Spain

La desilusión demoscópica

La desilusión demoscópica

qué número uno es Pedro Sánchez. Este presidente tiene más vida que un gato de los se acostumbraban a ver por las calles de Madrid. Caiga como caiga, …

La desilusión demoscópica

qué número uno es Pedro Sánchez. Este presidente tiene más vida que un gato de los se acostumbraban a ver por las calles de Madrid. Caiga como caiga, siempre sale indemne. La última encuesta de su amigo Tezanos así lo acredita, Sánchez es un campeón con récord olímpico de rodillazos al que, sin embargo, nadie logra tumbar definitivamente.

¿Que sube la luz? Pues él también en sus sondeos a la carta. ¿Que hay rebelión en Cataluña? Pues allí se desplaza él con su número reducido de generales a generar un clima impostado de normalidad en el frente. ¿Que los empresarios se enfadan por la nueva subida del sueldo mínimo? Pues ya los invitará él a otra ronda cuando los fondos europeos chorreen por las cuatro esquinas de una España que, cuando Sánchez se vaya de la Moncloa, no la conocerá ni la madre que la parió.

El gran éxito de Sánchez es que su nombre es sinónimo de triunfo, de resistencialismo, forjado a base de darle la matraca a todo bicho viviente, sobre todo en esa Bruselas llena de burócratas que escapan nada más verle. Menos los que tienen la obligación de recibirle como presidente de España que es –y que por serlo nos debe una explicación que sin embargo no nos la da–. Y le conceden los milloncetes de rigor que le corresponden por los sudores españoles. Porque sudores en este país con este presidente sobran. Aquí sudan hasta los parados, aunque sólo sea por interpretar la cambiante partitura de un Gobierno que presume de social-comunista. Puede presumir de lo que quiera porque mientras esté Sánchez en él será difícil derribarlo. Al menos, así lo confirman los tiernos datos de Tezanos. e. m.

referencia

La desilusión demoscópica
www.elcorreogallego.es

Related Articles

Back to top button