Noticias

Ahorro para una cuota inicial alta es importante.

¿Cómo adquirir una casa propia?

El sueño de la casa propia no está muy lejos de lo que parece. Organice sus finanzas, empieza ahorrar para la cuota inicial, elija el crédito hipotecario correcto y esa casa será suya.

¿Cómo adquirir una casa propia?

El sueño de la casa propia no está muy lejos de lo que parece. Organice sus finanzas, empieza ahorrar para la cuota inicial, elija el crédito hipotecario correcto y esa casa será suya.

Preste atención a algunos detalles que son muy importantes al momento de comprar una casa y empiece a reunir el dinero para su nueva vivienda.

Para comprar una vivienda debe contar con una cuota inicial, que muchas veces resulta difícil de reunir el dinero por las múltiples responsabilidades que afrontamos. Es importante que defina qué tipo de casa desea y con cuánto dinero cuenta para dicha inversión. Conoce cómo obtener esa cuota inicial:

Las primas, bonos o cualquier tipo de ingresos extra que lleguen a su cartera de manera inesperada, deberían ser destinados -al menos en un 50%- al ahorro de la cuota inicial. Recuerde que si su meta principal es comprar una casa, entonces se convertirá en una prioridad.

No guarde el dinero en casa, abra una cuenta de ahorros que le pagarán intereses. Además, esto le permitirá depositar mes a mes lo que va a ahorrando. Antes de abrir la cuenta, compare las entidades financieras para que vea cuál le ofrece la tasa más alta.

Una vez que tenga un monto considerable, abra un CDT. El CDT le paga más intereses, por lo que tendrá una mayor ganancia. Sin embargo, debe hacer los cálculos para que las comisiones que le cobren no terminen por acabar con su dinero.

No es necesario un segundo trabajo o algo parecido, pero sí puede organizar ventas de garaje dos veces al año, o armar una venta de postres, etc. Si incluye algunas de estas actividades en su calendario anual, verá cómo el ahorro se hace más fluido. 

La mayoría de entidades bancarias ofrecen créditos hipotecarios hasta el 70% el valor de la casa con cuotas fijas y variables. Según los expertos, la compra de una casa a través de este servicio es una de las mejores opciones.

Ingresa a nuestro comparador de créditos hipotecarios y calcule el valor de las cuotas y la cantidad de dinero que puedes recibir del banco.

Para conseguir un préstamo bancario, ingrese a nuestro comparador de créditos hipotecarios y calcule el valor de las cuotas y la cantidad de dinero que puede recibir del banco para comprar la casa que desee según su presupuesto.

Recuerda que un punto importante es su ingreso mensual, ya que de eso dependerá el monto que le puedan prestar. Además de los siguientes aspectos:

La entidades financieras tienen como requisito que la persona que lo solicite sea mayor de edad y no exceda de los 75 años. Esta cifra puede variar según el banco.

Será un buen candidato al crédito si realiza sus pagos a tiempo, esto le dará ventaja y más opciones para obtener el dinero. Además, podrá obtener descuentos y otros beneficios por ser considerado una persona de confianza.

Algunas instituciones piden como requisito contar con un coacreditado, otra persona que se haga responsable del pago de la deuda. 

El tiempo de permanencia de un empleado le permitirá al banco conocer qué tan confiable es el solicitante y si tendrá la capacidad para asumir la responsabilidad financiera.

Para aplicar al Programa nacional de viviendas 100% subsidiadas del gobierno colombiano debe cumplir con los siguientes requisitos:

Para solicitarlo, ingrese directamente a www.minvivienda.gov.co vivienda gratis del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio.

Decidir entre comprar una casa nueva o usada es una decisión que solo usted puedo tomar, además, depende de factores como su presupuesto, tipo de casa y sus características. Es cierto que una casa usada puede ser más barata, pero dependerá del tamaño y la ubicación. A comparación de una casa de estreno que tendrá un precio más elevado porque sus instalaciones están en optimas condiciones y no hay gasto de reparaciones o remodelación.

Como mencionamos todo depende de lo usted busca según su economía, evaluando el precio del metro cuadrado y otros factores.

Para comprar una casa usada tienes la posibilidad de hacerlo a través de un crédito hipotecario -las entidades bancarias no solo prestan dinero para casa nuevas- o al mismo vendedor.  Muchas veces (cuando tenemos el dinero al contado) podemos realizar la transacción con el mismo vendedor.

Cuota inicial de un crédito

✅ Cuota inicial de un crédito | Qué es, significado, concepto y definición. La cuota inicial de un crédito es la devolución de forma adelantada de parte del…

Cuota inicial de un crédito

La cuota inicial de un crédito es la devolución de forma adelantada de parte del financiamiento recibido. Es usual principalmente en préstamos hipotecarios y vehiculares.

La cuota inicial es un porcentaje del dinero prestado. El acreedor fija, por ejempo, un máximo de 40% y un mínimo de 20% sobre el principal.

La cuota inicial es clave en préstamos de sumas muy altas dirigidos a personas particulares. De otro modo, los sujetos de crédito estarían obligados a realizar pagos periódicos muy altos.

Para la entidad financiera también es ventajoso recibir una cuota inicial. El riesgo de impago es menor en caso el deudor enfrente alguna contingencia. En cambio, si la cuota fuera muy grande el cliente no podría cumplir con sus obligaciones, por ejemplo, si pierde su empleo.

Una de las formas en la que los gobiernos subsidian la brecha de acceso a vivienda es cubriendo una parte de la cuota inicial. De esta forma, más personas pueden acceder al sueño de la casa propia.

La cuota inicial es además una variable importante para estructurar la devolución del crédito. En tanto ese pago preliminar sea mayor,  el deudor podrá acceder a cuotas mensuales más bajas o plazos de endeudamiento más cortos.

Si la cuota inicial es mayor, se acumularán también menos intereses durante todo el período del préstamo. Por lo tanto, se generará un ahorro en gastos financieros.

Supongamos que una persona adquiere un crédito de US$ 15.000 a un tipo de interés nominal mensual de 3% a seis meses.

Si la cuota inicial es de 20%, el monto sería de 3.000 dólares. Para el resto del préstamo se pueden programar seis mensualidades de US$ 2.215,17 y la suma de los intereses por pagar sería de US$ 1.291,02.

En cambio, con una cuota inicial de 15% (2.250 $), la mensualidad sube a  US$ 2.353,62 y los gastos financieros ascenderían a US$ 1.371,71.

principal

Los créditos hipotecarios y vehiculares son de plazos más largos. Sin embargo, este ejemplo demuestra cómo la cuota inicial tiene un impacto en el desembolso total que realiza el deudor.

Estas son las alternativas que tiene para pagar la cuota inicial

Si quiere comprar vivienda y no tiene claras las opciones para dar el primer paso y pagar la cuota inicial, le presentamos algunos de los caminos que puede

Estas son las alternativas que tiene para pagar la cuota inicial

Textos: Ángel Orrego

No todos los compradores tienen la totalidad del dinero para adquirir un inmueble de contado. Es poco común que alguien se presente ante el vendedor de una vivienda nueva para pagarla de inmediato, siendo lo usual pagar la cuota inicial y luego acudir a productos bancarios para financiar la inversión, bajo la modalidad de crédito hipotecario.

Según Asobancaria, las entidades financieras solo pueden prestar hasta el 80 % del valor del inmueble en vivienda de interés social (VIS) y 70 % en vivienda no VIS, con lo que el comprador deberá asumir el saldo restante en la cuota inicial.

De acuerdo con  Stephanie Rendón Zapata, abogada litigante y gerente de la firma inmobiliaria Actibienes, el proceso para definir esta cuota es variable y será producto del mutuo acuerdo, ya que no existe una ley, una imposición o una obligación que la exija, sino que es lo que las partes quieran pactar dependiendo del tipo de inmueble.

En el caso de vivienda nueva, “uno recomendaría que la cuota inicial fuera lo más alta posible en la medida de las capacidades. Esta es el cierre del negocio, es la demostración de la buena fe y la voluntad del cumplimiento del comprador”, sostiene Rendón. No obstante, si se compra sobre planos es posible negociar el plazo de entrega y la forma de pago del inmueble, y si es un inmueble usado, hay mayor capacidad de negociación aún.

Normalmente, en el caso de la vivienda nueva la propuesta para pagar la cuota inicial la hace la firma constructora a partir de  un estudio financiero de sus costos. De esta forma, luego de la estructuración  de la obra, el constructor, que por lo general también es el vendedor, fija la cuota calculando cuánto es el mínimo de dinero que necesita recibir para seguir desarrollando la actividad de la venta de inmuebles. En ese punto del proyecto inmobiliario es cuando la constructora determina que no es posible hacer enajenaciones de viviendas sin recibir cuotas del 20 o el 30 % del valor total de la vivienda. “Si bien el vendedor estructura su proyecto financiero y prevé que le sale el negocio cobrando cuotas iniciales del 30 %, no hay que tener miedo a la negociabilidad, el trato entre vendedor y comprador es el que les apetezca”, acota la abogada.

Lo usual es que a los contratos de venta los anteceda una promesa de compraventa que demuestra la voluntad de las partes para celebrar la escritura pública.

Catalina Villamil, abogada especialista en Derecho Privado Económico explica que lo más importante de la promesa de compraventa es la inclusión del plazo o la condición a la cual se someten los sujetos para firmar luego el contrato final. Por eso, en el documento debe aparecer una cláusula que diga el día, la hora y la notaría donde se reunirán los contratantes para firmar la escritura como tal; el precio y los términos de pago (especificando aspectos como la cuota inicial); y las demás condiciones para la entrega del bien, sino el contrato no podría ser exigible en caso de incumplimiento.

Estas son algunas de las posibilidades que le ofrece el mercado para hacerlo.

Si usted está afiliado a algún fondo de cesantías, sepa que puede disponer de esos recursos y retirarlos para la comprar de vivienda, ya que terminan siendo una especie de ahorro para dicho fin. Algunas entidades como el Fondo Nacional del Ahorro (FNA) ofrecen créditos, subsidios o programas de fácil acceso para la compra de vivienda nueva o usada, VIS y no VIS.

Aunque ahorrar para una casa puede parecerle una opción muy lejana, es la manera más inteligente de hacer realidad su sueño. Tanto los bancos como entidades del Estado y los fondos de empleados ofrecen ahorros programados para la compra de vivienda. La recomendación es optar por una entidad que se ajuste a sus capacidades económicas.

Si bien para acceder a este producto algunos bancos piden algún porcentaje de cuota inicial, esta condición no es fija en todos los casos dado que se cobra como cuota final.

Solo es preciso demostrar capacidad de pago, sea ante el banco u otra compañía de financiamiento que lo otorgue.

Algunas constructoras y entidades financieras están dando plazos de hasta 36 meses para pagar la cuota inicial de proyectos de vivienda sobre planos. Sin embargo, se debe analizar con detenimiento si esa opción sería la más indicada para su bolsillo dado que posiblemente se junte esa deuda con la de un crédito hipotecario, llevando a problemas de liquidez a la larga.

Si cuenta con un vehículo o cualquier otro activo del que pueda disponer,  considere la opción de venderlo para así poder sumar estos fondos a la cuota inicial de su vivienda. Para muchas familias esta es la forma de estrenar casa y hacer crecer su patrimonio con un nuevo activo que difícilmente se devaluará con el tiempo.

Las cajas de compensación familiar y el Gobierno Nacional a través del Ministerio de Vivienda y del Fondo Nacional de Ahorro, ofrecen subsidios para la compra de VIS y no VIS, nueva o usada. Si usted está afiliado a alguno de los anteriores, puede consultar los requisitos para aplicar a subsidios para la cuota inicial.

referencia:
comparabien.com.co
economipedia.com
propiedades.com.co

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba