Noticias

Estudio sugiere mantener mascarillas aun con vacunas

Covid: 5 razones para seguir usando máscara después de vacunarse

Las vacunas se probaron en ensayos clínicos, en los mejores centros médicos, en condiciones óptimas. Pero en el mundo real, suelen ser un poco menos efectivas.

Covid: 5 razones para seguir usando máscara después de vacunarse

Noticias en español es una sección de Kaiser Health News que contiene traducciones de artículos de gran interés para la comunidad hispanohablante, y contenido original enfocado en la población hispana que vive en los Estados Unidos.

Este contenido puede usarse de manera gratuita (detalles).

Como médica de emergencias, la doctora Eugenia South fue parte del primer grupo de personas en recibir la vacuna contra covid. Tuvo su segunda dosis a principios de enero, incluso antes que el presidente electo Joe Biden.

Así y todo, South dice que no tiene apuro por dejar de usar máscara

Covid: 5 razones para seguir usando máscara después de vacunarse

Forma parte del grupo de Facebook de Kaiser Health News en español “KHN-Hablemos de Salud”.

“Honestamente, no creo que vuelva a estar sin máscara en el trabajo”, dijo South, quien es directora del Urban Health Lab de la Universidad de Pennsylvania en Philadelphia. “No creo que me sentiría segura”.

Aunque las vacunas contra covid son altamente efectivas, South planea seguir usando máscara dentro y fuera del hospital.

Expertos en salud dicen que hay buenas razones para seguir el ejemplo de esta doctora.

“El uso de máscaras y el distanciamiento social deberán continuar en el futuro, hasta que tengamos cierto nivel de inmunidad colectiva”, dijo el doctor Preeti Malani, oficial de salud jefe de la Universidad de Michigan. “Las máscaras y el distanciamiento están aquí para quedarse”.

Malani y otros expertos en salud explican cinco razones:

Extensos ensayos clínicos hallaron que dos dosis de las vacunas de Moderna y Pfizer-BioNTech prevenían el 95% de las enfermedades causadas por el coronavirus. Si bien esos resultados son impresionantes, 1 de cada 20 personas queda desprotegida, dijo el doctor Tom Frieden, ex director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Malani señala que las vacunas se probaron en ensayos clínicos controlados, en los mejores centros médicos, en condiciones óptimas.

Pero en el mundo real, las vacunas suelen ser un poco menos efectivas. Los científicos usan términos específicos para describir el fenómeno. Se refieren a la protección que ofrecen las vacunas en los ensayos clínicos como “eficacia”, mientras que la inmunidad real que se obvserva en la población vacunada es “efectividad”.

La efectividad de las vacunas contra covid podría verse afectada por la forma en que se manipulan, observó Malani. El material genético utilizado en las vacunas elaboradas con ARN mensajero del coronavirus es tán frágil que debe almacenarse y transportarse con cuidado.

Cualquier variante que no siga la guía de manejo de vacunas de los CDC podría influir en su funcionamiento, explicó Malani.

Malani explicó que ninguna vacuna ofrece protección apenas la persona se vacuna. El sistema inmunológico tarda aproximadamente dos semanas en producir anticuerpos que bloquean las infecciones virales.

Las vacunas contra covid, sin embargo, tardarán un poco más que otras porque tanto la de Pfizer como la de Moderna, requieren de dos dosis. Las dosis de Pfizer se administran con tres semanas de diferencia, las de Moderna, con cuatro semanas.

Es decir que no habrá protección completa hasta cinco o seis semanas después de la primera dosis. Una persona que se vacunó el día de Año Nuevo no estará completamente protegida hasta el día de San Valentín.

Las vacunas pueden poporcionar dos niveles de protección. Por ejemplo, la vacuna contra el sarampión previene que el virus infecte un organismo, por lo que las personas vacunadas no transmiten la infección ni desarrollan síntomas.

La mayoría de las otras vacunas, como la de la gripe, evitan que las personas se enfermen pero no que se infecten o transmitan el virus a otros, explicó el doctor Paul Offit, asesor de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) sobre las vacunas contra covid.

Si bien las vacunas contra covid claramente previenen la enfermedad, los científicos necesitan más tiempo para descubrir si también previenen la transmisión, dijo Saskia Popescu, epidemióloga con sede en Phoenix y profesora asistente en el programa de biodefensa de la Escuela Schar de Gobierno y Políticas de la Universidad George Mason.

“Todavía no sabemos si la vacuna protege contra la infección o solo contra la enfermedad”, dijo Frieden, quien ahora es director ejecutivo de Resolve to Save Lives, una iniciativa mundial de salud pública. “En otras palabras, una persona vacunada podría transmitir el virus, incluso si no se siente enferma”.

Hasta que los investigadores puedan responder esta pregunta, usar cubrebocas es la forma más segura para que las personas vacunadas protejan a quienes las rodean.

Las personas con cáncer tienen un riesgo particular de contraer covid. Estudios han mostrado que son más propensos a infectarse y a morir a causa del coronavirus. Y es posible que las vacunas no los protejan dijo el doctor Gary Lyman, profesor del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson.

Los pacientes con cáncer son vulnerables en muchos aspectos. Las personas con cáncer de pulmón son menos capaces de combatir una neumonía, y los que están bajo quimioterapia o radioterapia tienen sistemas inmunes debilitados. La leucemia y el linfoma atacan directamente las células inmunitarias, lo que dificulta que los pacientes combatan el virus.

Lyman dijo que no se sabe cómo reaccionarán a la vacuna los pacientes oncológicos, porque fueron excluidos de los ensayos clínicos. A solo unos pocos participantes se les diagnóstico cáncer después de inscribirse. En este grupo, la protección de las vacunas solo fue del 76%.

“Por ahora, debemos asumir que los pacientes con cáncer pueden no experimentar el 95% de eficacia”, completó Lyman.

También hay algunas personas alérgicas que no pueden vacunarse.

Usar máscaras también ayuda a proteger a estos grupos más vulnerables.

Líderes a nivel global están muy preocupados por las nuevas variantes genéticas del coronavirus, que al parecer son 50% más contagiosas.

Hasta ahora, los estudios sugieren que las vacunas protegerán contra estas cepas. Pero es claro, según explicó Frieden, que los cubrebocas, la distancia física y medidas como evitar multitudes protegen contra todas las formas del virus, y de otros virus respiratorios.

Por ejemplo, los casos de gripe bajaron dramáticamente en todo el mundo desde que se implementaron las cuarentenas y el uso de máscaras.

Lo ideal es combinar las vacunas con las máscaras y el distanciamiento, para poner fin a la pandemia, dijo Offit. “Los tres enfoques funcionan mejor en equipo”.

Liz Szabo: lszabo@kff.org, @LizSzabo

Estudio: mascarilla y distanciamiento físico siguen importando

Incluso con la mayor parte de la población vacunada, levantar precauciones como las mascarillas y el distanciamiento podría dar lugar a un aumento en la propagación del virus, informaron investigadores en la revista médica JAMA Network Open.

Estudio: mascarilla y distanciamiento físico siguen importando

Por Lauren Mascarenhas

(CNN) — La vacunación por sí sola podría no ser suficiente para acabar con la pandemia de covid-19, reportaron investigadores el martes.

Incluso con la mayor parte de la población vacunada, levantar las precauciones vinculadas a la pandemia podría dar lugar a un aumento en la propagación del virus, informaron investigadores en la revista médica JAMA Network Open.

Mehul Patel, profesor asistente de Medicina de Emergencia en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, y sus colegas utilizaron un modelo matemático para simular la propagación del coronavirus entre los aproximadamente 10 millones de personas de Carolina del Norte.

Los investigadores encontraron que las infecciones por covid-19, las hospitalizaciones y las muertes seguirían aumentando si se levantan precauciones como la cuarentena, los cierres de escuelas, el distanciamiento físico y el uso de mascarillas mientras se lleva adelante la vacunación.

«Nuestro estudio sugiere que, para una población de 10,5 millones, se podrían prevenir aproximadamente 1,8 millones de infecciones y 8.000 muertes durante 11 meses con vacunas contra el covid-19 más eficaces, una mayor cobertura en la vacunación y el mantenimiento de las intervenciones no farmacéuticas como el distanciamiento y el uso de mascarillas”, escribieron.

El modelo muestra que, si el 25% de los adultos recibiera vacunas con una eficacia del 50%, habría un promedio de 2,2 millones de nuevas infecciones si se levantaran las precauciones y pocos menos de 800.000 si se mantuvieran.

Si se aplicaran vacunas con un 90% de eficacia al 75% de los adultos, el modelo muestra un promedio de 527.409 nuevas infecciones cuando se levantan las precauciones y 450.575 cuando se mantienen.

Los investigadores calcularon que sería mejor administrar vacunas de menor eficacia a una mayor cantidad de personas. Eso reduciría el riesgo de propagación del virus más que adminitrar vacunas de mayor eficacia a menos personas.

«Aumentar la cobertura en una cantidad sustancial, independientemente de la eficacia de la vacuna, es realmente lo que parece estar impulsando el control», dijo Patel a CNN. «Si la vacuna solo se distribuyera a una minoría de la población, incluso podríamos ver aumentos de la magnitud de los que estábamos viendo antes de que se administraran las vacunas».

En línea con lo que sostienen otras investigaciones, el modelo muestra un mayor riesgo de hospitalización y muerte por covid-19 entre las personas negras y las que viven en comunidades rurales. El equipo afirmó que combinar la vacunación con las precauciones por la pandemia conduciría a una baja en las infecciones, hospitalizaciones y muertes en todos los grupos de población.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) dijeron el mes pasado que, en la mayoría de los casos, es seguro para las personas vacunadas andar sin mascarilla al aire libre y en lugares interiores. La guía recibió críticas a favor y en contra, y algunos expertos en salud pública argumentaron que Estados Unidos no está lo suficientemente avanzado en en la vacunación para relajar las precauciones por la pandemia.

Las recomendaciones de los CDC no descartan la importancia de las precauciones que aborda el estudio, señaló el Dr. Alexander Doroshenko, profesor asistente en el Departamento de Medicina de la Universidad de Alberta en Canadá, en un comentario vinculado. En cambio, «enfatizan la necesidad de un enfoque equilibrado que permita a las personas vacunadas reanudar las actividades de riesgo bajo».

En el futuro cercano, mantener las precauciones podría funcionar en sinergia con la vacunación para poner fin a la pandemia, dijo Doroshenko.

El equipo de Patel no intentó precisar de manera exacta cuándo sería seguro levantar las precauciones en Estados Unidos. Sin embargo, Patel dijo que a medida que la cobertura de la vacunación se acercaba al 75% en las simulaciones, veían que los niveles de infección caían.

Poco más de la mitad de la población adulta en Estados Unidos y cerca del 40% de la población total está completamente vacunada, según los datos más recientes de los CDC.

A medida que avanza la vacunación, muchos estados están levantando las precauciones establecidas por la pandemia. California planea eliminar todos los límites de capacidad y las exigencias de distanciamiento físico cuando el estado reabra completamente el 15 de junio. Otros estados, mientras tanto, atan el fin de las restricciones a la cobertura de la vacunación.

Entre ellos está Oregon, que anunció planes para poner fin a las restricciones más importantes cuando el 70% de los residentes elegibles hayan recibido al menos una dosis de la vacuna contra el covid-19.

Patel y sus colegas dicen que sus hallazgos sugieren que se necesitará un esfuerzo coordinado de maximizar la cobertura de la vacunación y tener precauciones «para reducir la carga de covid-19 a un nivel que pueda permitir la reanudación de muchas actividades económicas, educativas y sociales».

referencia:
khn.org
cnnespanol.cnn.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba