Noticias

Así fue la primera noche de marcha en Vigo tras casi un año

El Celta fulmina una bella historia intergeneracional

El equipo vigués endereza su rumbo hacia Europa tras remontar un tanto de Erik Expósito, delantero de Las Palmas que marcó en el mismo estadio que estrenó su bisabuelo con un gol hace 90 años

El Celta fulmina una bella historia intergeneracional

Murió en la orilla Las Palmas, que tuvo cerca el triunfo y se fue de Balaídos con una derrota infligida sobre la hora, dolorosa cuando cada punto cuenta en un contexto como el de la pelea por la permanencia en la que se impone tanta pobreza de resultados. El gol del Celta se cantó en Vigo porque ubica bien a los locales en la lucha por entrar en la Europa League, a tres puntos del sexto puesto que no hace tanto parecía inalcanzable. Pero se gritó también en Málaga, en la Valencia levantinista y… en A Coruña, donde esperan a Las Palmas dentro de dos semanas en un duelo capital.

4-3-3

Juan Carlos Unzué

13

Rubén Blanco

2

Hugo Mallo

24

Roncaglia

20

Sergi Gómez

19

Jonny

14

Lobotka

8

Pablo Hernández

6

Radoja

10

Aspas

21

Emre Mor

7

Maxi Gómez

13

Chichizola

12

Michel Macedo

22

Ximo Navarro

3

Aguirregaray

20

Gálvez

6

Etebo

4

Vicente Gómez

25

Aquilani

8

Alen Halilovic

24

29

Erik Expósito

4-1-4-1

Paco Jémez

El partido dejó además una epopeya sin final feliz en lo colectivo para su protagonista, Erik Expósito, delantero del filial que se alineó con Las Palmas ante la baja por sanción de Calleri. Marcó su primer gol en la máxima categoría, el que adelantó a su equipo y trazó una curiosa línea con la historia, con Graciliano Luis que era tinerfeño y delantero. Jugó en el Celta y apenas tuvo recorrido en el equipo, pero formaba parte del equipo cuando dejó el desaparecido campo de Coia para trasladarse no muy lejos de esa ubicación, a Balaídos. Allí entró en la historia del club cuando el 30 de diciembre de 1928 marcó el primer gol en el nuevo estadio en un partido amistoso contra el Real Unión. Casi noventa años después, su bisnieto Erik Expósito marcó en el coliseo vigués contra el Celta. No le valió para sumar puntos, pero sí para lograr un singular guiño. “Es un gol que recuerda muchas cosas, pero el sabor es agridulce”, dijo el chico antes de irse hacia la ducha.

El partido se planteó como un aparente juego de errores, con un cierto riesgo en alguna toma de decisión sobre el césped que auguraba trabajo pero los porteros. Pero casi nadie se equivocó en la destrucción y sí en la construcción. Parecía que el talento tenía espacios disponibles para poder expresarse, pero lo que se sucedió durante bastantes minutos fue una serie de imprecisiones en los pases o en los desmarques para trabajar al filo del fuera de juego. Todo transcurrió sin chicha, carente de claridad en el inicio de las acciones, sin llegadas al área.

El Celta no acabó de gestionar con acierto el jeroglífico que le planteaba la defensa adelantada de Las Palmas. No le molestaba que el equipo que prepara Paco Jémez fuese a buscarlo bien adelante, pero no encontró la finura para llevar el balón con claridad hasta sus delanteros. Apenas enfiló durante la primera parte la meta que defendía Chichizola en una acción a balón parado que remató Hernández de cabeza. Poco bagaje ante un rival que ni siquiera amagó, que se manejó con la desconfianza propia de un equipo que apenas ha ganado un partido a domicilio en lo que va de Liga. Fue en la tercera jornada en Málaga, desde entonces en once visitas Las Palmas solo había podido marcar en San Sebastián.

Expósito, un delantero a la antigua usanza, propició que Las Palmas diese un pequeño paso para rebasar uno de sus límites. Ya llegaban a Vigo tras lograr sendos empates sin goles en sus dos últimos desplazamientos a Bilbao y Leganés. Ante el Celta tuvieron el partido en la mano cuando poco después de que marcase Expósito, el lateral Aguirregaray recogió un rebote en el área y envió la pelota cerca del palo. Dos goles de desventaja casi seguro hubiesen sido una losa para el equipo que adiestra Juan Carlos Unzué, que no acaba de soltarse porque apunta mucho más de lo que ofrece.

Encontró vida el Celta. Si cuando las cosas salen mal hay que mirar hacia los ausentes, en esta ocasión la mirada debía orientarse hacia Wass, que se quedó en la grada por una lumbalgia. Su equipo echó de menos su dinamismo, su capacidad para asociarse y su verticalidad para romper líneas. Se convirtió en previsible y defendible el Celta, pero el marcador en contra le desató, mal negocio para Las Palmas, que sufre atrás. Empató con media hora por jugar tras aprovechar una excelente maniobra del sutil canterano Brais Méndez, un ejemplo del tipo de futbolista que brota ahora en el vivero celeste, cabeza levantada, categoría, toque, cierta frialdad. Chichizola sacó como pudo un remate suyo tras ganarse un espacio en el área. La acción la había iniciado Hugo Mallo en la derecha y la acabó Jonny en la izquierda, los dos laterales como puñales.

A partir de ahí bastante tuvo Las Palmas con abrir el paraguas. Chichizola se hizo grande ante una rosca de Pione Sisto, que en su rol de suplente salió dispuesto a recuperar galones con una marcha más que el resto de compañeros. Trataron de ir a rebufo del extremo de origen sudanés y lo hicieron. Apareció Iago Aspas, más gris que de costumbre durante toda la noche, para en su última bala derribar la zaga canaria y habilitar a Hernández, que hizo el gol del triunfo local cuando ya no había apenas tiempo para la réplica.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Historia

Historia

Historia

Jorge Alberto González Barilla, «Mágico González» nació en San Salvador el 13 de marzo de 1957. Ha sido sin duda el jugador que más huella ha dejado en este en club en sus más de 90 años de historia, con el que se identifica todo el cadismo y con quien identifica al Cádiz toda España. Su particularísimo estilo dentro y fuera del campo le dieron ese aire de genio extravagante que sólo unos pocos alcanzas. Las anécdotas que se dieron en el Cádiz con él en el equipo son innumerables.

Su trampolín a Cádiz fue sin duda el Mundial España82. En él destacó por encima de muchos un espigado delantero de El Salvador apodado en su país «El Mago». Camilo Liz, el por aquel entonces secretario técnico del Cádiz, quedó encadilado con el astro y recomendó su fichaje. No en vano Mágico formó parte del mejor «once» del Mundial, pese a que su selección perdió los tres partidos, marcando sólo un gol.

Comenzó por tanto la temporada 82-83 en el Cádiz(debutando el 11 de septiembre del 82, en un Cádiz-Murcia que acabaría 1-3), donde permaneció dos temporadas. Pero sus continuos avatares fuera del terreno de juego pudieron con la paciencia de Manuel Irigoyen, que para la temporada 84-85 lo cedió al Valladolid, a pesar de su buen rendimiento. Gonzalo Alonso, presidente del club vallisoletano en aquellos años declaró que lo consideraba, después de Maradona, el mejor jugador del mundo. Pero su paso por el Valladolid fue meramente efímero: allí no comprendieron al Mago ni él se identificó nunca con la ciudad y el equipo. Y pese a haber declarado que Mágico jamás volvería a Cádiz, lo cierto es que en el verano de 1986 fue de nuevo presentado, pero con un contrato muy particular: 700 dólares por partido jugado. El Cádiz se guardaba así las espaldas ante sus conocidas salidas nocturnas. En esta segunda etapa cuatro fueron los técnicos que lo tuvieron a sus órdenes: Cardo nunca contó con él, Milosevic lo entendió y acepto como era, Vidal también supo tener mano izquierda con él, aunque se convirtió en su pesadilla: iba tras él muchas noches, parecía su guardaespaldas. David Vidal lo buscaba en las discotecas gaditanas, y Mágico, cuando lo veía, se escondía en la cabina del disc-jockey, donde a veces incluso llegaba a quedarse dormido. Víctor Espárrago, su último técnico en España, supo sacar de él lo mejor que tenía y lo volvió a poner en la cumbre.

Un 6 de junio de 1991 abandonó Cádiz por la puerta de atrás. Regresó a su país, y se enroló en las filas del FAS, su otro equipo de toda la vida, donde estuvo jugando hasta 1996. Pero el Mago no estaba dispuesto a colgar las botas. Probó suerte en el extranjero, y en 1998 fue llamado por el seleccionador de El Salvador para disputar un torneo amistoso. El partido de su adiós fue ante la selección de Brasil, en el que jugó los últimos 23 minutos, aunque no pudo evitar la goleada que sufrió su equipo. Pero eso era lo de menos, el Mago colgaba definitivamente las botas.

Aun así no dejó de estar vinculado al fútbol. Probó unos meses como segundo técnico en la liga estado-unidense, en plena progresión, en el equipo de Houston. Pero terminada la aventura americana volvió a su país. Nadie daba un duro por su reaparición en Cádiz, pero ésta se produjo. Fue en febrero del 2001, aunque la causa no era precisamente para alegrarse: Mágico vino para jugar un partido amistoso para recaudar fondos para los damnificados de el terremoto que asoló El Salvador en enero del mismo año. El partido fue todo un éxito. Cádiz entera se volcó para recibir a su ídolo, y se consiguieron recaudar 11 millones de pesetas. El Mago no daba crédito al recibimiento, no se lo esperaba, y Cádiz le dio el tributo que no se llevó en el 91. Tres generaciones de cadistas se dieron cita para reverenciar al mayor jugador que ha tenido este humilde club. La crónica de aquel partido la tienes aquí. Las anécdotas extradeportivas de Mágico se cuenta por miles. Pero también dentro del campo daba que hablar. Algunos lo vieron hacer toques con un paquete de tabaco, y daba más de 20!!! En una ocasión, agarró un balón en la banda izquierda, y se plantó en la frontal del área tras irse de cuatro contrarios. Esperó que el portero saliera un poco y luego le elevó el balón por encima. El guardameta tuvo que ir al centro del campo a felicitar al salvadoreño.

Muchos equipos extranjeros, entre ellos Atalanta o Paris St. Germain, se interesaron por él, pero a Mágico jamás se le pasó por la cabeza irse de Cádiz. En ningún sitio como aquí hubieran sabido entenderle sus excentricidades. Muchos dijeron que de haber tenido disciplina y habérselo tomado más en serio habría llegado más lejos que Maradona. Desde luego técnica la tenía toda. Muchas fueron las anécdotas que le hubieran hecho durar en un equipo de mayor categoría apenas un suspiro. Una vez, tras varias salidas y desplantes, se reunió con Irigoyen y prometió «portarse bien». Tras esto desapareció una semana. En otra ocasión, se volvió descalzo a su casa, le dio sus zapatos al gitano «El Bohiga», que se le ocurrió decirle que su calzado era muy bonito. He aquí otra prueba de que jamás podría haber jugado en un equipo «grande»: se fue en una ocasión de gira un verano con el Barcelona. En una broma del equipo del Fluminese, que simuló un incendio, él fue el único que no salió: lo encontraron en la cama con una californiana repitiendo «yo no he sido». Quien no recuerda aquella ocasión en que se quedó dormido en el vestuario en el descanso de un Atl. Madrid-Cádiz, a manos de los masajes de Rovira.

Pero sus historias no siempre eran malas. Siendo entrenador Benito Joanet, Mágico se quedó dormido y se olvidó de presentarse a la semifinal del Trofeo Carranza. El salvadoreño se presentó en el descanso en el estadio, y el técnico decidió ponerlo, con 0-1 del Barcelona, rival de los locales. El Mago se convirtió en el revulsivo: marcó dos goles y dio los otros dos para que el Cádiz goleara a los catalanes.
Pero además de por todas estas cosas, Mágico no se hubiera ido a otro equipo porque no jugaba por dinero. Así mismo lo declaró antes del partido benéfico, y así lo ha demostrado varias veces. En el 95, el FAS ganó el último título de liga que tiene en su haber, pero Mágico nunca fue a recoger los cheques correspondientes a las primas. Así es el Mágico.

COPE

Emisora de radio española. La Radio en directo y a la carta con Herrera en COPE, Tiempo de Juego, El Partidazo de COPE y el resto de programas con el mejor entretenimiento.

COPE

Escucha los últimos programas de..

Con Carlos Herrera

Con Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Con Ángel Expósito

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Con Juanma Castaño

Con Cristina López Schlichting

referencia:
elpais.com
www.cadizcf.com
www.cope.es

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba