Noticias

El tráfico de internet contamina tanto como la aviación

Contaminación atmosférica

Sigue toda la actualidad sobre Contaminación atmosférica. Noticias de última hora, artículos de opinión, directos… encuéntralo todo y más en RTVE.es

Contaminación atmosférica

El Ejecutivo prepara la Estrategia Estatal de la Bicicleta para fomentar la utilización de este medio de transporte verde en detrimento de automóviles. El plan prevé líneas maestras a aplicar hasta 2025 como formar a alumnos en el manejo de la bici desde los propios colegios o mejorar las infraestrucuras existentes para su uso.

Desde 2005, cada 17 de mayo se conmemora el Día Mundial del Reciclaje para concienciar a la sociedad de que todavía queda mucho por hacer. En España se destinan al reciclaje menos del 40% de los residuos urbanos, y solo el 25% de los envases de plástico se recoge para reciclar, según Greenpeace.Además, el país está lejos de los objetivos de la Union Europea, que por ejemplo dice para que 2025 se deberían reciclar al menos el 50% de los plásticos. Los expertos piden un mayor compromiso de los ciudadadanos y las empresas para reciclar, y del Gobierno para aprobar una ley de residuos más ambiciosa.

El Tribunal Supremo ha anulado Madrid Central, esa zona donde sólo se autorizaba el paso a los vehículos de bajas emisiones. El supremo inadmite el recurso presentado por Ecologistas en Acción, y confirma la sentencia previa del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en la que anulaba esa zona de bajas emisiones por defectos formales.Analizamos esta decisión con Adrián Fernández, responsable de movilidad de Greenpeace y portavoz de la plataforma «Madrid Respira». 

Casi todos sabemos lo que significa para el medio ambiente la extracción de recursos fósiles, las emisiones de estas fuentes de energía o la basura tecnológica, pero hay otra basura que generamos cuando navegamos en la red o usamos aplicaciones informáticas, que no se ve, y tiene que ver tanto con las energía utilizada en por el hardware que posibilita las casi infinitas operaciones en Internet, como el que consume cualquier software, en menor o mayor medida. Este último está siendo un nuevo campo de investigación para informáticos y ambientalistas del que se habla menos. ¿Te imaginas una etiqueta de consumo al lado de la aplicación que quieres instalarte en tu móvil? Con los coches o los electrodomésticos no tienes que imaginarlo porque ya existe. 

Todas las acciones que hacemos en la red consumen recursos, energía, y por tanto aportan centímetros al diámetro de pisada de la huella de carbono y en este pastel cualquier trozo importaGreenpeace prevé que las emisiones de efecto invernadero del sector informático alcancen el 14% de las emisiones mundiales en 2040.

Este raportaje cuenta con los testimonios de Joana Moll, artista e investigadora; Coral Calero, doctora en Informática, investigadora del impacto del software en el medioambiente y miembro del grupo de investigación Alarcos; Enrique Onieva, investigador en Inteligencia Artificial, Ciencia de Datos y profesor en la Universidad de Deusto; y Tatiana Nuño, responsable de la Campaña de Energía y Cambio Climático de Greenpeace España.

En los últimos días hemos conocido varios estudios que indican que el mestizaje entre neandertales sapiens fue mucho más frecuente de lo que se creía hasta el punto de que algunos expertos sugieren que los primeros pudieron ser absorbidos por las poblaciones humanas modernas que colonizaron Europa y Asia. Por cierto, que un equipo internacional ha publicado en Science la recuperación de ADN nuclear de neandertales a partir del sedimento de dos cuevas siberianas y de la Galería de las Estatuas, en la Cueva Mayor de la sierra de Atapuerca. Un trabajo que permitirá  identificar a los moradores de una cueva prehistórica aunque no haya fósiles humanos. Hemos entrevistado a Carles Lalueza Fox, experto en paleogenética. La opinión pública en general y la comunidad científica en particular, siguen impactadas por las imágenes de maltrato animal en el laboratorio Vivotecnia, en Madrid. Un comportamiento que ha sido calificado de absolutamente inaceptable por Lluís Montoliu, presidente del Comité de Ética del CSIC, quien ha lamentado la crueldad y la falta de empatía con los animales. Cuando la humanidad quiere unirse frente a un mal común lo consigue. Lo está haciendo contra el coronavirus y lo hizo contra el agujero de ozono, descubierto por el mejicano Mario Molina y el estadounidense Frank Sherwood, cuyo trabajo –ha recordado Javier Cacho— llevó a la firma del Protocolo de Montreal en 1987 y que ambos científicos fueran galardonados con el Premio Nobel de Química en 1995. La COVID 19 ha afectado gravemente a la salud, a la economía, pero también a nuestra forma de hablar con palabras y expresiones que se han incorporado a nuestro lenguaje cotidiano como nos ha contado Eva Rodríguez, quién también nos ha informado de la incorporación del plástico a la cadena trófica y la foto de una medusa con un trozo de plástico en su interior. El doctor Gargantilla nos ha hablado de los avances médicos que surgieron en la I Guerra Mundial, como los rayos X, las transfusiones sanguíneas y de la famosa píldora número 9 de los botiquines de campaña. Con Esther García hemos visitado en el Museo Nacional de Ciencias Naturales la exposición de pintura “Arte y Ciencia del siglo XXI”, una muestra que se enmarca en el 250 aniversario de la institución y que se puede visitar hasta el 30 de agosto. Con testimonios de su comisario, el biogeógrafo David Vieites; de la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez; y del director del museo, Santiago Merino.

Francia ha dado ya el paso para prohibir vuelos domésticos que se puedan hacer en tren, en menos de dos horas y media. El objetivo es contaminar menos. De media, un avión contamina siete veces más por persona que el tren.

La medida forma parte de un proyecto de ley de Macron que busca recortar las emisiones de carbono en un 40 % de aquí al 2030 y ha sido aprobada en la Asamblea Nacional en medio de un acalorado debate.El sector del transporte aéreo es uno de los más castigados por la crisis. Por eso el Gobierno ha inyectado 4.000 millones de euros en Air France, con el compromiso de que adopte una política que la convierta en la compañía más respetuosa con el planeta.

Foto: AFP/ STEPHANE DE SAKUTIN. 

Los niveles de calidad de aire y de ruido han mejorado mucho en España desde que, en marzo de 2020, comenzara el confinamiento por el estallido de la crisis del COVID. Eso ha permitido hacer un experimento involuntario y natural a científicos como el profesor e investigador del CSIC, Xavier Querol, que nos cuenta que ahora están intentando aprender de todos estos datos. España fue el país del mundo que más llego a reducir sus emisiones, un 19.8% frente al 8.8 del resto. Ahí se observó una mejora en la calidad del aire, pero al mismo tiempo se vio que había algunos contaminantes que incluso crecieron, como las partículas en suspensión generadas por los amoniacos. Se localizó en zonas como Barcelona, Zaragoza o Murcia, donde los niveles de amoniaco derivados de las explotaciones porcinas los colocan entre los 20 sitios más contaminados del mundo.

   Noticia      Crónicas   

El Grupo de la Ley Integral del Amianto insta a abordar ya el que califica de «desastre medioambiental y sanitario» para la población española: la contaminación por amianto, desde los vertidos incontrolados hasta el apoyo a los familiares de las víctimas que se ven obligados a recurrir a los tribunales pidiendo responsabilidades. Hablamos con Leonardo Visconti, Portavoz del Grupo de la Ley Integral del Amianto.

Las nuevas tecnologías de comunicación son claves en la lucha contra el cambio climático. Pero también tienen su cara B: la fabricación de dispositivos electrónicos es contaminante y el consumo de energía en la circulación de datos es muy elevado. Si esa energía no es limpia, también emitirán gases de efecto invernadero, y es que aunque no vemos salir humo, cada película online, cada conferencia en directo por internet, cada vídeo subido a una red social produce CO2. De hecho, el mundo digital genera el 4 % de las emisiones mundiales, igual que la aviación civil. Ahora el 5G y la inteligencia artificial amenazan con multiplicar el consumo energético y las emisiones. Para evitarlo, la «programación verde» trata de ahorrar en algoritmos. En manos de los usuarios está, por ejemplo, sustituir el streaming por descargas, reducir el uso de vídeo y evitar la alta definición cuando no sea necesaria, o utilizar aplicaciones que compensen sus emisiones, como el buscador Ecosia, que lo hace plantando árboles.

Nuestros compañeros Lorenzo Milá y Albert Barniol analizan si la borrasca Filomena es un signo del calentamiento global.

Madrid ha activado el escenario 1 por alta contaminación que reduce la velocidad en la M-30 a 70 km/h. El anticiclón y la inversión térmica, unido a la contaminación de calderas y coches han disparado los niveles de dióxido de nitrógeno en la ciudad. Este episodio durará al menos hasta el miércoles. Desde Ecologistas en acción piden prudencia con el uso de calderas y para el futuro, anticipar las restricciones de tráfico antes de que sea visible el problema. Se recomienda priorizar el transporte público y evitar hacer deporte al aire libre. Informa Borja Cacho.

En medio de la pandemia del covid-19, la organización Greenpeace, pide al gobierno más trenes y menos aviones para así poder luchar contra el cambio climático. El ferrocarril emite 20 veces menos de CO2 que el avión por pasajero y kilómetro y su impulso debe ser una pieza clave en la futura Ley de Movilidad, para que España cumpla los compromisos del Acuerdo de París. Además Greenpeace propone la sustitución de vuelos cortos, por trenes. Curiosamente la situación que estamos viviendo es que el precio de viajar en tren se ha encarecido y hay menos frcuencias de trenes. También hay problemas con la eliminación de trenes comarcales y regionales. Hablamos de todo ésto con dos expertos de la organización. 

Una niña de 9 años se ha convertido oficialmente en la primera persona que muere en el Reino Unido por culpa de la contaminación del aire. La niña murió en 2013 por un ataque de asma y ningún médico supo determinar el motivo. Un tribunal británico dictaminó este miércoles, en una sentencia pionera en el Reino Unido, que la polución ambiental fue una de las causas que contribuyó a su muerte. FOTO: BEN FATHERS/AFP

Consejos para compaginar la tecnología y la protección del medio ambiente, por INTELLIGENT SURVIVAL

¿Situar la tecnología al servicio de la ecología? Intelligent Survival aporta una guía con interesantes consejos prácticos para usar a diario

Consejos para compaginar la tecnología y la protección del medio ambiente, por INTELLIGENT SURVIVAL

Este nuevo año, Intelligent Survival se compromete a sensibilizar a los consumidores y a los empleados sobre las cuestiones del desarrollo sostenible, en el trabajo y en la vida diaria.

¿Cómo poner la tecnología y la innovación al servicio del medio ambiente?

Aunque la cuestión puede parecer sencilla a primera vista, ponerla en práctica no siempre es tan evidente. Sin embargo, en la vida cotidiana, el trabajo y en la vida privada, es posible poner la tecnología al servicio de una mejor protección del planeta.

A continuación, se ofrecen algunos consejos de cómo poder realizarlo:

1.- No considerar que la tecnología es siempre verdeCuando se piensa en la relación entre tecnología y ecología, se tiende a ver sólo lo positivo: cómo Internet puede reducir el uso de papel, cómo la tecnología puede producir energía renovable, cómo se puede inventar tecnologías para almacenar el carbono… Se puede terminar pensando que el progreso técnico es casi siempre beneficioso para el bienestar del medio ambiente. Pero esto no es cierto.

De hecho, muy a menudo, la tecnología tiene un impacto muy significativo en el ecosistema. Por ejemplo, Internet, que a menudo se considera una tecnología respetuosa con el medio ambiente porque está desmaterializada, sin papel por ejemplo, es en realidad extremadamente contaminante.

El impacto medioambiental de Internet supone entre el 2 y el 7% de las emisiones de gases de efecto invernadero del planeta, más que toda la aviación mundial. También es un gran consumidor de metales, recursos no renovables y otros materiales. Esto se debe a la fabricación de equipos como ordenadores y servidores, así como a la energía necesaria para los centros de datos.

Otro ejemplo: los libros electrónicos, a menudo se piensa que son respetuosos con el medio ambiente porque evitan la impresión de libros (y por tanto la tala de árboles), pero en realidad suelen contaminar más que los libros de papel.

En cuanto a las energías renovables, si bien son muy útiles para la transición ecológica, también tienen su parte de impacto en el medio ambiente

Por tanto, se debe ser conscientes de que la mayoría de las tecnologías, aunque se llamen «verdes», no siempre son respetuosas con el medio ambiente. A veces, su impacto es incluso considerablemente mayor que el de una alternativa de baja tecnología.

Que una empresa fabrique un taxi con volante eléctrico, un sistema revolucionario de almacenamiento de carbono o un cargador solar no significa que sea realmente ecológica. Hay que mirar la tasa de retorno de la energía, comparar el consumo de material, y suele ser más complicado de lo que se piensa.

Así que antes de recurrir a una solución tecnológica por razones ecológicas, hay que informarse para poner en perspectiva un paradigma que a veces puede ser muy perjudicial para el medio ambiente.

2 – Aprender los gestos adecuados para utilizar la tecnología de forma ecológicaUna vez que se ha tomado conciencia de ello, el segundo paso es conocer las acciones que permiten limitar los impactos ambientales de la tecnología.

Por ejemplo, internet, no porque Internet sea muy contaminante se debe prescindir de su uso, al contrario, se debe aprender a utilizarlo correctamente para limitar la contaminación.

Por ejemplo, los estudios demuestran que lo que más energía consume en las redes sociales de Internet es el streaming de vídeos. Limitar el visionado del streaming o adaptar la calidad de la imagen pueden ser, por tanto, formas de limitar el impacto medioambiental de Internet.

También hay muchas otras formas de limitar el consumo de datos, ya sea en el ordenador o en el teléfono móvil: navegar por páginas web eco diseñadas, utilizar apps o programas eco diseñados.

Lo mismo ocurre con el uso del ordenador todas estas tecnologías pueden utilizarse de forma óptima para reducir su consumo de energía, preservar su vida útil y limitar así su impacto en el medio ambiente.

3 – Utilizar la tecnología para medir y optimizarSin embargo, la tecnología puede ser útil cuando se utiliza para medir y optimizar datos que de otro modo serían difíciles de entender.

Hay muchos ejemplos, algunas empresas utilizan la inteligencia artificial para medir y predecir los aumentos de contaminación y así combatir la contaminación atmosférica adaptando las condiciones del tráfico, por ejemplo.

Otros utilizan la gestión de datos que permiten las nuevas tecnologías para hacer más fluido el tráfico, para anticipar y predecir mejor los movimientos de las flotas de vehículos de las empresas con el fin de reducir las emisiones de CO2. Hay docenas de formas de utilizar el big data para hacer más sostenibles los negocios.

También es posible a nivel individual, por ejemplo, ya existen sistemas digitales que permiten medir el consumo de energía en los hogares para optimizarlo y adaptarlo: termostatos conectados, ahorro de energía a través de la domótica, contadores de electricidad conectados. Todo ello puede ayudar a evitar una serie de residuos, utilizando la tecnología y los datos para identificarlos y prevenirlos. Siempre y cuando, por supuesto, estas tecnologías estén optimizadas para no consumir demasiada energía y recursos.

4 – Poner las nuevas formas de comunicación al servicio del medio ambienteOtra forma de poner la tecnología al servicio del medio ambiente es utilizar los medios de comunicación que se ofrecen para proteger la naturaleza.

En todo el mundo existen programas colaborativos y participativos que utilizan redes online para cuantificar y evaluar los cambios medioambientales.

Cada vez más, estas funcionalidades se están desarrollando en todo el mundo para ayudar a los científicos a entender mejor el clima, la naturaleza, la biodiversidad, etc.

Las aplicaciones móviles que ayudan a conocer mejor el estado del medio ambiente, y a través de alguna de ellas por ejemplo, explorar la biodiversidad de los territorios.

5 – Elegir la innovación (alta o baja tecnología) al servicio del planetaLa mayoría de las veces, la mejor manera de ser ecológico es evitar la compra de artículos de alta tecnología. Pero a veces la tecnología, la tecnología digital y la innovación también permiten, mejorar los modos de producción y consumo.

Los consumidores tienen un papel importante eligiendo tecnologías que se basen en un objetivo ecológico. Existen en casi todas partes, ya sea para elegir un proveedor de placas solares como energía renovable, un teléfono de diseño ecológico, sistemas de micro riego para jardines verticales y huertos o aplicaciones de conducción ecológica, se pueden elegir productos más respetuosos con el medio ambiente, la mayoría de las veces gracias a técnicas como el diseño ecológico.

Tampoco se debe olvidar que hay innovaciones de baja tecnología que pueden mejorar mucho el impacto ambiental. Es el caso, por ejemplo, de los hogares con materiales aislantes naturales, que permiten una mejor iluminación y calefacción sin gastar energía.

Básicamente, se tiene que revisar la visión que se tiene de la innovación tecnológica. Si se quiere ser ecológico no se debería elegir un producto sólo porque sea innovador o tecnológico, sino porque tenga una tecnología que permita un ahorro real de energía y recursos.

Por supuesto, no siempre es fácil encontrar esta información, pero si realmente se quiere hacer un gesto por la ecología, es esencial.

referencia:
www.rtve.es
www.comunicae.es

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba