Spain

Las recientes derrotas de Rusia en Ucrania exponen sus debilidades militares

ANF

ANF

El profesor George Katsiaficas es un historiador y teórico social grecoamericano. Es conocido por sus numerosos escritos sobre movimientos sociales, entre los que destacan La imaginación de la nueva izquierda: el análisis global de 1968 y La subversión de la política: Los movimientos sociales autónomos europeos y la descolonización de la vida cotidiana.

Sr. George Katsiaficas, desde hace dos meses se producen violentos enfrentamientos entre el Estado turco y la guerrilla en el sur del Kurdistán. El Estado turco, incapaz de avanzar ante la resistencia de la guerrilla, utiliza armas químicas. ¿Qué diría usted sobre el uso de estas armas que están prohibidas internacionalmente?

El uso de armas químicas es un crimen de guerra. Con las pruebas adecuadas, Erdogan debería ser acusado por la Corte Penal Internacional de La Haya de crímenes de guerra. Si es condenado, debería ser encarcelado. La situación interna de Erdogan es ahora muy precaria. Ha gestionado mal la economía, la moneda se ha desplomado y ha hecho una chapuza en la respuesta a la COVID. Pedir al Tribunal de La Haya que lo declare criminal de guerra y lo acuse por el uso de armas químicas debería hacerle pensarlo dos veces. Como todos sabemos, a pesar de su tenue dominio del poder, actualmente está tratando de persuadir a Europa, especialmente a Finlandia y Suecia, para que ilegalice al Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK). ¿Pueden cambiarse las tornas introduciendo pruebas y legislación en esos países que documenten el uso de armas químicas por parte de su régimen?

El uso de armas químicas por parte de Erdogan es una señal cobarde de debilidad. El ejército turco tiene decenas de miles de soldados con supremacía aérea, pero no tienen la voluntad de luchar. Por eso necesitan utilizar armas químicas. Tras la derrota de las tropas turcas en Garê el año pasado, la ofensiva en curso, de siete semanas de duración, en Zap, Metîna y Avaşîn (que comenzó la noche del 23 al 24 de abril) sigue encontrando una feroz oposición. A pesar de la ayuda de la OTAN, Turquía es incapaz de derrotar la resistencia de la guerrilla, por lo que ha recurrido a armas tóxicas y prohibidas, violando el derecho internacional y los valores humanitarios y morales mundiales.

El Grupo de Solidaridad Internacional (del Reino Unido) tomó muestras de estas sustancias químicas y quiso entregarlas a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas. Pero las pruebas no fueron aceptadas. ¿Qué quiere decir sobre el incumplimiento del mandato de la OPAQ?

Ya sabemos que la «política de las grandes potencias» hace caso omiso del derecho internacional. Confiar únicamente en los llamamientos a las instituciones internacionales y a los Estados-nación es ser ingenuo. ¿A alguien le sorprende realmente que la OPAQ no cumpla su mandato? La guerra de Turquía está recibiendo muy poca atención de los medios de comunicación internacionales. En el mismo momento de la historia, los políticos occidentales que proporcionan decenas de miles de millones de dólares y euros para armamento avanzado a Ucrania están sordos, mudos y ciegos con respecto al Kurdistán. Por eso es necesaria una campaña de dos vertientes en las metrópolis de Europa, Asia y Estados Unidos: iniciativas que intenten imponer el derecho internacional y la movilización de la gente en las calles.

El movimiento kurdo es celebrado en todo el mundo por su compromiso con la democracia de base, la liberación de género, la solidaridad multicultural y las críticas al nacionalismo. Junto con los zapatistas, es una de las principales fuerzas internacionales para el progreso y puede ayudar a dar forma al enfoque internacional para los movimientos a nivel mundial. En mi opinión, todas las armas de destrucción masiva en manos de los estados-nación deberían ser criminalizadas y abolidas. Eso redundaría en el interés universal de la humanidad. Que los kurdos inicien una campaña internacional para la abolición de esas armas podría ayudar a forjar un movimiento global cuyo objetivo es nada menos que la transformación cualitativa de un sistema mundial que perpetúa la guerra, la desigualdad, la explotación y la devastación ecológica. Si el PKK liderara una iniciativa global para la abolición de las armas de destrucción masiva, ¿podría revivir el movimiento masivo de desarme de hace 40 años, un movimiento que fue calificado de «tercera superpotencia» por The New York Times?

En cuanto al derecho internacional:

El primer paso es demostrar el uso de armas prohibidas por parte de Turquía. Archivar muestras analizadas por un laboratorio internacionalmente reconocido de la guerra química de Turquía en un museo o instituto respetado, como el Parlamento sueco. Crear una colección de armas químicas y bombas «madre» de racimo de Turquía con marcas de fabricación y otros símbolos identificativos. Documentar día a día los ataques específicos en los que se utilizan armas prohibidas internacionalmente. Capturar la ropa de protección química utilizada por las tropas turcas y añadirla a la colección. Patrocinar acciones legales y protestas en los lugares de fabricación.

Los compañeros kurdos han identificado por su color 7 tipos diferentes de armas químicas que el ejército turco ha utilizado: negro, amarillo, plateado, verde, marrón, rojo y blanco.  Los gases sospechosos utilizados por Turquía parecen ser

Tabun: su neurotoxina es la más antigua de los tres agentes llamados de guerra G, junto con el somán y el sarín;Cruz Verde: el agente de guerra pulmonar contiene cloropicrina como ingrediente activo;Gas mostaza: el agente de guerra cutánea, también conocido como cruz amarilla, pertenece al grupo del gas mostaza;Gas somnífero desconocido: utilizado por el ejército turco, hace que los afectados se vuelvan perezosos, tengan pérdida de memoria y lleven a los individuos al colapso;Gas lacrimógeno: sustancias que irritan los ojos y las mucosas.Según el jurista Haitham Bakr, los kurdos podrían acogerse a las disposiciones de la Corte Internacional de Justicia, mediante las cuales el fiscal general de la Corte puede iniciar una denuncia por su cuenta. Si llega a una conclusión tras estudiar las pruebas, el tribunal puede tomar una decisión para responsabilizar a Turquía del uso de armas prohibidas internacionalmente. Bakr señaló que si los observadores informan al Comité Ejecutivo de la OPAQ de violaciones de la guerra química que demuestren que algún país ha utilizado estas armas, en caso de que no se responda, los informes se presentarán al Secretario General de las Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad y se tomarán las medidas necesarias, incluido el uso de la fuerza militar según el Capítulo VII.

La Convención para la Prohibición y la Destrucción de las Armas Químicas de 1993, que entró en vigor en 1997, prohíbe el uso o el desarrollo de armas químicas y exige la destrucción de todas las armas, fábricas y estructuras que fabrican armas químicas. ¿Dónde están las fábricas de muerte de Turquía?

Dado que la OPAQ es la máxima responsable según el derecho internacional, debería ser el centro de las iniciativas legales y las manifestaciones callejeras. Los sindicatos comunitarios del Kurdistán y las organizaciones de la sociedad civil ya han enviado cartas a la OPAQ, pero ésta no ha tomado ninguna medida ni siquiera para investigar.

En realidad, exigir responsabilidades a los usuarios de armas químicas está sujeto a los cálculos de las grandes potencias que dominan las instituciones internacionales. En 1988, el presidente iraquí Saddam Hussein utilizó armas químicas contra los kurdos en Halabja, matando a más de 5.000 personas, incluidos niños y mujeres. La comunidad internacional no actuó hasta 2006, y Halabja se utilizó para ajustar cuentas con Saddam Hussein. Cuando salieron a la luz las acusaciones de que las fuerzas del gobierno de Damasco habían utilizado armas químicas contra la población de Ghouta Oriental en 2013, las principales potencias reaccionaron, pero cuando se trata del uso de armas químicas por parte del Estado turco contra los kurdos, las potencias internacionales han mirado hacia otro lado. A estas alturas, los kurdos se han dado cuenta de que no pueden contar con el apoyo de ninguna potencia extranjera. Por eso deben construir sus propias redes de solidaridad desde la base.

Con respecto a las protestas populares:

Las protestas masivas y militantes en las calles de las metrópolis deberían tener como objetivo presionar a las instituciones internacionales como la OPAQ y los estados-nación para que investiguen y presenten cargos contra Turquía y Erdogan. Otro objetivo de estas protestas sería educar y movilizar al público metropolitano. En la actualidad, pocas personas conocen los crímenes de guerra de Turquía, incluida su invasión de territorio kurdo en Irak y Siria. 

El Movimiento de Mujeres Kurdas en Europa y las organizaciones kurdas de Bélgica y los Países Bajos ya están celebrando protestas frente al edificio de la OPAQ en La Haya todos los martes y jueves, que tienen previsto continuar hasta el 30 de junio. Para que la iniciativa legal cobre impulso, es necesario mantener la presión sobre la OPAQ. Los grupos de solidaridad podrían organizar medidas como la ocupación de las calles hasta que acepte las pruebas. Acciones de mayor envergadura, con una sincronización europea e incluso intercontinental, pondrían de manifiesto la difícil situación de la resistencia kurda y su voluntad de vencer.

Si la acción se limita a presentar informes a través de partidos políticos e intelectuales al Fiscal General de la Corte Internacional de Justicia o a la OPAQ, ¿qué más se puede hacer? La falta de aceptación e investigación de la documentación por parte de estas organizaciones internacionales debe ser insistida por miles e incluso decenas de miles de personas reunidas en las calles a su alrededor. El poder de la gente en las calles es una gran arma en la lucha internacional por la paz y la justicia y debería utilizarse al máximo.

También se utilizaron armas químicas en la guerra de Vietnam y usted protestó en el frente de esta guerra. Después de estar allí, ¿qué puede decir sobre los efectos de estas armas?

El mayor programa de guerra química de toda la historia de la humanidad fue diseñado por el presidente de Estados Unidos John F. Kennedy, cuyo régimen se conoce a menudo como «Camelot» por su encanto y pompa. Menos conocido es su uso de armas químicas en Vietnam, que recibieron los gentiles nombres de Agentes Naranja, Blanco y Azul.

Al final de la guerra, Estados Unidos había rociado más de 19.500.000 galones de dioxina, uno de los productos químicos más mortíferos del mundo, lo que equivale a casi un galón por cada hombre, mujer y niño del sur de Vietnam. Se rociaron bosques, selvas, bordes de carreteras y perímetros de bases militares para eliminar el follaje que pudiera servir para ocultar a las tropas enemigas. Los productos químicos se rociaron sobre los cultivos de arroz para destruir los alimentos destinados a alimentar al enemigo.

La Cruz Roja de Vietnam estima que tres millones de vietnamitas se han visto afectados, incluyendo al menos 150.000 niños nacidos después de la guerra con graves defectos de nacimiento. Los problemas persisten hasta hoy, más de medio siglo después de que se utilizara por primera vez la sustancia química. Cientos de miles de soldados estadounidenses también estuvieron expuestos. La exposición al Agente Naranja ha provocado efectos en la salud a largo plazo en muchos veteranos de la época de Vietnam, como mieloma múltiple, enfermedad de Parkinson y varios tipos de cáncer.

Estados Unidos utilizó bombas de fósforo, napalm, varios tipos de gas y armas antipersona (incluidas las recién desarrolladas bombas de racimo), al tiempo que empleó millones de toneladas de bombas convencionales, equivalentes en total a más de 700 Hiroshimas. El tonelaje total de las bombas dirigidas a Vietnam por Estados Unidos fue más de tres veces el tonelaje lanzado sobre Europa, Asia y África durante toda la Segunda Guerra Mundial. La mitad de la población del sur de Vietnam fue convertida en refugiada.

Sin embargo, a pesar de la gran cantidad de armas de destrucción masiva, Estados Unidos fue derrotado por Vietnam. El pueblo movilizado derribó más de 5.000 aviones, incluidos al menos quince bombarderos estratégicos B-52, durante el criminal bombardeo de saturación de Navidad de 1972 sobre Hanoi, la capital del Norte. Con los restos metálicos de los aviones de guerra estadounidenses derribados, los vietnamitas fabricaron anillos como agradecimiento a los partidarios internacionales. Con los neumáticos de los vehículos destruidos, hicieron sandalias para su pueblo y para los partidarios. Movilizaron el apoyo internacional en la medida de lo posible.

Durante la guerra de Corea, casi todos los edificios importantes del norte fueron completamente destruidos por bombas, acorazados y fuego de artillería. Estados Unidos utilizó cinco veces la cantidad de napalm que se había desplegado en toda la Segunda Guerra Mundial, bombardeó presas y diques matando a miles de personas, y bombardeó tan intensamente las ciudades que sus calles se convirtieron en ríos de partes humanas irreconocibles.

Las grandes potencias del mundo, mantenidas a raya por la amenaza de Erdogan de liberar a cientos de miles de refugiados sirios en Europa y por el control turco de los Dardanelos (punto de control para el grano procedente de Rusia/Ucrania), han convertido a los combatientes por la libertad kurdos en los gendarmes necesarios para vigilar a decenas de miles de miembros del Isis capturados en Siria, al tiempo que han dado el control de los enormes ingresos del petróleo a la familia Barzani en Irak, líderes del reaccionario PDK, aliado de Erdogan.

Las campañas de acción directa para obligar a cambiar las políticas en las encuestas métricas podrían ayudar a cambiar la constelación internacional de fuerzas. Deberían crearse amplias coaliciones para movilizar al mayor número de personas posible. Según mi experiencia, unas pocas movilizaciones grandes pueden ser más eficaces que las continuas protestas más pequeñas, que también tienen un impacto, al igual que los eventos culturales como la celebración del Año Nuevo kurdo, como ocurrió este año aquí en San Francisco. Al mismo tiempo, las protestas militantes como el cierre de Washington DC durante la hora punta de la mañana también tienen su papel, uno que a menudo se subestima. En San Francisco, después de que Turquía atacara a Rojava en 2019, los manifestantes cerraron el Puente de la Bahía, dejaron caer una gran pancarta en su paso elevado principal, bloquearon otra autopista e interrumpieron el mostrador de Turkish Airlines en el aeropuerto principal. Si se multiplican por muchas ciudades, los enfrentamientos simultáneos de las ilegalidades de Turquía exponen el carácter criminal del régimen de Erdogan.

Hoy en día, el movimiento estadounidense (si es que se puede hablar de movimiento) sigue latente. Aunque las chispas repentinas pueden provocar enormes estallidos (como la rebelión nacional Black Lives Matter), los activistas y el público están generalmente desinformados sobre el Kurdistán. Las fuerzas reaccionarias del interior difunden datos falsos sobre Ocalan. Muchos activistas conocen a Erdogan y al Isis, pero la gran mayoría de la gente no podría localizar el Kurdistán en un mapa.  En Europa, donde hay más kurdos y la conciencia política es mayor, los grupos de activistas podrían patrocinar días centrales de acción en la OPAQ, incluso cerrando las calles alrededor de ella durante un día o más (como ocurrió en 2016). Un Tribunal de Crímenes de Guerra en las calles podría tomar pruebas que serían publicadas y entregadas a la OPAQ.

La lucha vietnamita unió a activistas de más de 100 países y así construyó un movimiento global que ayudó a acabar con la guerra de Estados Unidos. La lucha kurda tiene varios niveles y gira en torno a los campos de batalla, los territorios libres y las apelaciones al derecho internacional, pero también necesita el apoyo popular en las metrópolis, tanto para informar como para movilizar al público. ¡Juntos, venceremos!

La guerra afronta el «momento decisivo»: Rusia malgasta sus recursos blicos y Ucrania trata de ganar terreno

Durante los primeros d

Durante los primeros das de guerra el ejrcito ucraniano embosc unos cuantos vehculos de una de las columnas logsticas que alimentaban de comida y gasolina a las vanguardias rusas. Dentro de un camin encontraron una mercanca curiosa: un buen puado de medallas con su cinta de tela y forma redonda con una figura femenina en relieve y unas letras en ruso formando la palabra «Kiev». Esas medallas, confeccionadas por el Kremlin para festejar la toma de la capital ucraniana, queran conmemorar una victoria que nunca existi.

La invasin rusa se ha transformado, por efecto de la resistencia ucraniana, la eficiencia de las armas occidentales y los errores en la estrategia del Kremlin, en otro tipo de conflicto. Los analistas militares tratan de adivinar, viendo los esfuerzos de unos y otros, cules son los prximos objetivos a alcanzar antes de sentarse en la mesa de negociaciones. Con todos los matices de una situacin blica compleja, se adivinan ciertos avances ucranianos en el norte, donde las puntas de lanza rusas en torno a Kiev han sido no slo frenadas, sino que en algunos casos han tenido que replegarse hasta 35 kilmetros en la zona de Irpn ante la pujanza de la contraofensiva y la falta de alimentos, gasolina y motivacin de la tropa de Mosc.

En el sur la situacin es diferente: la resistencia ha conseguido de momento rechazar los ataques en Mikolayev, la llave para lanzar la ofensiva final a Odesa, que no puede depender slo de un desembarco anfibio, pero su resistencia decae en Mariupol tras semanas de asedio y destruccin por parte de la artillera rusa. Guillem Colom, experto de Global Strategy, asegura que «los errores rusos se estudiarn en todas las academias militares. Ahora los frentes parecen haberse estabilizado y Rusia est adoptando una postura defensiva. Posiblemente esperan a que lleguen refuerzos a ciertos sitios para volver a la ofensiva. Esto ya no deja de ser una guerra de desgaste».

Las imgenes de satlite revelan la construccin de trincheras y pozos de tirador. Es decir, Mosc trata de protegerse y ganar tiempo en medio de un lugar hostil. Una fuente militar ucraniana, que desea no revelar su nombre y su cargo, comenta a este periodista mirando al cielo: «Cuando llegue la primavera, con su sol y su lluvia, crecer la hierba alta en todas esas zonas, ideal para esconderse y emboscar todas esas fuerzas rusas detenidas en mitad de ninguna parte».

El experto Jess Manuel Prez Triana asegura que «los ucranianos llevan la iniciativa en dos reas. Una es en torno a la capital y otra es en torno a la ciudad portuaria de Mikolayev, en direccin a Jerson. As que podemos deducir que sus objetivos son impedir la cada de la capital, por ser el centro del poder del pas y por su valor simblico e impedir que los rusos avancen por la franja costera del Mar Negro y priven a Ucrania de sus puertos (Mikolayev y Odesa)».

Chistian D. Villanueva, director de la Revista Ejrcitos, cree que «los objetivos rusos, tras el fracaso a la hora de decapitar al gobierno ucraniano y tras fallar tambin el intento de conquistar rpidamente ciudades importantes como Jarkov, as como de cercar completamente la capital, pasan por llegar a cualquier situacin sobre el terreno que les permita negociar desde una posicin de fuerza, de forma que puedan traducir ganancias militares en los objetivos polticos que se marcaron antes de la guerra», afirma. De hecho, este viernes, el Ministerio de Defensa ruso ha anunciado que la primera fase de su «operacin militar» en Ucrania est casi terminada, y ya ha reculado sobre las intenciones de invadir todo el pas y ha asegurado que se centrar en «liberar» el Donbs, sin descartar «otras ciudades ucranianas».

«El problema es que, estando estancados sobre el terreno, habiendo perdido el mpetu, sin movilizar a los reservistas y sin capacidad de retomar el avance, lo nico que pueden hacer es seguir con la estrategia de imposicin de costes, es decir, destruyendo poco a poco las ciudades y la economa ucranianas hasta que el Gobierno de Zelenski acepte las condiciones mnimas que puedan satisfacer a Rusia«.

Estos das los ucranianos viven con una sensacin dual: por un lado, en el campo militar, saben que han conseguido frenar al invasor antes de que se cobre las plazas ms importantes. Por el otro, empieza a comprender que el coste de esa resistencia ser alto tanto en vidas como en materiales. «Estoy orgulloso de nuestro ejrcito», dice el conductor que estos das lleva a este periodista. «Pero tardaremos generaciones en levantar de nuevo nuestras ciudades si Putin sigue destruyndolas».

Guillem Colom abunda en esa idea: «Rusia est ahora en esa estrategia clsica de imposicin de costes para ‘desmilitarizar’ y dejar el pas hecho unos zorros. Cuando vi que los rusos haban reventado la fbrica de turbinas navales de Mikolayev lo tuve claro. El asunto de fondo es que quieren una Ucrania desindustrializada».

Por otro lado, «los rusos llevan la iniciativa en las provincias de Donetsk, Lugansk y Zaporiyia. Hay duros combates en Mariupol y hemos visto el desembarco de fuerzas en el puerto de Berdiansk. As que podemos deducir que el objetivo ruso es consolidar sus conquistas territoriales en la regin que denominan ‘Nueva Rusia’ para dominar la totalidad del Donbas y obtener una conexin terrestre desde Rusia a la Pennsula de Crimea. Controlar Mariupol es el ltimo obstculo para ello», dice Prez Triana.

«La gran duda es qu harn los rusos una vez caiga Mariupol. Podran anunciar haber logrado sus objetivos y negociar un alto el fuego desde una posicin de fuerza. O tratar de terminar de controlar toda Ucrania al este del ro Dnieper, tratando de embolsar al ejrcito ucraniano avanzando desde el norte dejando atrs Jarkov por el norte y hacia Dnipro desde el sur».

Villanueva afirma que «los ucranianos estn demostrando una notable capacidad de resistencia y tambin de sorprender a los rusos, dando golpes de mano y causando grandes bajas. Es posible que, si Rusia no consigue reponer los muertos y heridos, algunas partes de su dispositivo queden comprometidas y esto d lugar a embolsamientos. En los ltimos das son cada vez ms los rumores que apuntan a que esto estara ocurriendo al noroeste de Kiev, entre Gostomel, Bucha e Irpin«.

Precisamente esa estrategia de embolsamientos que pretenda Mosc al tratar de cercar unidades enteras del ejrcito ucraniano no ha terminado de funcionarles ni en el Donbas, donde estn las mejores tropas ucranianas, en guerra desde 2014, como en la zona de Jarkov. Ninguno de los calderos de batallones de la resistencia ha sido rodeado, un xito para Kiev y un golpe para Mosc.

«Seguramente, el alto mando ruso est valorando que la cada de Mariupol les permitira liberar fuerzas con las que avanzar hacia Zaporiyia y Dnipro, lo que supondra para Ucrania una gran amenaza, tanto por la destruccin, como por un posible embolsamiento de medio pas. En cualquier caso, son conscientes de que tambin Ucrania tiene un lmite en su aguante».

Podra Putin usar armas qumicas o nucleares si su ofensiva fracasa y los ucranianos siguen multiplicando las bajas rusas? «El uso de armamento qumico e incluso nuclear no es en absoluto descartable. Por una parte, cuanto ms se alargue el conflicto y ms dao hagan las bajas y las sanciones, mayor ser la tentacin para Rusia de recurrir a estas armas para rendir ciudades ucranianas y negociar desde una posicin de fuerza», dice Villanueva.

Sin embargo, Prez Triana opina lo contrario: «Yo lo descarto. Las armas qumicas requieren ciertas condiciones meteorolgicas para que las nubes de gas sean efectivas. No es un arma que sirva en todo lugar y circunstancia. En teora, sirve para aniquilar infantera al descubierto. En la prctica, en las ltimas dcadas hemos visto que se ha usado para atacar poblacin civil, como en Irak bajo Saddam Hussein y en Siria por el rgimen de Damasco. Considero que su uso en Ucrania sera una lnea roja que de ser cruzada por los rusos generara una reaccin visceral de la OTAN. Tambin es verdad que esta guerra ha supuesto que muchos tabes, como el de la guerra convencional en Europa, han saltado por los aires. Y tratar de aplicar nuestros esquemas mentales a la toma de decisiones de Vladimir Putin puede llevar a conclusiones errneas».

«Cuando vi a los rusos hablando de laboratorios qumicos y nucleares me empec a preocupar», dice Guillem Colom. «Yo no lo descartara a estas alturas. Ya superaron la lnea roja de Obama en Siria«.

Estamos ante un agotamiento de los dos ejrcitos? Van a poder aguantar ambos este nivel tan alto de bajas por parte rusa y de destruccin por parte ucraniana? «El gobierno ucraniano expone sus necesidades de misiles antiareos y anticarro en 500 cada da, mientras los rusos estn buscando carne de can entre sus aliados: la Libia de Haftar, la Siria de Bashar Asad, Chechenia y las repblicas separatistas de Georgia (Abjasia y Osetia del Sur)», dice Prez Triana.

«Adems Mosc traslada a Ucrania material militar del Lejano Oriente para compensar las prdidas. Ya han lanzado ms de 1.000 misiles de crucero y balsticos y han empezado a usar armas ms exticas, como los misiles hipersnicos Kinzhal y misiles antibuque Bastin. Para m es indicativo que se le estn agotando las existencias de misiles de crucero», asegura el analista. «Para los dos bandos ser difcil mantener el actual nivel de esfuerzo indefinidamente y eso empujar a ambos a la mesa de negociacin», concluye.

Guillem Colom afirma: «Las suposiciones rusas se basan en errores de clculo brutales. El plan no se aguanta ni con alfileres. Yo creo que estn cerca de alcanzar el punto de Clausewitz [en el que el atacante consume ms recursos de los que dispone]. Es lo que tiene ir a la guerra en pelotas».

Conforme a los criterios de

KeywordS

internacional , Guerra Ucrania Rusia , Ucrania , Rusia , Art

Las recientes derrotas de Rusia en Ucrania exponen sus debilidades militares

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba