Noticias

Alerta alimentaria: retiran un popular chorizo español y piden que no se consuma

Alerta alimentaria: retiran esta tableta de chocolate de los supermercados y piden que no se consuma

Nuevo aviso de un producto comercializado en diversos supermercados de España, que podría poner en serios problemas la salud de algunos usuarios. Tras detectar listeria en un lote de salmón y del peligro de unos noodles procedentes de Hong Kong, esta vez Consumo y algunas instituciones alimentarias han advertido del riesgo que podría suponer la tableta de Chocolates Merino.

Alerta alimentaria: retiran esta tableta de chocolate de los supermercados y piden que no se consuma

Nuevo aviso de un producto comercializado en diversos supermercados de España, que podría poner en serios problemas la salud de algunos usuarios. Tras detectar listeria en un lote de salmón y del peligro de unos noodles procedentes de Hong Kong, esta vez Consumo y algunas instituciones alimentarias han advertido del riesgo que podría suponer la tableta de Chocolates Merino.

La tercera alerta en menos de siete días del Ministerio de Consumo afecta esta vez a un popular producto, muy demandado en los hogares españoles. Una tableta de chocolate para hacer a la taza, de la empresa Chocolate Merino, que podría incluir proteína de leche no incluida en el etiquetado.

Un problema que afectaría a los intolerantes a esta sustancia y por lo que la propia compañía ya ha avisado a todos sus clientes para que retiren el producto del mercado. En concreto, distribuido en la Comunidad de Madrid y La Rioja, los lotes afectados son los 120121 y 150421, con fecha de consumo preferente el 02/2022.

«El producto en sí no presentaría problemas para los no alérgicos a la proteína de la leche»

«Como medida de precaución, la Aesan recomienda a aquellos consumidores alérgicos a la proteína de la leche que pudieran tener el producto en sus hogares que se abstengan de consumirlo», ha señalado la Agencia Española de Sanidad Alimentaria y Nutrición.

Así mismo, esta institución dependiente de Consumo ha recordado que «este producto no implica ningún riesgo para el resto de consumidores». Un aviso con el que, no en vano, habría que tener cuidado y mirar bien el etiquetado para evitar posibles problemas futuros.

Alerta alimentaria: retiran un popular chorizo español y piden que no se consuma

Los embutidos fueron elaborados en España y comercializados por Auchan en Francia. El fabricante niega la alarma y afirma que fue un falso positivo.

Alerta alimentaria: retiran un popular chorizo español y piden que no se consuma

Chorizo E. E.

La marca Auchan (Alcampo) ha detectado recientemente contaminación por listeria en uno de sus lotes de ‘chorizo extra fuerte’ elaborado en España y comercializado en Francia. Tras la alerta alimentaria comunicada a través de la Red de Alerta Alimentaria Europea (RASFF), se ha procedido a la retirada del producto afectado.

La cárnica Palacios, proveedora de marca blanca de grandes supermercados, afirma que se trató de un falso positivo y una notificación «indebida» al RASFF. «Los numerosos análisis del lote presuntamente afectado, los anteriores y posteriores han resultado satisfactorios como se lo hemos acreditado documentalmente al cliente francés. El chorizo PALACIOS es 100% seguro», comnunican a EL ESPAÑOL.

Según comunicaba la propia Auchan, los clientes que aún tuvieran el chorizo en casa debían devolverlo sin consumirlo. «Las personas que lo hubiesen consumido y que presentasen fiebre aislada o acompañada de dolor de cabeza, están invitadas a consultar de urgencia a su médico de cabecera indicándoles este consumo». 

Además, incide el comunicado, la alerta se dirige especialmente a «las mujeres embarazadas, las personas inmunodeprimidas y las personas de tercera edad» que deben «redoblar la vigilancia» frente a estos síntomas. Podrían ser indicativos, señalan, de una listeriosis, «una enfermedad que puede ser grave y cuyo plazo de incubación puede ser de hasta ocho semanas».

Los datos del lote retirado en Francia son los siguientes: ‘Chorizo extra fort’ de marca Auchan en formato de 225g, lote 143303 con fecha de caducidad 14/09/2021 y EAN : 3596710379415. Ningún otro producto de la marca se ve afectado por esta alerta.

El chorizo español retirado en Francia.

Las infecciones por Listeria monocytogenes son las que más preocupan a los expertos en Seguridad Alimentaria, por su relativa frecuencia y el peligro que representan para los colectivos de riesgo. El caso más grave en España tuvo que ver con la carne mechada comercializada en 2019 por la cárnica andaluza Magrudis, que provocó cuatro fallecidos, siete abortos y más de 200 afectados.

La listeria es un microoganismo especialmente peligroso para la industria alimentaria ya que, pese a someter a sus productos a exigentes controles, es capaz de sobrevivir a condiciones especialmente extremas. «Cocinar a temperaturas superiores a 65ºC mata a las bacterias. Sin embargo, la Listeria puede contaminar los alimentos tras su elaboración (por ejemplo, la contaminación puede ocurrir después de que los alimentos se cocinen pero antes, pero antes de envasarlos)», advierte la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. 

La carne no es el único alimento susceptible de ser infectado. El queso fresco, los germinados, los pescados o mariscos ahumados, y las carnes procesadas son sus productos preferidos. Así, la Aesan remarca que es «especialmente importante seguir buenas prácticas de fabricación, prácticas correctas de higiene y el control efectivo de la temperatura en toda la cadena de producción, distribución y almacenamiento de alimentos, incluso en el hogar». 

De igual forma, a nivel individual, lavarse las manos con agua y jabón, comprobar que el frigorífico está siempre a una temperatura menor a cuatro grados centígrados, o mantener separados los alimentos crudos de los cocinados suelen ser medidas efectivas contra la Listeria. También conviene tener siempre limpios utensilios de cocina que hayan sido utilizados para cortar carnes o ahumados.

El metro: la revolución de los pesos y medidas

El metro: la revolución de los pesos y medidas

Mientras recorría Francia en vísperas de la Revolución, el escritor inglés Arthur Young quedó impresionado por la ingente cantidad de medidas con las que se topó en su viaje: “No sólo difieren en cada provincia, sino en cada región y casi en cada población”, se quejó. Y no le faltaba razón, pues se calcula que, detrás de sus 800 nombres, se escondían entonces nada menos que 250.000 valores distintos de pesos y medidas.

Tamaña diversidad era un obstáculo para la comunicación y el comercio, además de un vehículo para la corrupción, lo cual no pasó desapercibido a los eruditos ilustrados. Éstos convinieron en la necesidad de unificar los pesos y las medidas de los países que intercambiaban mercancías e ideas científicas entre sí y no tardaron en formular propuestas para hacerlo. Plantearon, por ejemplo, vincular la unidad de longitud a la oscilación de un péndulo durante un segundo, una vieja idea de Galileo. Mayor fortuna tendría el italiano Tito Livio Burattini, el primero en sugerir que se denominara “metro”–en griego, “medida”– a esa unidad.

03 tabla pesos medidas francia metro. Tabla de pesos y medidas en Francia. Siglo XIX

Al principio, los ilustrados no fueron muy optimistas acerca de sus posibilidades de éxito. Aunque se lamentaban del desbarajuste de pesos y medidas, a Diderot y D’Alembert, los autores de la famosa Enciclopedia, les parecía que “no tenía remedio”. Pero el estallido de la Revolución francesa les brindó una oportunidad única de librarse del peso de la tradición y rehacer el mundo sobre sus nuevos principios.

El 4 de agosto de 1789, tres semanas después de la toma de la Bastilla, la nobleza perdió sus privilegios, entre los cuales se hallaba el derecho a controlar los pesos y las medidas locales. Como respuesta, se produjo un aluvión de propuestas ciudadanas para proceder a su reforma. Meses antes, el astrónomo más destacado de Francia, Jérôme Lalande, había instado ya a uniformizar los sistemas de medición de un modo muy sencillo, haciendo obligatorias en todo el país las medidas de París.

08 medida metro españa equivalencias

En cualquier otro momento, la propuesta de Lalande habría podido prosperar. Pero aquel era un tiempo excepcional y, como señaló Talleyrand, la adopción de las medidas parisinas no hacía justicia a la importancia de la cuestión ni a “las aspiraciones de hombres ilustrados y rigurosos”. Así, el político reclamó a la Asamblea que la unidad básica de medida se extrajera de la Naturaleza, pues sólo de este modo podría ser, en palabras de Condorcet, “para todos los pueblos y para siempre”.

En el debate que siguió se perfilaron las características del futuro sistema de medición. Sus diversas unidades (de longitud, superficie, peso, etc.) tendrían que estar relacionadas entre sí, y todas se dividirían de acuerdo con una escala decimal. En cuanto al nombre, la unidad básica se llamaría “metro” –”un nombre tan expresivo que yo casi diría que es francés”, exclamó el matemático Auguste-Savinien Leblond–, mientras que sus divisiones se señalarían con prefijos latinos (decímetro, centímetro, milímetro) y sus múltiplos, con prefijos griegos (decámetro, hectómetro, kilómetro). Cuando se aprobó la propuesta, el químico Lavoisier sentenció: “Nada más grande ni más sublime ha salido de las manos de los hombres que el sistema métrico decimal”.

Sus diversas unidades (de longitud, superficie, peso, etc.) tendrían que estar relacionadas entre sí, y todas se dividirían de acuerdo con una escala decimal

La Asamblea y la Academia de Ciencias crearon una Comisión de Pesos y Medidas para que fijara la unidad básica del sistema. Formaron parte de ella algunos de los científicos más destacados del momento, como el geómetra Gaspard Monge, el astrónomo y matemático Pierre-Simon Laplace o el filósofo y matemático Nicolas de Condorcet. Su primera tarea fue responder a una pregunta crucial: ¿De dónde iba a salir ese “metro”? Tras estudiar varias posibilidades, se resolvió que dicha medida se basaría en una diezmillonésima parte de la distancia del polo norte al ecuador. Y ésta, a su vez, se determinaría midiendo el meridiano que iba de Dunkerque a Barcelona pasando por París. La medición se encargó en 1792 a los astrónomos Jean-Baptiste Delambre y Pierre Méchain, que en junio partieron desde París en direcciones opuestas con el objetivo de medir ese sector del meridiano. En 1799 volvieron victoriosos y el 10 de diciembre se adoptó en Francia el sistema métrico decimal.

Napoleón Bonaparte, flamante primer cónsul de la República, proclamó: “Las conquistas van y vienen, pero este logro permanecerá para siempre”. Fue un triunfo de la ciencia en tiempos convulsos, pero esa victoria no se trasladó de inmediato a la sociedad francesa. Las costumbres estaban muy arraigadas y se siguió comerciando con las viejas unidades. La política del gobierno imperial resultó impotente ante la inercia y acabó cediendo. El 12 de febrero de 1812, en medio de los preparativos para la campaña rusa, Francia adoptó las “medidas habituales”. La unidad de medición oficial seguiría siendo el metro, pero las medidas de uso común se aproximarían a las del París del Antiguo Régimen. La longitud, por ejemplo, se mediría con la toesa, antes de 1, 949 y ahora, de dos metros.

referencia:
www.eleconomista.es
www.elespanol.com
m.com.do

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba