News

Cómo plantar un limonero en maceta de forma sencilla

در حال بارگذاری...

Cómo cultivar un limonero en maceta

Se trata de un árbol de porte moderado y por eso es fácil cultivar limoneros en maceta. Con estos trucos no fallarás.

Cómo cultivar un limonero en maceta

Al continuar en este sitio o utilizar esta aplicación, acepto que el grupo Houzz pueda utilizar cookies y tecnologías similares para mejorar sus productos y servicios, ofrecerme contenido relevante y personalizar mi experiencia. Saber más.

Las claves para plantar un limonero y protegerlo de las heladas

En Infocampo te contamos cómo plantar correctamente un limonero y a proteger cualquier frutal de las heladas.

Las claves para plantar un limonero y protegerlo de las heladas

Tener un frutal en el patio es una opción muy rentable para tener frutas totalmente naturales al alcance de la mano. Por eso, en Infocampo te dejamos todos los consejos para un trasplante exitoso de la maceta al suelo y también te enseñamos a proteger cualquier frutal de las inclemencias del invierno.

La época en la que plantemos el limonero depende, como en todos los cultivos, del clima de la zona. Podemos hacerlo en otoño en lugares con inviernos suaves o, en primavera en lugares con heladas frecuentes.

Se trata de Vicente Trapani, que ya cuenta con el distintivo además de San Miguel y Citrusvil.

El consultor en agronegocios Iván Ordóñez analizó cada sector en diálogo con Infocampo. El impacto de la suba del dólar y las perspectivas de la próxima campaña.

Para la ubicación vamos a elegir una de las zonas más soleadas del jardín ya que, los limoneros no toleran el frío y así la radiación del sol ayudará a combatirlo. En lo posible que también sea una ubicación protegida de los fuertes vientos, ya sea por una pared, otras plantas, etc.

Hacemos un pozo de 50 cm de diámetro por 50 cm de profundidad. La tierra que sacamos al hacerlo la podemos mezclar con abono para que cuando volvamos a rellenar el hueco, tengamos un suelo mejorado.

Es clave que antes de plantarlo, sumerjamos su base unos 15 minutos en agua para que se hidrate la planta. Finalmente dejamos escurrir bien el agua y lo plantamos.

Muchos frutales vienen injertados en el pie, por lo que es importante no cubrir el mismo.

Es algo opcional pero muy útil no tapar al ras del suelo, ya que dejar una leve depresión en el suelo permitirá un mejor riego y además podemos acolchar el suelo con restos vegetales para aportar nutrientes y proteger el suelo de las heladas.

Una vez terminamos de plantar, le damos un riego abundante para asentar bien el suelo y que la planta sufra lo menos posible el trasplante.

Para mantenerlo hidratarlo, hay que darle como mínimo un riego abundante a la semana y, es importante no saturarlo de agua tampoco ya que, podemos matarlo.

Con el objetivo de prevenir el HLB, Senasa y Federcitrus (Federación Argentina del Citrus) remarcan la importancia de adquirir plantas cítricas certificadas para evitar el ingreso y dispersión del HLB a través de plantas cítricas y sus partes provenientes de países limítrofes de manera ilegal y carente de controles sanitarios.

Cabe recordar, que el HLB es una enfermedad que afecta a todos los cítricos, reduce la producción y en casos avanzados puede llegar a matar a los árboles.

Para protegerlo de crudos inviernos vamos a construirle una especie de “casita” muy sencilla y con materiales muy accesibles. Para ello vamos a necesitar:

Construimos una especie de “casita” de palos, asegurando los rincones con precintos y rodeamos toda la estructura con tanza o algún hilo resistente para evitar que la manta se meta en el limonero por el viento. Es fundamental que la manta nunca toque las hojas.

Finalmente dejamos un espacio en la parte baja de la estructura para que la planta pueda respirar y podamos regar.

Sostenida cantidad de días con temperaturas bajo cero, en pleno inicio de la primavera, pusieron en jaque a la producción de fruta francesa. Pérdidas incalculables en los viñedos y el pedido de las autoridades.

Una especialista del INTA detalló cómo es el manejo para obtener buenos resultados a cosecha de esta hortaliza de ciclo corto y sencilla de llevar a cabo.

Desde ACNOA exhortaron a concluir con esta medida, considerando que el acuerdo paritario del sector ya se cerró con la Uatre entre febrero y marzo de este año.

Cómo cultivar árboles frutales en macetas

Cultivar árboles frutales en macetas es una alternativa genial cuando no se tiene jardín. Descubre los cuidados que necesitan para dar fruto.

Cómo cultivar árboles frutales en macetas

Cuidados de los árboles frutales en macetas

Solemos creer que solo teniendo jardín podemos disfrutar de ellos. Sin embargo, cultivar árboles frutales en macetas es posible sin demasiada dificultad. Una manera genial de poder tener nuestra propia fruta, y degustar sus auténticos sabores. Pero no solo quienes tienen una terraza pueden disponer de los árboles frutales así. También es una alternativa perfecta para quienes dispongan de un jardín en el que, ya sea por las características del suelo o por una cuestión de espacio, no puedan plantarlos.

Curiosamente, el origen de plantar árboles frutales en maceta no se debe a un motivo de espacio. Sorprende saber que este estilo de cultivo nació con fines meramente decorativos. Así los árboles frutales en macetas eran una forma de poner un acento personal en patios, terrazas o, incluso, en la entrada de la casa. Algo que se complementaba, también, con un uso peculiar: para marcar visualmente el comienzo o final de un camino dentro del jardín.

Sea por la razón que sea, cultivar árboles frutales en macetas es posible teniendo en cuenta algunos aspectos. Unos fundamentales para que nuestro árbol crezca como tiene que hacerlo, sí. Pero, sobre todo, para algo más importante: que nos regale el sabor de sus frutos.

Aunque los cuidados de los árboles frutales en macetas son muy similares a los plantados en el suelo, hay que tener en cuenta algunas particularidades antes de conocerlos. Para empezar, que no todas las especies son susceptibles de ser plantadas en un contenedor. Ya sea por el crecimiento de las raíces o por otras necesidades, hay árboles frutales más adecuados que otros para ser cultivados así. Por eso, es importante que nos cercioremos a la hora de comprarlo. Es más: no está de más comentar que nuestra intención es tenerlo plantado en una maceta. Una forma de poder optar por frutales enanos, especialmente injertados para ser cultivados en este formato.

Además, hay que tener en cuenta otro aspecto. Los árboles frutales en macetas no alcanzarán nunca las dimensiones de aquellos que se plantan directamente en el suelo. Pero rompamos un mito respecto a ello: esto no tiene nada que ver con el tamaño de sus frutos. Lógicamente y al tener un número menor de ramas, no darán la misma cantidad que los plantados directamente en el suelo. Aún así e independientemente de la cantidad, tendrán la forma y tamaño convencionales de cada tipo de fruta.

Y ahora que conocemos este par de detalles, veamos cómo cultivar árboles frutales en macetas con éxito. Unos que, si bien no difieren mucho con respecto a los cuidados de un frutal plantado en el suelo, sí tienen ciertas peculiaridades.

Aunque pueda parecernos un gesto menor, es quizás uno de los más importantes. Y no nos referimos únicamente a conocer cómo plantar árboles frutales, que también. En realidad, tan importante como esto es el cuándo hacerlo. Cuando nos planteamos cultivar árboles frutales en maceta, lo idóneo es plantar a finales de invierno o, si vivimos en un clima muy frío, a comienzos de primavera. Este detalle marcará de manera inevitable el correcto desarrollo de nuestro árbol. De exponerlo recién plantado a heladas corre el riesgo de congelarse, ya que el trasplante debilita momentáneamente la planta. Por eso, vale más esperar que lamentar.

Además de esto, es importante elegir convenientemente las macetas de nuestros árboles. De entre todos los tipos de macetas, lo ideal es que nos decantemos por las macetas de barro. No solo conservan mejor la humedad y tienen una vida más larga. Además y a diferencia de las de plástico, protegen tanto del calor como del frío las raíces de nuestro árbol.

También es importante elegir una de buen tamaño, aunque al principio nos parezca excesiva. Hay que contemplar que, con los cuidados necesarios, los árboles frutales plantados en macetas requerirán trasplante cada dos o tres años. Por eso, si desde el principio cuentan con un contenedor de buenas dimensiones, alargaremos ese momento. Y cuando hablamos de tamaño no nos referimos solo a su circunferencia. Es importante que tengan un buen fondo, para que las raíces puedan crecer adecuadamente.

El exceso de agua es uno de los principales enemigos de los árboles frutales. Cuando, añadido, hablamos de árboles frutales en macetas hemos de ser todavía más cuidadosos. Algo que pasa, inevitablemente, por crear una buena capa de drenaje en la base de la maceta o contenedor. Para ello, podemos valernos de gravilla o, mejor todavía, de greda volcánica.

Tampoco está de más añadir perlita al sustrato que elijamos. Gracias a ella, estaremos mejorando todavía más la capacidad de evacuación de agua de riego valiéndonos, a la vez, de una de sus virtudes: su alta retención de agua. Estos tipos de sustrato para plantas ayudan a que las raíces estén aireadas. Algo clave, ya que estaremos procurando que hagan su función y distribuyan el agua a lo largo del árbol.

Como sucede con los plantados en suelo, los árboles frutales en macetas demandan un suelo rico y fértil. Lo ideal a la hora de plantar es elegir un sustrato para árboles frutales. En caso de no tenerlo a mano, podemos optar por uno que conjugue un 60% de turba negra con un 30% de perlita y un 10% de humus de lombriz.

Tanto los árboles frutales en macetas como los plantados en el suelo necesitan el máximo de minerales y nutrientes posibles. Es gracias a este tándem como podemos saborear sus frutos. Por eso, tendremos que plantearnos abonarlos de manera regular usando abonos naturales como el humus de lombriz, el guano o el compost. Muy importante tener mano con el fertilizante ya que, por natural que sea, puede dañar las raíces de nuestro árbol si nos excedemos.

Como decíamos antes, los árboles frutales no son amigos de encharcamientos pero sí son demandantes de humedad. Por eso, es importante mantener una pauta semanal constante de riego. Aunque es importante seguir las pautas de riego de cada tipo de frutal, lo idóneo es comprobar el estado del sustrato antes de volver a regar. Lo ideal es que esté prácticamente seco, pero nunca por completo.

Otro aspecto importante es el tipo de agua. La más adecuada para los árboles frutales es regarlos con agua de lluvia o, en su defecto, con agua sin cal.

Una máxima de los árboles frutales, y fundamental para su correcto desarrollo. Y un buen motivo, también, para que pensemos con cuidado dónde vamos a colocar nuestras macetas. Los árboles frutales necesitan recibir la mayor cantidad de luz solar posible cada día. Algo que es vital sobre todo en la época que dan fruto, ya que sin sol es imposible que maduren correctamente. Por ese motivo, hay que buscarles un lugar sumamente soleado. Tampoco está de más que pensemos en algún soporte con ruedas para poder mover nuestro tiesto con facilidad.

Otro aspecto clave es proteger nuestros árboles frutales del viento. Y no solo porque pueda dañar sus ramas sino, fundamentalmente, porque puede estropear los frutos.

Cinco pautas de cultivo sencillas para conseguir que los árboles frutales en macetas nos den el mejor de sus regalos: sus frutos. ¡Anímate a disfrutar de los sabores de verdad cultivándolos!

referencia :
www.houzz.es
www.infocampo.com.ar
verdecora.es

دیدگاهتان را بنویسید

نشانی ایمیل شما منتشر نخواهد شد.

دکمه بازگشت به بالا