News

“Me harté de ser falsa autónoma”: por qué la gente se lanza ahora a opositar

“Me harté de ser falsa autónoma”: por qué la gente se lanza ahora a opositar

La incertidumbre, la precariedad y la buena oferta de empleo público llevan a muchos jóvenes (o no tanto) a prepararse oposiciones: “Ahora es el momento”.

“Me harté de ser falsa autónoma”: por qué la gente se lanza ahora a opositar

Precariedad, jubilaciones en la generación baby boom y pandemia: los astros se han alineado en los últimos tiempos para que sumergirse en el mundo de las oposiciones sea una opción cada vez más atractiva para los jóvenes y no tan jóvenes. 

Pamela, Celia, Ana, Leticia, Juanjo y Laura son sólo algunos de los que ya lo han hecho. Los seis tienen entre 25 y 30 años, los seis tienen carrera y la mayoría, también máster; sólo una de ellos sabía desde el principio que las oposiciones eran su camino, pero ni uno solo de los seis se ha arrepentido de haber decidido opositar. Llevan entre uno y tres años estudiando, tiempo en el que todos salvo Pamela se han mantenido gracias a sus padres. La historia de éxito la protagoniza Laura, que el pasado lunes, 25 de mayo, fue nombrada funcionaria de carrera, y el martes comenzó a trabajar en la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Desde pequeña, Laura había oído en su casa el mantra “oposita, oposita”, porque sus padres son funcionarios, pero ella acabó estudiando Comunicación Audiovisual, y lo de las oposiciones no entraba en su cabeza por aquel entonces. “Siempre pensé que lo mejor era intentarlo un par de años en el sector privado, y ya ver si me gustaba o no”, explica. Y así hizo. Trabajó dos años en un medio digital, los suficientes como para darse cuenta de lo que no quería en su vida. “Me harté de ser falsa autónoma”, dice. 

De ahí, se fue a estudiar un Máster en Cooperación Internacional, y entonces quiso trabajar en la Agencia de Cooperación Española. “Vi que había que hacer unas oposiciones, así que me puse a estudiar”, cuenta. En noviembre de 2018 se apuntó a una academia por la que pagaba unos 200 euros al mes, y al cabo de un año pudo presentarse al primer examen de tres. La pandemia hizo que los otros dos se retrasaran, pero finalmente en octubre de 2020 hizo el último, en febrero salieron las notas, y ahora se acaba de incorporar a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

referencia

“Me harté de ser falsa autónoma”: por qué la gente se lanza ahora a opositar
www.huffingtonpost.es

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba