesa, que no puede hacer nada, más que casarse».

La autora tiene 36 años. Pertenece a una generación que ha sufrido varias crisis económicas y escribe este libro sobre Lorca descubriendo algunos paralelismos entre aquella época y esta. Como ya hizo en su anterior trabajo, Cosas nuestras, Ilu Ros propone un diálogo generacional también en Federico. «Creo que es porque al leerlo a él, al leer sobe su vida, daba la sensación que me estaba diciendo algo. Todo lo que gira en torno a Lorca me parece muy contemporáneo y eso lo hace mortal. Lo entendemos perfectamente, no es alguien lejano en el tiempo. Está ahora mismo aquí y nos cuenta cosas sobre nosotros mismos y quiénes somos»

¿Cómo sería Federico García Lorca en la España y en el mundo de hoy? «Sería el mismo Lorca que fue entonces». «Hay muchos paralelismos con lo que ocurrió entonces y ahora. La gripe española, con el coronavirus, el fascismo. Él seguiría siendo una persona muy libre, estaría en contra del fascismo y defendería la libertad y los derechos de la clase obrera. Él nació en una familia privilegiada, con dinero, pero se sintió muy cerca de gente que vivía en los márgenes. En Romancero gitano con los gitanos, en Poeta en Nueva York con los negros… Era muy empático. En este momento estaría como estamos todos, tristes y enfadados. Es que hay todavía mucha gente que la libertad de los otros les molesta».

Lo más visto

Un artista italiano vende una escultura invisible por 15.000 euros

El reality que desnuda a sus concursantes

Las palabras más largas del diccionario

Programa especial de El Cine en la SER desde el Festival de Málaga

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

Al registrarte podrás:

Ilu Ros: «No tenía sentido contar la vida de Lorca sin hablar de aquellos con los que la compartió»

«Creo que, si Federico viviera hoy, haría y diría exactamente lo mismo que hizo y dijo», afirma, categórica, la dibujante muleña

Se refiere a él por su nombre de pila. ‘Federico’, dice. Con familiaridad, como si le conociera de toda la vida, como el que habla de un compañero de tropelías de infancia. O, más aún, como si fuera sangre de su sangre. Llama la atención; pero, cuando se le pregunta por su relación con el poeta, responde con abrumadora naturalidad: «Si es que…, ya te digo yo que este año he pasado más tiempo con él que con cualquier otra persona». Entre que la tarea era de suma intensidad y que la cuarentena le brindó la ocasión perfecta para zambullirse por completo en su vida y obra, García Lorca se convirtió para la dibujante Ilu Ros (Mula, 1985) en el compañero perfecto para sobrellevar y sobrevivir al confinamiento. Además, por su particular filosofía a la hora de abordar el proyecto –‘conversando’ con aquellos que compartieron con el granadino a través de testimonios o correspondencia–, la murciana ha logrado acercarse al círculo más íntimo del genial escritor con la idea de conocerle mejor. ¿El resultado? Una íntima biografía ilustrada que acaba de ver la luz de la mano de Lumen. Su título, por supuesto, Federico (2021).

Se pasó el confinamiento indagando y dibujando a Lorca y dice que uno de los procesos más difíciles fue el de concentrar tanta información en tan poco espacio. ¿Tiene de sobra, entonces, para otra pandemia?

Pues… la verdad es que me da la sensación de que este mismo libro se podría haber hecho de otras muchas maneras. La vida de Lorca fue tan intensa y su obra tan rica que creo que sí, se podría contar mucho más sobre Federico mirándolo desde un prisma diferente. Me gusta pensar eso, sí. Pero otra pandemia no, por favor [ríe].

En Federico mezcla la voz de Lorca con la de los que le conocieron y con su propia interpretación de su vida y obra. ¿Cree que esa mezcla, ese ejercicio artístico, es el único que nos puede permitir conocer a alguien de verdad (si es que eso es posible…)?

Sobre Lorca se ha escrito y hablado mucho. Desde el punto académico, muchísimo, desde luego, pero tenemos también la suerte de tener registrados testimonios de quienes lo conocieron (amigos, familiares…). También tenemos su correspondencia personal, por ejemplo. El caso es que cuando descubrí todo esto me di cuenta de que él era una persona muy importante para los que le rodeaban, y los que le rodeaban eran un pilar fundamental para él. Lorca era brillante por sí mismo, sí, pero también muy sociable, y no tenía sentido contar su vida sin hablar de aquellos con los que la compartió.

Desde fuera es fácil imaginar que para una artista plástica debe ser una mina inspirar una obra en Lorca por las características estilísticas y formales de su poesía. ¿‘Permite’ Lorca más que otros, en ese sentido?

Efectivamente. Para mí ha sido un regalo ilustrar un libro sobre García Lorca. El universo lorquiano contiene una riqueza visual muy potente, y eso siempre viene muy bien para la inspiración, naturalmente.

Por otro lado, se podría pensar que una voz tan única y desbordante como la de Lorca podría acabar invadiendo su estilo como dibujante y contadora de historias. ¿Ha ocurrido?

Sí. Pero eso es bueno, ¿no? Me refiero: mi intención fue precisamente esa, dejarme llevar por su voz. Al final soy ilustradora, mi cometido era ilustrar a ese Lorca tan abundante. Evidentemente esto ha pasado por un filtro que es el mío –es una interpretación personal–, pero he intentado mantenerme siempre muy cerca de él.

Dice que Lorca la remueve por dentro. ¿Qué ha descubierto sobre usted en este año dibujando al poeta?

[Suspira] La verdad es que este año ya ha sido de por sí muy duro, así que si además te encuentras inmersa en un proyecto tan intenso como este, pues… en ciertos momentos se ha hecho muy cuesta arriba. Pero lo cierto es que, ahora, echando la vista atrás, creo que haber pasado este tiempo de incertidumbre con Federico ha sido hacerlo en la mejor compañía posible. García Lorca vivió muy intensamente, se derrumbó muchas veces y luego renacía de las cenizas, como un ave fénix. Su obra y su vida contienen mucho dolor y mucha alegría dentro. Amaba la vida, y esa forma de ser actúa como un imán para los demás (incluso para los que hemos venido posteriormente a su muerte).

En Cosas nuestras (2020) hablaba de su relación con su abuela. En Federico hay, sin llegar a ser la relación que tiene alguien con su abuela, una atmósfera íntima similar. Como si Lorca fuese alguien de su familia…

[Ríe] Si es que…, ya te digo yo que este año he pasado más tiempo con él que con cualquier otra persona.

El diálogo intergeneracional es una de las señas de identidad de su obra, y suele cristalizar en una especie de verdad gigantesca sobre lo poco que cambian las cosas a lo largo del tiempo. Ahora que se vuelven a escuchar varias de las proclamas fascistas que recorrieron Europa en la primera mitad del siglo XX, ¿cómo viviría hoy Lorca?

Pues yo creo que igual que lo hizo en su momento. Fue una persona comprometida política y socialmente. No perteneció a ningún partido político pero defendió con rotundidad la libertad y la igualdad. Se posicionaba al lado del más vulnerable, del marginado, firmó manifiestos en contra del fascismo… Creo que haría y diría exactamente lo mismo que hizo y dijo.

Hay quien dice que su historia refleja mejor que ninguna otra lo mejor y lo peor de este país. Parece una broma que se siga sin saber dónde está su cuerpo…

Sí. Creo que Lorca supo reflejar muy bien en su obra la forma de ser del ser humano, y más concretamente la del español. Desde la parte más tierna hasta los rincones más oscuros y monstruosos. Su muerte es testimonio de esa parte cruel y salvaje de nuestra historia. Una vergüenza.

Decía Kiko Veneno hace unos meses que uno de los grandes aciertos de La leyenda del tiempo fue situar en el centro la obra de Lorca, según él, el tipo que llenó de poesía este país. ¿Seguimos, de algún modo, en deuda con él?

Siempre. Sin lugar a dudas.

A propósito de ese disco, Leonard Cohen solía decir que lo maravilloso de Lorca era que emocionaba igual a un gitano de La Línea, como era Camarón, que a un bardo canadiense como él. ¿Le ha llegado a abrumar trabajar durante tantos meses con el mundo de un artista universal?

Esto es algo que me llamó siempre la atención sobre él. Con una obra ambientada en un lugar recóndito de la Andalucía rural, con unos personajes muy característicos de ese sitio, hacía vibrar el corazón de alguien al otro lado del planeta. Creo que su universalidad residía en su empatía: reconocía las emociones humanas, era un gran observador, y ahí somos todos iguales.

Me abrumó, sí, y mucho, y pasaron unos meses desde que se planteó la idea hasta que me tiré a la piscina (precisamente por eso, por el vértigo que me daba trabajar con una figura así). Porque Lorca es muy grande y yo soy muy pequeña.

referencia:
www.facebook.com
www.lasexta.com
www.telva.com
cadenaser.com
www.laopiniondemurcia.es

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba