News

Los dueos de los cotos de caza

¿De quién es la responsabilidad en los cotos de caza? – Mis Animales

Los cotos de caza son espacios destinados a una actividad que puede generar diferentes tipos de accidentes. ¿De quién es la responsabilidad?

¿De quién es la responsabilidad en los cotos de caza? - Mis Animales

Más allá de las constantes polémicas, la caza deportiva sigue siendo una actividad permitida, aunque regulada, en España. Entre las muchas implicaciones de esta regulación, encontramos las normativas sobre la responsabilidad en los cotos de caza. ¿Qué significa todo ello?

En la práctica, gran parte de los cazadores acuden a los lugares reservados especialmente para la caza con sus perros. De hecho, la cooperación hombre-perro en la cacería es una tradición europea, y muchas de las razas de canes españolas han sido creadas precisamente para esta finalidad.

No obstante, eventualmente los perros pueden verse involucrados en accidentes con otras personas o animales, aunque de forma completamente inconsciente. Y en estos casos, ¿a quién se le reconoce el deber o la competencia de asumir la responsabilidad en los cotos de caza?

A continuación, revisaremos algunos aspectos legales básicos que todo cazador necesita saber antes de concurrir a un coto de caza con su perro. Así mismo, te aconsejamos consultar también las consideraciones fundamentales sobre los perros de caza, en especial respecto al corte de orejas y cola.

Cuando hablamos sobre la presencia de perros en zonas rurales, incluidos los cotos de caza, debemos recurrir al Código Civil español para encontrar un marco normativo; en él se detallan las responsabilidades aplicables a los posibles daños y perjuicios ocasionados por las acciones de los animales de compañía.

Así mismo, es importante resaltar que la normativa sobre la permanencia de perros en áreas rurales pueda variar ligeramente en cada comunidad autónoma, pero el artículo 1905 del Código Civil es muy objetivo al afirmar que:

“El poseedor de un animal, o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe. Sólo cesará esta responsabilidad en el caso de que el daño proviniera de fuerza mayor o de culpa del que lo hubiese sufrido”.

Por lo tanto, la responsabilidad en los cotos de caza sobre los daños y accidentes ocasionados por un perro (u otro animal doméstico), en principio, recaerá sobre su propietario.

Es decir, que el tutor deberá responder por los posibles perjuicios ocasionados por su animal hacia otras personas y sus bienes, o bien a los demás perros que pueden desempeñar la caza en el mismo lugar. También está muy perseguida la caza furtiva.

Además, la ley de la caza prevé que los propietarios pueden recibir sanciones económicas de hasta 300 euros en caso de los perros sueltos se comporten de forma inapropiada en zonas rurales. Por ello, y aun tratándose de un espacio público, la normativa es válida y los animales solo pueden andar libres cuando obedezcan a las órdenes de su tutor.

Ahora, veamos desde la cuestión desde otro prisma: ¿cómo se regula la responsabilidad en los cotos de caza cuando son los propios animales criados en el espacio del coto los que ocasionan daños o perjuicios a otras personas, sus animales o propiedades?

En estos casos, el régimen jurídico aplicable deriva fundamentalmente de la Ley de Caza y del artículo 12906 del Código Civil, cuyo texto expresa lo siguiente:

“El propietario de una heredad de caza responderá del daño causado por esta en las fincas vecinas, cuando no haya hecho lo necesario para impedir su multiplicación o cuando haya dificultado la acción de los dueños de dichas fincas para perseguirla”.

No obstante, estos textos legales pueden resultar poco objetivos –y en ocasiones algo contradictorios– cuando se trata de determinar en qué casos debería el propietario de un coto de caza responder por los daños ocasionados a terceros que deriven directamente de la actividad desarrollada en su propiedad.

A su vez, el Código Civil intenta establecer un criterio centrado en el concepto de ‘culpa’, que no deja de parecer demasiado subjetivo en un contexto jurídico, mientras que la ley establece una definición un poco más objetiva en su artículo 33.1, que dice:

“Los titulares de aprovechamientos cinegéticos, definidos en el artículo 6º de esta ley, serán responsables de los daños originados por las piezas de caza procedentes de los terrenos acotados. Subsidiariamente, serán responsables los propietarios de los terrenos.

En cualquiera de los casos, se atribuye a los propietarios la responsabilidad en los cotos de caza de tomar las medidas necesarias para evitar que los animales no escapen ni traspasen los límites de la propiedad de aprovechamiento cinegético.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Castilla-La Mancha. Máster en Empresas, Inversiones y Finanzas (UNED). Redactor Freelance y Escritor. Técnico especializado en Marketing. Titulado en Nutrición. Titulado en SEO y posicionamiento digital. Tras haber sido funcionario y abogado durante muchos años, actualmente colabora con diferentes medios y diarios digitales, blogs temáticos, desarrollo de páginas web, redacción de guías y manuales didácticos, textos promocionales, campañas publicitarias y de marketing, artículos de opinión, relatos y guiones. Ha participado en importantes proyectos de edición y curación de textos, adaptándolos para webs profesionales. Habitualmente escribe en todo tipo de plataformas, Google Docs, WordPress, etc.

Los invertebrados hexápodos son el grupo de animales más diverso del planeta Tierra. Los diferentes tipos de insectos cuentan con…

Estas preciosas psitácidas, pertenecientes a la familia de las cacatúas, pueden ser una compañía increíble para un humano durante unos 20 años. Sin embargo, al tratarse de un ave exótica…

En la antigüedad, Madagascar pertenecía al supercontinente de Gondwana. Tras su separación de África e India, se ha convertido en la cuarta isla más grande del mundo y ha permanecido…

El cuidado de las crías es fundamental para muchas especies de seres vivos presentes en la naturaleza, pero algunas de…

Los mosquitos, por su tamaño diminuto, aparentan ser inofensivos ante nuestros ojos. Sin embargo, son unos de los animales que…

El proceso metabólico de la fotosíntesis consiste en tomar la energía luminosa del sol a través de los cloroplastos y…

Ley 2/1993, de 15 de julio, de Caza de Castilla-La Mancha. TITULO V.De la planificacin y ordenacin de los aprovechamientos cinegticos

Ley 2/1993, de 15 de julio, de Caza de Castilla-La Mancha. TITULO V.De la planificacin y ordenacin de los aprovechamientos cinegticos

Lo más consultado

Artculo 44

1. Son terrenos de carcter cinegtico los susceptibles de practicarse en ellos la caza.

2. Se excluyen de la consideracin de terrenos de carcter cinegtico todos aquellos que constituyan ncleos urbanos o rurales, villas, jardines, parques destinados al uso pblico, recintos deportivos o cualesquiera otros lugares que sean declarados no cinegticos en razn a sus especiales caractersticas y en los que el ejercicio de la caza deba estar permanentemente prohibido.

Artculo 45

A los efectos de esta Ley, los terrenos de carcter cinegtico podrn ser de aprovechamiento comn o estar sometidos a rgimen especial.

Artculo 46

1. Son terrenos cinegticos de aprovechamiento comn los que no estn sometidos a rgimen cinegtico especial y los rurales cercados en los que existiendo accesos practicables no ostenten, junto a los mismos, carteles o seales en los cuales se haga patente la prohibicin de entrar en ellos, con exclusin de los mencionados en el artculo 44.2 de esta Ley.

2. La condicin de terrenos cinegticos de aprovechamiento comn es independiente, en todo caso, del carcter pblico o privado de su propiedad.

3. En estos terrenos el ejercicio de la caza podr practicarse sin ms limitaciones que las generales fijadas en la presente Ley y en las disposiciones que la desarrollen, as como, en su caso, con las que se contemplan en los apartados siguientes.

4. En los Planes generales para las especies declaradas de inters preferente se podrn establecer limitaciones para el ejercicio de la caza de las mismas en los terrenos cinegticos de aprovechamiento comn, con la finalidad de conservar unos niveles poblacionales mnimos que mantengan en dichos terrenos una regeneracin sostenida de las especies en cuestin.

5. Con carcter general se prohbe practicar la caza en estos terrenos mediante el procedimiento llamado de ojeo, o combinando la accin de dos o ms grupos de cazadores o haciendo uso de medios que persigan el cansancio o agotamiento de las piezas. Se exceptan de esta prohibicin la caza de liebre con galgos, las batidas debidamente autorizadas y aquellas modalidades de caza que reglamentariamente se concreten.

6. Tambin se prohbe con carcter general la caza en terrenos de aprovechamiento comn que se encuentren enclavados en terrenos de rgimen cinegtico especial, cuando la dimensin del enclavado de aprovechamiento comn sea inferior a 100 hectreas.

Artculo 47

1. Son terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial los espacios naturales protegidos, los refugios de fauna, las reservas de caza, las zonas de seguridad, los cotos de caza, las zonas de caza controlada, los cercados y los vedados.

2. Dichos terrenos debern estar sealizados por sus titulares cinegticos con carteles indicadores de la condicin cinegtica de aqullos, conforme a lo que se determine reglamentariamente. Cuando se trate de zonas de seguridad, su sealizacin slo ser obligatoria en los casos que el Reglamento especifique.

Artculo 48

1. A los efectos de la presente Ley se entiende por titular cinegtico toda persona fsica o jurdica que ostente la titularidad de derechos reales o personales que lleven consigo el uso y disfrute del aprovechamiento de la caza en terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial.

2. Se requiere la condicin de titular cinegtico mediante resolucin de la Consejera de Agricultura, una vez cumplidos los requisitos que reglamentariamente se establezcan.

Artculo 49

En los terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial se prohibe entrar llevando armas, perros u otros medios dispuestos para cazar sin estar en posesin de autorizacin o permiso del titular correspondiente.

Artculo 50 De los espacios naturales protegidos

1. Son espacios naturales protegidos aquellos que hayan sido declarados como tales de acuerdo con la legislacin especfica en la materia.

2. El ejercicio de la caza en los mismos y, en su caso, en sus reas de influencia y zonas de proteccin perifrica se ajustar, adems de a lo establecido en esta Ley y disposiciones que la desarrollen, a las determinaciones o previsiones de los planes de ordenacin de los recursos naturales de la zona, cuando existan, as como a los de uso y gestin establecidos para cada espacio concreto.

3. Cuando se inicie el procedimiento de aprobacin de cualquiera de los planes a que se refiere el apartado anterior y durante su tramitacin, sin perjuicio de lo que establezca la legislacin aplicable al caso, la Consejera de Agricultura podr limitar o prohibir, en relacin con la actividad cinegtica acciones que puedan impedir o dificultar de forma importante la consecucin de los objetivos de dichos planes.

Artculo 51 De los refugios de fauna

1. A los efectos de esta Ley se definen los refugios de fauna como aquellas reas naturales en las que las especies cinegticas, en particular las migratorias, queden preservadas del ejercicio de la caza por razones de ndole biolgica, cientfica o educativa.

2. La declaracin de estos refugios corresponde al Consejo de Gobierno, a propuesta de la Consejera de Agricultura.

3. El expediente para dicha declaracin se podr iniciar a instancias del propietario de los terrenos o de oficio por la administracin regional.

4. En los refugios de fauna el ejercicio de la caza estar prohibido con carcter permanente. No obstante, cuando existan razones de orden biolgico, tcnico o cientfico que aconsejen la captura o reduccin de piezas cinegticas, la Consejera de Agricultura podr conceder la oportuna autorizacin fijando las condiciones aplicables en cada caso.

5. La Consejera de Agricultura podr suscribir convenios de colaboracin para la aplicacin y desarrollo de planes de carcter cientfico en los refugios con aquellas entidades, instituciones o asociaciones, pblicas o privadas, que en sus estatutos contemplen objetivos acordes con la finalidad de aqullos.

Artculo 52 De las reservas de caza

1. En aquellas comarcas cuyas especiales caractersticas de orden fsico y biolgico permitan la constitucin de ncleos de excepcionales posibilidades cinegticas, podrn establecerse reservas de caza que, en todo caso, debern crearse por ley regional.

2. La administracin de las reservas de caza corresponder a la Consejera de Agricultura, debiendo ajustarse el ejercicio de la caza en ellas a lo establecido en la Ley de su creacin.

Artculo 53 De las zonas de seguridad

1. En relacin con el ejercicio de la caza, se entiende por zona de seguridad aquella en la que deban, adoptarse medidas precautorias especiales con el fin de garantizar la proteccin de las personas y sus bienes.

2. Se consideran zonas de seguridad las vas y caminos de uso pblico, las vas pecuarias, las vas frreas, las aguas pblicas incluidos sus cauces y mrgenes, los canales navegables, las reas recreativas, las de acampada y las proximidades de zonas habitadas, as como cualquier otra zona que se declare como tal por resolucin administrativa.

3. Tambin tendrn la consideracin de zonas de seguridad aquellos lugares en los que se produzcan concentraciones de personas o ganados, y sus proximidades, mientras duren tales circunstancias.

4. El uso de armas de caza en las zonas de seguridad y en los lugares en que pueda suponer riesgo para el ganado o alterar su normal pastoreo, se atendr a las prohibiciones o limitaciones que se determinen en el Reglamento de esta Ley, sin perjuicio de lo que establezcan otras disposiciones al respecto.

Artculo 54 De los cotos de caza en general

1. Se denomina coto de caza toda superficie continua de terrenos susceptible de aprovechamiento cinegtico que haya sido declarada y reconocida como tal mediante resolucin de la Consejera de Agricultura.

2. A los efectos previstos en el apartado anterior, no se considerar interrumpida la continuidad de los terrenos que constituyan el coto por la existencia de cursos de agua, vas pecuarias, vas de comunicacin o cualquier otra construccin de caractersticas semejantes, sin perjuicio de la observancia, en su caso, de lo previsto en el artculo 71.3 de esta Ley.

3. La declaracin de acotado llevar inherente la reserva del derecho de caza sobre todas las piezas cinegticas que se encuentren dentro del coto, siempre que no hayan sido atradas o espantadas fraudulentamente de terrenos ajenos con el propsito de que lleguen a l. Dicha reserva no ser de aplicacin a los terrenos de dominio pblico que se enclaven, atraviesen o limiten el coto si no se cuenta con la concesin administrativa correspondiente.

4. Cuando la constitucin de un coto de caza pueda lesionar otros intereses cinegticos, pblicos o privados, la Consejera de Agricultura, oyendo previamente al Consejo Provincial de Caza que corresponda y a las entidades y personas afectadas, podr denegar la autorizacin para constituir el acotado.

5. Atendiendo a sus fines y a su titularidad los cotos de caza podrn ser sociales o privados.

Artculo 55 De los cotos sociales de caza

1. Son cotos sociales de caza aqullos cuyo establecimiento responde a los principales de facilitar el ejercicio de la caza en rgimen de igualdad de oportunidades, con especial atencin a los cazadores de la regin, y a la aplicacin y desarrollo por la Administracin Autonmica de planes de recuperacin de la fauna cinegtica.

2. Estos cotos podrn constituirse sobre terrenos pertinentes a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y sobre aqullos otros que para dicha finalidad puedan quedar a disposicin de la Consejera de Agricultura, bien por ofrecimiento a ttulo gratuito de sus propietarios o bien mediante contratacin de su aprovechamiento cinegtico por la citada Consejera.

3. La gestin y vigilancia de los cotos sociales corresponder, con carcter general, a la Consejera de Agricultura.

4. Atendiendo a los mismos principios, las entidades locales bien de forma individual o agrupadamente, podrn patrocinar, en la forma y condiciones que se determinen reglamentariamente, la constitucin de cotos sociales sobre terrenos de sus respectivas demarcaciones, ya sean propios, arrendados o cedidos para su aprovechamiento cinegtico. Su gestin y vigilancia corresponder a las entidades patrocinadoras.

5. Para poder practicar la caza en los cotos sociales ser necesario estar provisto de un permiso especial expedido por el organismo gestor. La adjudicacin de los permisos se realizar de la forma en que reglamentariamente se determine.

6. En el respectivo plan tcnico se establecern las diferentes modalidades de caza que pueden practicarse en cada coto social, as como el nmero mximo de permisos que pueden concederse por temporada cinegtica y el de piezas de cada especie que puede cobrar el cazador.

7. La utilizacin de los cotos sociales queda reservada a los cazadores espaoles, pudiendo fijarse cupos de permisos para cazadores locales y de la regin, cuyo nmero considerado conjuntamente no ser superior al 80 por 100 del total de los permisos admitidos para el coto en el correspondiente plan tcnico.

8. La Consejera de Agricultura, para ampliar la oferta de permisos de caza en las mismas condiciones generales que se determinen para los cotos sociales, salvo en lo referente al precio de las piezas cobradas, podr establecer con los titulares de cotos privados conciertos al efecto.

9. Dado el fin social de estos cotos, cuando en ellos existan terrenos enclavados no sometidos a rgimen cinegtico especial o cuando dichos terrenos estn rodeados en ms de sus tres cuartas partes por el permetro del mismo, la Consejera de Agricultura, previa instruccin del oportuno expediente y dando audiencia a los propietarios afectados, podr acordar la inclusin forzosa de estos terrenos en el coto social, con iguales derechos y obligaciones que los correspondientes a los propietarios de los terrenos integrados de manera voluntaria en el mismo.

Artculo 56 De los cotos privados de caza

1. Conforme a lo previsto en el artculo 54 de esta Ley y a lo establecido en el presente, podrn constituirse cotos privados de caza.

2. La declaracin de coto privado de caza se efectuar a peticin de los propietarios de los terrenos sobre los que se pretenda constituir el acotado o de quienes acrediten fehacientemente disponer de los mismos con fines cinegticos mediante arrendamiento o cesin por un tiempo no inferior al de duracin del plan tcnico exigido para la declaracin del coto.

3. Los terrenos integrantes de estos cotos podrn pertenecer a uno o varios propietarios que se hayan asociado voluntariamente con esta finalidad.

4. Las superficies continuas mnimas para constituir cotos privados de caza sern de 250 hectreas si el aprovechamiento cinegtico principal es la caza menor y de 500 hectreas cuando sea la caza mayor.

No obstante en las zonas donde el nico aprovechamiento viable sea la caza de aves acuticas, la Consejera de Agricultura, odo el Consejo Provincial de Caza correspondiente, podr autorizar la constitucin de cotos privados cuando la superficie sea igual o superior a 100 hectreas, siempre que se incluya en la misma la totalidad de la masa de agua afectada.

5. Cuando existan fincas enclavadas en un coto privado de caza que individual o agrupadamente no renan la superficie continua mnima para constituirse en acotado conforme al apartado anterior, de no mediar acuerdo entre los afectados para que dichos enclavados se integren en el coto, la Consejera de Agricultura podr establecer vedados sobre los mismos, con el fin de salvaguardar su riqueza cinegtica cuando se vea amenazada. Tambin podrn establecerlos, en cualquier caso a peticin de los dueos de los enclavados, o a peticin del titular del coto donde se enclaven, previo informe, en este ltimo caso, del Consejo Provincial de Caza correspondiente y con audiencia al dueo del terreno.

6. Para instalar cercas perimetrales o cercados cinegticos interiores en los terrenos acotados, especialmente en los de caza mayor, es necesario disponer de autorizacin de la Consejera de Agricultura sujeta a las condiciones tcnicas o de otro orden que se determinen reglamentariamente y respetndose, en todo caso, los caminos de uso pblico, las vas pecuarias, los cauces pblicos y otras servidumbres que existan de acuerdo con lo que dispongan las normas al respecto y el Cdigo Civil.

7. Aquellos cotos privados cuyo rgimen de explotacin est basado prioritariamente en sueltas peridicas de piezas de caza criadas en cautividad al objeto de incrementar de manera artificial su capacidad cinegtica, a efectos de esta Ley tendrn la calificacin de cotos privados de caza de carcter intensivo. No se autorizarn estos cotos cuando no se contemple dicho rgimen de explotacin en el correspondiente plan tcnico aprobado.

8. Por va reglamentaria se determinarn las condiciones en que los cotos privados de caza de carcter intensivo pueden desarrollar su actividad, en especial las referentes a controles genticos y sanitarios, requisitos para realizar las sueltas, poca y frecuencia de las mismas y, en su caso, marcado de las piezas, particularmente cuando se trate de especies declaradas de inters preferente.

No se autorizarn nuevos cotos intensivos de caza mayor en las zonas calificadas como sensibles conforme a lo previsto en el artculo 54 de la Ley 9/1999, de 26 de mayo , de Conservacin de la Naturaleza. Prrafo segundo del nmero 8 del artculo 56 introducido por el artculo nico de la Ley [CASTILLA-LA MANCHA] 3/2006, 19 octubre, de las Cortes de Castilla-La Mancha, por la que se modifica la Ley 2/1993, 15 julio, de Caza de Castilla-La Mancha (D.O.C.M. 9 noviembre).Vigencia: 29 noviembre 2006

9. No tendrn la consideracin de cotos privados de carcter intensivo aquellos que sean repoblados con piezas de caza para restaurar las poblaciones cinegticas que pueda sustentar el acotado de manera natural, sin perjuicio de que las sueltas se sometan a lo establecido en el artculo 18 de esta Ley y a lo que en su Reglamento se determine.

10. Cuando los cotos privados de caza incumplan los fines del artculo 1. de la presente Ley, la Consejera de Agricultura, previa incoacin del oportuno expediente, con audiencia a los interesados e informe del Consejo Provincial de Caza, podr anular la declaracin del coto o establecer un vedado temporal sobre sus terrenos.

Ir a Norma

La existencia o colocacin no autorizada de cebos envenenados en cotos de caza se considerar un aprovechamiento abusivo de los recursos cinegticos incompatible con el equilibrio natural.Prrafo final del nmero 10 del artculo 56 introducido por Ley [CASTILLA-LA MANCHA] 9/1999, 26 mayo (D.O.C.M. 12 junio), de Conservacin de la Naturaleza.

11. En los cotos privados el ejercicio del derecho de caza corresponder al titular cinegtico y a las personas que autorice por escrito o que asistan a las caceras que tenga estipuladas.

12. Cuando los cotos privados estn constituidos por asociaciones de propietarios de terrenos colindantes, el ejercicio del derecho de la caza, las caractersticas y rgimen orgnico de la asociacin y, en su caso, la duracin y peculiaridades del arrendamiento o cesin del aprovechamiento cinegtico, debern ajustarse a las previsiones del Reglamento de esta Ley.

13. Los cotos cuya titularidad corresponda a las asociaciones o agrupaciones deportivas de cazadores definidas en el artculo 79 de esta Ley, gozarn de trato preferente en cuantos estmulos pueda arbitrar la Administracin en relacin con la actividad cinegtica.

14. La Consejera de Agricultura expedir la matrcula acreditativa de la condicin de acotado de los terrenos y los inscribir en el registro correspondiente, de acuerdo con lo que reglamentariamente se determine. Dicha matrcula se renovar anualmente, salvo que se formalice de una sola vez para todo el perodo de vigencia del plan tcnico correspondiente al coto.

15. El arriendo, la cesin, as como cualquier otro negocio jurdico con similares efectos de los aprovechamientos cinegticos por los titulares de los cotos privados de caza no eximir a stos de su responsabilidad, como tales titulares, ante la Consejera de Agricultura en relacin con la actividad cinegtica en el acotado.

Artculo 57 De las zonas de caza controlada

1. En los terrenos de aprovechamiento cinegtico comn y por razones de proteccin, conservacin, fomento y ordenado aprovechamiento de sus recursos cinegticos, as como cuando se considere necesario para salvaguardar las producciones agropecuarias o para conservar especies de fauna amenazada de extincin, se podrn delimitar zonas sometidas a rgimen de caza controlada, concedindose preferencia a los terrenos que, estando sometidos a rgimen cinegtico especial, fueran a ser de aprovechamiento cinegtico comn.

2. La actividad cinegtica en estas zonas deber adaptarse a los planes tcnicos que para las mismas apruebe la Consejera de Agricultura, a la que corresponder su declaracin, conforme a lo que reglamentariamente se determine.

3. Por va reglamentaria se determinarn las condiciones para afectar y desafectar terrenos cinegticos al rgimen de caza controlada, as como las normas para regular el disfrute de la caza en dichas zonas.

Artculo 58 De los terrenos cercados

1. A los efectos de esta Ley son terrenos cercados aquellos que se encuentran rodeados por muros, cercas, vallas, setos o cualquier otra obra o dispositivo construido con el fin de impedir o prohibir el acceso de las personas ajenas a los mismos.

2. En los terrenos cercados no acogidos a otro rgimen cinegtico especial, la caza estar prohibida, salvo en los casos en que resulte permitido su ejercicio de acuerdo con lo dispuesto en el artculo 46.1 de esta Ley y a lo previsto en el apartado siguiente.

3. Todo terreno cercado que tenga las superficies mnimas a que se refiere el artculo 56.4, podr constituirse, a peticin de quien tenga el derecho, en coto de caza, siempre que su cerramiento cumpla las condiciones que se fijen reglamentariamente, est debidamente sealizado y cuente con el correspondiente plan tcnico aprobado.

4. A peticin de parte interesada, la Consejera de Agricultura podr adoptar medidas encaminadas a controlar las piezas de caza existentes en terrenos cercados no acogidos a otro rgimen cinegtico especial cuando originen daos en los cultivos del interior del cerramiento o en las fincas colindantes.

5. Las autoridades o sus agentes con competencia en materia cinegtica podrn entrar en los terrenos a que se refiere este artculo para vigilar y hacer observar el cumplimiento de la presente Ley.

Artculo 59 De los vedados de caza

1. Son vedados de caza aquellos terrenos en los que por resolucin de la Consejera de Agricultura se prohba con carcter temporal el ejercicio de la caza.

2. Con independencia de su titularidad cinegtica podrn incluirse en la condicin de vedados los siguientes terrenos:

3. Se declararn vedados aquellos cotos privados de caza en los que concurra alguna de las siguientes circunstancias:

4. La sealizacin de los vedados de caza se realizar por cuenta de los titulares de los terrenos cinegticos, incluidas las Entidades locales, cuando sea por acciones del apartado 2, d), emprendidas a instancias de los mismos, y siempre cuando se trate de los casos previstos en el apartado 3, letras a) y c), o por haberlo solicitado el titular del coto o el dueo del enclavado; y a cargo de las instituciones, Entidades u organismos correspondientes en los casos del apartado 2, letras f) y g).

Artculo 60

1. La declaracin de especie de inters preferente a que se refiere el artculo 10 de la presente Ley implicar la aplicacin de un Plan General, de mbito regional, para la conservacin y aprovechamiento cinegtico de la especie en cuestin, que ser elaborado por la Consejera de Agricultura y cuya aprobacin corresponde al Consejo de Gobierno.

2. Los planes generales debern contemplar, como mnimo, una zonificacin y clasificacin de los terrenos que constituyan hbitat para la especie de que se trate niveles de proteccin y criterios para determinar en cada caso las bases de su aprovechamiento.

3. El contenido de estos planes se ajustar a los planes de ordenacin de los recursos naturales, cuando existan, y a cuantos otros estn formalmente aprobados para los espacios naturales protegidos o para la fauna amenazada.

4. Las normas para la elaboracin, desarrollo y revisin de los planes generales para las especies de inters preferente se establecern reglamentariamente.

Artculo 61

1. En todo coto de caza el aprovechamiento cinegtico se realizar conforme a un Plan Tcnico aprobado por la Consejera de Agricultura, ante la que deber presentarlo quien tenga derecho a constituir el coto segn lo establecido en esta Ley.

2. No se declarar coto de caza aquel terreno para el que no se haya aprobado el correspondiente plan tcnico. No obstante lo anterior, cuando a juicio de la Consejera de Agricultura sea conveniente para proteger la riqueza cinegtica del terreno afectado, se podr declarar provisionalmente el acotado si habindose presentado el plan tcnico ste es rechazado por la Administracin requiriendo del interesado la presentacin de otro nuevo; pero no podr realizarse ningn aprovechamiento de la caza hasta que se haya producido la declaracin definitiva.

3. Una vez aprobado el plan tcnico, y durante su vigencia, el aprovechamiento cinegtico del coto se regir por el mismo, sin perjuicio de atenerse a lo que dispongan las rdenes de vedas o las medidas excepcionales que adopte la Administracin competente de acuerdo con lo previsto en esta Ley.

4. El titular del acotado responder del desarrollo y cumplimiento del plan tcnico aprobado. Si observase desviaciones que pudieran afectar a los objetivos marcados en el plan o pretendiera introducir modificaciones, deber revisarlo y someterlo a aprobacin de la Consejera de Agricultura. A efectos de control, dicha Consejera en cualquier momento podr exigir del titular cinegtico la presentacin de los datos e informes que estime oportunos sobre el desarrollo del plan.

El empleo de medios o procedimientos de caza que aun estando previstos en el plan precisen de autorizacin administrativa especial de acuerdo con lo establecido en la presente Ley, deber ser expresamente solicitado por el titular del coto y su otorgamiento, de proceder, se podr hacer de una sola vez para el ao que transcurra.

Asimismo, se deber dar cumplimiento a lo dispuesto en la presente Ley sobre sueltas y repoblaciones cinegticas, aunque se contemplen en el plan tcnico aprobado.

Lo expresado en el primer prrafo del presente apartado es sin perjuicio de la observancia de las normas vigentes sobre inspeccin sanitaria de productos cinegticos.

5. Los planes tcnicos de caza se adaptarn a los que los rganos competentes hayan aprobado para la ordenacin de los recursos naturales, para la gestin de los espacios naturales protegidos o para la conservacin de la fauna amenazada, as como en su caso a los generales para las especies cinegticas declaradas de inters preferente.

6. No se permitir practicar la caza en las modalidades no previstas en el plan tcnico aprobado, incluida la caza selectiva.

7. En aquellos cotos de caza en los que existan lugares de paso o parada de aves migratorias el aprovechamiento de estas especies para poder realizarse deber estar debidamente incorporado y aprobado en el plan tcnico del coto.

8. En los cotos cuya superficie sea igual o superior a 500 hectreas se reservar del ejercicio de la caza al menos un 10 por 100 de esa superficie para tranquilidad de las especies cinegticas que integren el aprovechamiento principal localizada fundamentalmente en zonas del coto que constituyan hbitat de dichas especies.

9. Cuando existan enclavados declarados vedados de acuerdo con lo previsto en el artculo 56.5 de esta Ley, la superficie de los mismos se podr computar como parte de la reserva a que se refiere el apartado anterior.

10. La vigencia de los planes tcnicos de caza se extender con carcter general hasta el 31 de marzo del quinto ao siguiente al de la fecha de la correspondiente resolucin aprobatoria. Transcurrido dicho plazo el plan deber ser revisado y sometido de nuevo a su aprobacin.

11. Cuando la superficie del terreno afectado sea igual o superior a 500 hectreas, el plan tcnico deber estar suscrito por un facultativo competente, salvo cuando se refiera a cotos de aves acuticas en cuyo caso deber estarlo siempre cualquiera que sea la superficie.

12. Si se comprueba que un plan tcnico aprobado contiene datos falsos o se est aplicando indebidamente previa incoacin del oportuno expediente sancionador, podr ser anulado o cautelarmente suspendida la actividad cinegtica por la Consejera de Agricultura, sin perjuicio de que por sta se emprendan las dems acciones que correspondan contra el titular del coto y quien suscriba el plan, en su caso conforme a lo previsto en esta Ley y en el Cdigo Penal.

13. Las restantes normas para la elaboracin, desarrollo y revisin de los planes tcnicos de caza se establecern por va reglamentaria.

Artculo 62

1. La Consejera de Agricultura promulgar anualmente, antes del 31 de mayo la Orden de Vedas aplicable con carcter general a todo el territorio de la Comunidad Autnoma, sin perjuicio de que pueda adoptar posteriormente medidas previstas en esta Ley para corregir situaciones excepcionales encaminadas a preservar o controlar las poblaciones cinegticas.

2. La Orden de Vedas deber contemplar al menos lo siguiente:

3. Asimismo en la Orden se diferenciarn las especies de caza segn lo previsto en el artculo 11 de la presente Ley, aplicndoles en cada caso el tratamiento que corresponda.

4. Las rdenes de vedas tendrn en consideracin los planes aprobados por la Administracin para la ordenacin de los recursos naturales espacios protegidos o para la fauna amenazada, en cuanto afecten a la actividad cinegtica, as como los existentes para las especies declaradas de inters preferente a los que debern ajustarse.

referencia :
misanimales.com
noticias.juridicas.com

دکمه بازگشت به بالا