Spain

El Reino Unido tiene nuevo rey: estos son datos curiosos sobre la vida de Carlos III

Carlos III inicia su reinado con la promesa de seguir el ejemplo de Isabel II

Londres, 10 sep (EFE).- Carlos III inició este sábado su andadura como rey del Reino Unido y catorce países de la Commonwealth tras ser proclamado oficialmente en una solemne ceremonia en Londres sucesor de Isabel II, fallecida el pasado jueves a los 96 años.

Carlos III inicia su reinado con la promesa de seguir el ejemplo de Isabel II

Londres, 10 sep (EFE).- Carlos III inició este sábado su andadura como rey del Reino Unido y catorce países de la Commonwealth tras ser proclamado oficialmente en una solemne ceremonia en Londres sucesor de Isabel II, fallecida el pasado jueves a los 96 años.

El histórico Consejo de Ascensión, que solo se reúne cuando hay un cambio en la Corona, declaró al príncipe Carlos Felipe Arturo Jorge como el nuevo rey Carlos III, tras lo cual el soberano de 73 años dio un discurso y juró proteger la Iglesia de Escocia, pues ya es cabeza de la comunión anglicana.

En su declaración ante un nutrido grupo de autoridades en el palacio de St James, el rey afirmó que seguirá «el ejemplo» de su madre, la monarca más longeva de la historia británica con 70 años en el trono, al respetar los principios constitucionales y servir con dedicación a los ciudadanos.

LA TRADICIÓN QUE ARROPA A LA MONARQUÍA

En la ceremonia en St James, el Consejo, presidido por Penny Mordaunt, reconoció al flamante soberano mediante una proclamación en lenguaje formal y antiguo en la que se constató la muerte de Isabel II y su sucesión, aunque esta se produjo automáticamente tras la defunción de la jefa del Estado.

«Los señores espirituales y temporales de este reino, y miembros de la Cámara de los Comunes junto con otros miembros del consejo privado de su difunta majestad y representantes de los reinos y territorios, concejales, ciudadanos de Londres y otros, con una sola voz y consentimiento de lengua y corazón publicamos y proclamamos que el príncipe Carlos Felipe Arturo Jorge se ha convertido ahora por la muerte de nuestra soberana de feliz recuerdo en nuestro único señor legítimo y feliz, Carlos III», dice el texto.

Asistieron al acto la primera ministra conservadora, Liz Truss, y jefes de Gobierno anteriores, incluido Boris Johnson, así como otros miembros del Ejecutivo y el Parlamento y representantes de la iglesia.

Tras una reunión a puerta cerrada con miembros de su Consejo Privado (autoridades políticas y sociales que le asesoran), Carlos III hizo su declaración, en la que agradeció el consuelo recibido por la muerte de su madre, cuyo reinado, dijo, no tuvo precedentes en «duración, dedicación y devoción».

El rey aseguró ser «profundamente consciente» del legado de Isabel II y de «los deberes y vastas responsabilidades de la soberanía» que ha heredado.

«Al asumir estas responsabilidades, me esforzaré por seguir el ejemplo inspirador que se me ha dado, al defender el gobierno constitucional y buscar la paz, la armonía y la prosperidad de los pueblos de estas islas y de los reinos y territorios de la Commonwealth en todo el mundo», manifestó.

PRIMER DÍA DE TRABAJO

Posteriormente, se sentó a firmar un documento que certifica que realizó el juramento, en presencia de la reina consorte, Camila, y el príncipe de Gales, Guillermo, que hicieron de testigos.

También autorizó que el día del funeral de Isabel II, cuya fecha no se ha confirmado pero que se espera que sea el 19 de septiembre en la londinense abadía de Westminster, sea festivo en el Reino Unido.

Carlos III y Camila volvieron después al palacio de Buckingham, donde el rey mantiene audiencias con varios líderes religiosos y políticos del país, como el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, primado de la Iglesia Anglicana; Truss y su gabinete y los dirigentes de la oposición parlamentaria, encabezados por el laborista Keir Starmer.

Paralelamente, la Cámara de los Comunes celebró una sesión especial en la que un grupo de diputados, incluida la nueva jefa del Gobierno, juraron lealtad al nuevo rey, que en los próximos días empezará a demostrar el carácter de su reinado, después de una espera de siete décadas. EFE

Judith Mora

(c) Agencia EFE

El Reino Unido tiene nuevo rey: estos son datos curiosos sobre la vida de Carlos III

Estos son algunos datos curiosos sobre la vida de Carlos III, el nuevo monarca del Reino Unido que vivió bajo la sombra de su madre Isabel II.

El Reino Unido tiene nuevo rey: estos son datos curiosos sobre la vida de Carlos III

(CNN Español) — A los 73 años, Carlos será finalmente rey del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, tras la muerte de su madre, la reina Isabel II.

Carlos III —su nuevo nombre como monarca— aún debe ser coronado, pero su llegada ya marca el inicio de una nueva era para el Reino Unido y para los países de la Mancomunidad Británica, 14 de cuyos miembros también tendrán a Carlos III como su nuevo rey.

Estos son algunos datos curiosos sobre su vida, bajo la sombra de su madre, la reina más longeva en la historia del país.

-Charles Philip Arthur George (Carlos Felipe Arturo Jorge) nació el 14 de noviembre de 1948, y es el mayor de los hijos de la reina Isabel II y el príncipe Felipe (fallecido en 2021).

-Isabel asumió la corona en 1952, tras la muerte de su padre, el rey Jorge VI. Carlos tenía cuatro años.

-Los hermanos de Carlos son Ana (1950-), Andrés (1960-) y Eduardo (1964-).

-Es heredero al trono desde los 3 años, lo que lo convirtió en el siguiente de la línea de sucesión con más años de servicio en la historia británica.

-A diferencia de otros príncipes, Carlos no fue educado en casa y, en cambio, fue enviado en 1956 a la escuela Hill House de Londres. Luego asistió a la escuela preparatoria Cheam en Berkshire y a Gordonstoun en Elgin, Escocia.

-A los nueve años recibió el título de príncipe de Gales, que mantuvo hasta asumir como rey. Su hijo William es el nuevo príncipe de Gales.

-Estudió historia en la Universidad de Cambridge.

-Prestó servicio militar en la Real Fuerza Aérea y luego en la Marina Real, entrenando como piloto de aviones y helicópteros.

-El 29 de julio de 1981 se casó con Diana Spencer, apodada «Lady Di». La tumultuosa relación puso a Carlos y a Diana en el centro de las miradas del mundo.

-Tuvieron dos hijos: William (1982-) y Harry (1984-).

-Carlos y Diana anunciaron sus intenciones de separarse en 1992, y en 1994 el príncipe admitió haber tenido una relación extramatrimonial con Camilla Parker Bowles, a quien conocía desde 1970. La separación se concretó en 1996, y un año después la princesa Diana murió en un accidente de auto en París.

-Carlos se casó en 2005 con Parker Bowles, que pasó a ser conocida por el título de duquesa de Cornualles. Tras el ascenso de Carlos como rey, será conocida como reina consorte.

-Carlos ha defendido las medicinas alternativas y las técnicas de agricultura orgánica, y lleva décadas advirtiendo de los peligros del cambio climático.

-Ha publicado varios libros, entre ellos el volumen para niños «El viejo de Lochnagar» (The Old Man of Lochnagar) y el ensayo sobre arquitectura «Una visión para Gran Bretaña: una mirada personal sobre arquitectura» (A Vision of Britain: A Personal View of Architecture).

-En los últimos años Carlos y Camilla se han dedicado juntos a sus organizaciones de caridad.

-Carlos ya había asumido algunos de los compromisos de la reina en 2022, a medida que su salud preocupaba lo suficiente como para cancelar algunos de sus compromisos, incluida la apertura estatal del Parlamento.

-Al asumir como rey, se ha convertido de la noche a la mañana en uno de los hombres más ricos de Inglaterra. Ahora recibirá la Subvención Soberana, que cubre el costo de sus deberes oficiales y ascendió a 86,3 millones de libras (unos US$ 99,2 millones) para el año fiscal 2021/2022. Se hará cargo de la Colección Real, que incluye una de las colecciones de arte más valiosas del mundo. También recoge el Ducado de Lancaster, una vasta propiedad de más de 10.000 hectáreas de tierra, bienes raíces de primera en Londres y una cartera de inversiones.

Con información de Max Foster.

Godard y el arte discontinuo

Dentro la ciencia de Godardun breve pero imprescindible texto para comprender el planteamiento creativo, pero también teórico, de Jean-Luc Godard, crítico, historiador y cineasta Juan Duchet, subrayó que uno de los grandes aportes del director suizo fue constatar que el cine era, en esencia, un arte discontinuo. Esta aportación, de carácter ontológico, quedó claramente expresada […]…

Godard y el arte discontinuo

Dentro la ciencia de Godardun breve pero imprescindible texto para comprender el planteamiento creativo, pero también teórico, de Jean-Luc Godard, crítico, historiador y cineasta Juan Duchet, subrayó que uno de los grandes aportes del director suizo fue constatar que el cine era, en esencia, un arte discontinuo. Esta aportación, de carácter ontológico, quedó claramente expresada desde un principio a través de su obra.

“Godard es alguien que solo puede crear destruyendo”, dice Duchet. Si nos detenemos a examinar, como un jubilado ocioso y atento frente a una obra municipal, los frágiles cimientos sobre los que Al final de la fuga (Jean-Luc Godard, 1959) Notarás que lo que terminó erigiéndose como un monumento de la modernidad cinematográfica, está construido con materiales de demolición. No hay nada nuevo en el primer largometraje del autor Depreciación (1963) y sin embargo…

Partiendo de un argumento rechazado por François Truffaut, Godard desarrolla una historia mínima y esquiva: Tras robar un coche en Marsella para ir a París, Michel Poiccard (Jean-Paul Belmondo) mata accidentalmente a un motociclista de la policía, pero continúa su camino para encontrarse con Patricia (Jean Seberg), una joven escritora estadounidense en ciernes con quien pasará varios días sin saber que la policía lo busca.

[Muere el director de cine Jean-Luc Godard a los 91 años]

Si el breve argumento se encuentra en los clásicos de la serie B americana —la película está dedicada a Monogram Pictures y al propio Godard, en una entrevista concedida en 1962 a Cuadernos de cinedijo que su película estaba ambientada “en el territorio de Alicia en el país de las maravillaspero pensé que lo hice Caracortada”—, ni su aparato formal puede ser considerado revolucionarioya que sólo tres años antes Jean Pierre-Melville ya había experimentado con la edición sincopada a principios de Bob, el gran apostador (1956).

El trabajo al aire libre, favorecido por ciertos avances tecnológicos (cámaras más ligeras, película en bruto más sensible, grabación directa de sonido gracias a los nuevos magnetófonos Nagra III), no podía considerarse una pequeña revolución, porque antes un operador como henry decadencia ya había roto con los estándares impuestos por la vieja industria francesa en películas como el guapo sergio (Claude Chabrol, 1958) o los 400 golpes (Francois Truffaut, 1959).

Un fotograma de ‘Al final de la escapada’

Sin embargo, en esta primera operación de reciclaje, de creación destructiva, Godard ofrece una combinación que da lugar a una corriente expresiva que desafía la continuidad forjada por el lenguaje clásico (mucho más rotundamente que las películas de Chabrol y Truffaut recientemente citadas). para Duchet, “La gran importancia de Godard radica en que es el primer cineasta que ha tomado conciencia de su época: el siglo XX”que el cine forma parte “de la misma época que la teoría de la relatividad y la física cuántica”.

Así que ya en Al final de la fuga Comienza a extenderse el acta de defunción de una gramática y una sintaxis referentes a conceptos heredados de la novela del siglo XIX. ¿Pero cómo?

[Godard, el destructor del cine que inventó John Ford]

Pues bien, como explica el crítico e historiador Carlos F. Heredero, eliminar “las transiciones y relaciones lógicas entre una acción, la que la precede y la que la siguecuando borra los intervalos de diálogo en el coche entre Patricia y Michael, cuando viola el tiempo real dentro de una misma escena, lo que en realidad está haciendo es desviar la mirada del espectador del conjunto narrativo para dirigirla a cada imagen aislada y preservada (… ) generando, finalmente, un relato lleno de saltos, desniveles, interferencias, paradas y aceleraciones, en el que las elipses organizadas por este montaje sincopado ocultan los preparativos del acontecimiento y sus consecuencias”.

Partiendo de una esquematización de las tramas propias de las películas de serie B, con personajes casi sin encarnación psicológica (el Poiccard de Belmondo imita los gestos de Humphrey Bogart pero es sólo una caja) y montando a contracorriente —si el cine es el arte de la discontinuidad, el montaje es su tijera—, Godard ha resignificado la potencialidad de los recursos ya existentes para trastocar el concepto mismo de cine. Y también para construir, en esta primera y seminal etapa de su carrera, los cimientos de un movimiento que atacaba los hábitos de lectura de ciertos espectadores que ahora son agentes de una propuesta agresiva: la de asumir y revelar la carga de representación inherente al acto cinematográfico.

Un fotograma de ‘Al final de la escapada’

Hay, sin embargo, una consideración a tener en cuenta que va más allá del poder reflexivo contenido en este huracán fílmico y conceptual que es Al final de la fuga. Y esta consideración pasa por la justificación, una vez más, de la El innegable talento de Jean-Luc Godard para hacer imágenes icónicasmás relacionado con esta primera parte de su vasta, ilusionante y fructífera carrera.

Porque, como señaló el crítico Miguel Marías, “Un trozo de soufflé son sus personajes, su ritmo entrecortado y oscilante entre largas pausas y aceleraciones repentinas, su intensidad, la poesía de imágenes inéditas pero extraídas de la realidad, su constante inventiva gestual, la fuerza mitológica y familiar de sus diálogos, la constante sorpresa (…) de su desarrollo narrativo, informal pero perfectamente inteligible; En pocas palabras, es su Un impacto dramático y específicamente cinematográfica, la emoción que transmite, convirtiéndola en una obra maestra inolvidable.

[Godard: el revolucionario que elevó el cine al panteón del arte]

Por todas estas razones, nadie que haya mirado las imágenes de Al final de la fuga olvidará a Jean Seberg repartiendo el Columna del New York Herald, ni Belmondo cruzando sus carnosos labios con la yema del pulgar. Tal vez sea la eternidad.

KeywordS

Cuba ES Euro News

Carlos III inicia su reinado con la libra en mínimos de 37 años

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba