Spain

Javier Ortega Smith reprocha a militantes de Vox estar en «un proceso diario de crítica» interna

Loading the player...

Javier Ortega Smith reprocha a militantes de Vox estar en «un proceso diario de crítica» interna

El secretario general, Javier Ortega Smith, reprocha a militantes de Vox por estar en “un proceso diario de crítica” interna

El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, lamentó ante un grupo de militantes extremeños reunidos en Cáceres hace dos semanas que Vox esté en un permanente proceso de crítica interna. «Hay cosas que hasta que no se prueban es imposible saber si ese candidato o si esa directriz ha funcionado o no y estamos en un permanente proceso, y lo digo delante del vicesecretario nacional de organización, en un permanente proceso de autocrítica. Son durísimas las reuniones donde evaluamos cada una de las acciones que se han hecho. Pero eso es una cosa y otra es los que están en el permanente proceso de crítica. Es decir que si se hacen 10 cosas y hay ocho que están bien sólo repiten las dos que están mal», afirmó el dirigente del partido de Santiago Abascal según los audios a los que ha tenido acceso OKDIARIO.

Ortega Smith lanzó un discurso apasionado sobre cómo debe funcionar el partido a nivel interno, a la vez que confesó que él mismo muchas veces no está «de acuerdo con todas las decisiones del presidente al igual que el mismo Abascal no está de acuerdo siempre con todas las decisiones que tomo yo», pero que «esto consiste en intentar hacer las cosas lo mejor posible».

El secretario general del partido conservador tiró también de símiles militares para explicar la estrategia de la formación cuando se deben elegir candidatos o cargos. «En cada momento es mejor que estén unos u otros. Que avancen unas unidades militares u otras». También reveló a los afiliados que las reuniones donde evalúan cada una de las acciones que se han llevado a cabo, sea la elección de un coordinador o una estrategia de selección de candidatos, «son durísimas».

Asimismo, Ortega Smith arengó a los afiliados recordándoles que a Vox se llega para servir a España con generosidad y con humildad y que las «intrigas palaciegas» no deben existir en Vox. «Quien empiece así ya sabe lo que va a encontrar pronto: la puerta de salida», advirtió.

Ahora bien, el dirigente de Vox reconoció que es humano y natural decir «yo puedo hacerlo mejor» y añadió que quien piense así que lo demuestre. «El tiempo acaba poniendo a cada uno en su sitio», remarcó.

Ortega Smith defendió también a aquéllos que tienen un cargo de responsabilidad en el partido alegando que «es siempre más fácil criticar al que está dirigiendo que ponerse en su papel» y dijo que en Vox trabajan desde el presidente hasta el último afiliado por un único objetivo: hacer España grande otra vez. «No llegará ningún Gobierno a dirigir España con valores si desde la organización que lo impulsa no somos partícipes de esos mismos valores».

El también diputado de Vox pidió «generosidad y respeto hacia el cargo, hacia la disciplina y hacia la jerarquía interna» y explicó que una organización es más fuerte «cuanto más unida está y está más unida cuanto más se respetan los protocolos y las decisiones».

Por último, Ortega Smith definió a Vox como «un grupo de españoles que decidimos un día remangarnos» convencidos de que lo hacían para aportar algo importante para España y de que podían «darle la vuelta a la política en nuestro país».

ESPAÑA

Alberto Núñez Feijóo es el nuevo hombre fuerte del Partido Popular en España. Varios barones regionales de la formación conservadora han elogiado la figura del presidente de Galicia y le han pedido que asuma la dirección del partido en la reunión de crisis convocada por su actual líder, Pablo Casado

ESPAÑA

Comparte esta noticia

Alberto Núñez Feijóo es el nuevo hombre fuerte del Partido Popular en España. Varios barones regionales de la formación conservadora han elogiado la figura del presidente de Galicia y le han pedido que asuma la dirección del partido en la reunión de crisis convocada por su actual líder, Pablo Casado. Este último se ha quedado sin apoyos y sus principales colaboradores han dimitido tras el estallido de una guerra fratricida con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso, teniendo como tenso telón de fondo acusaciones de corrupción y de espionaje.

Feijóo, que antes de la cita charló con Casado durante una hora y media, tiene 60 años y lleva casi 13 al frente del gobierno regional de Galicia, en el noroeste de España. Aunque en anteriores crisis de los populares rechazó asumir responsabilidades en Madrid, en esta ha dejado claro que está dispuesto a hacerlo. Hay quien da por hecho que será el nuevo presidente del principal partido de la oposición en cuestión de semanas.

Comparte esta noticia

Debate en el Senado: Sánchez se lanza contra Feijóo en una larga enmienda a la totalidad al líder del PP por su “insolvencia”

El dirigente popular pide al presidente que deje a sus socios y se apoye en el PP, pero el ‘cara a cara’ se convierte rápidamente en una especie de debate del estado de la oposición pensado para debilitar la alternativa

Debate en el Senado: Sánchez se lanza contra Feijóo en una larga enmienda a la totalidad al líder del PP por su “insolvencia”

El Senado ha vivido este martes un debate inédito casi desde cualquier punto de vista. Todo estaba al revés en este encuentro. Es el Gobierno el que lo promovió, mientras la oposición parecía enfrentarse a él a regañadientes y con quejas en todo momento de su formato. Y el encuentro, pensado en teoría para analizar la crisis energética y sus consecuencias, se convirtió rápidamente en una especie de debate del estado de la oposición, porque Pedro Sánchez decidió aprovechar el momento para hacer una larga y detallada deconstrucción de Alberto Núñez Feijóo, de sus errores, de sus propuestas fallidas, de sus posiciones del pasado, de sus ataques al presidente, hasta convertir la réplica en una especie de enmienda a la totalidad en la que tras cada fallo del líder de la oposición terminaba con una pregunta: “¿Esto es insolvencia o mala fe?”.

Durante casi una hora, aprovechando que no tenía ningún límite de tiempo, mientras que el líder del PP disponía de 15 minutos de discurso y cinco de réplica, Sánchez fue desgranando una por una las posiciones de Feijóo para tratar de destruir su imagen de político moderado y gestor después de 13 años al frente de la Xunta de Galicia, y presentarlo como un insolvente que no está preparado para ser presidente del Gobierno.

La lista de errores de Feijóo que desgranó Sánchez, incluida la anécdota de proponer al presidente que se traslade en Canarias en Jet Foil, un barco que dejó de usarse hace casi 20 años, fue muy larga: “Como líder del PP a nivel nacional las cosas que dice no avalan la imagen de buen gestor. Le voy a poner algunos ejemplos. En marzo, dijo que el Gobierno de España se estaba forrando, cuando el grueso de los ingresos de esos impuestos iban a las comunidades autónomas. ¿Eso es insolvencia o es mala fe? En abril propuso deducción para inversiones que ya se había aprobado. ¿Insolvencia o mala fe? Dijo que en Galicia en lo rural no se pagan impuestos. Es falso y una falta de respeto. Su conocimiento en impuestos es justito. Luego confundió la prima de riesgo y los tipos de interés. ¿Esto es insolvencia o mala fe? Ha dicho que el Gobierno está haciendo un pufo. Hace poco dijo que el Gobierno no puede subir las pensiones por la regla de gasto. Debería saber que las pensiones no entran en la regla de gasto. ¿Insolvencia o mala fe? Dice que el Gobierno cambia votos por cheques y en la misma entrevista propone cheques. Pide aumentar la gratuidad de los libros de texto y la primera medida que tomó en Galicia es quitar las ayudas a los libros de texto. Me permito recomendarle que se rodee de buenos asesores”, remató Sánchez en su momento de crítica más dura.

Y además trató de asimilar a Feijóo con los intereses de las grandes empresas energéticas o la banca, ahora muy críticas con Sánchez tras anunciar impuestos específicos para ellas. “El PP intentó boicotear en Europa la excepción ibérica, que va a permitir ahorrar a los españoles 2.000 millones de euros. También lo hicieron algunas grandes compañías energéticas. Pero ellas defendían sus intereses. ¿Ustedes qué defendían?”, le espetó. “Señor Feijóo, usted va a fracasar como fracasó el señor Casado”, lanzó un Sánchez cada vez más duro, a ratos señalando con el dedo al líder de la oposición, que apenas le miraba y seguía revisando sus papeles.

Poco antes, Feijóo también atacó al presidente y le reprochó, por ejemplo, que el lunes hubiera llevado a La Moncloa a cinco ciudadanos escogidos entre los 250.000 que han enviado cartas al presidente en estos años. “Mire, señor Sánchez, ayer fui a una feria agropecuaria en Salamanca. Atrévase a hablar con los ciudadanos sin un casting previo”, le lanzó el líder del PP.

“Puede que usted actúe con insolvencia o mala fe, pero usted no olvida quién le puso, las grandes corporaciones energéticas”, terminó Sánchez su enmienda a la totalidad, la más dura que se ha escuchado en esta Cámara sobre un líder de la oposición. Feijóo se revolcó: “Decir que a mí me han puesto las empresas es un insulto a la democracia española y a los militantes y simpatizantes del PP. Me llama usted insolvente. He leído los currículums de algunos ministros. Me ha llevado algunos segundos hacerlo. Y he visto que usted, antes de ser presidente, fue concejal de la oposición en Madrid. ¡Menuda experiencia!”.

En el duelo, Sánchez dijo que Feijóo le había insultado por citar El otoño del patriarca, una novela de Gabriel García Márquez sobre un anciano dictador latinoamericano. “¿Esto es insolvencia cultural o mala fe?”, remató el presidente. Feijóo se negó a aceptar que le hubiera insultado. “¿Usted se cree que por utilizar a García Márquez yo le he insultado? Usted es un presidente democrático que ganó unas elecciones. Usted no es dictador porque usted no manda ni siquiera en su Gobierno. Simplemente dije que es un mal presidente en sus últimos momentos. Eso no es insulto, es una crónica”. “Ya le vamos conociendo. Usted es un señor que sin despeinarse puede mentir, insultar y quejarse de que le insultan. Si un asesor me pone en mi discurso una cita de una obra de García Márquez que evoca a dictadores sangrientos, yo hubiera tachado esa cita”, remató Sánchez. “Su intervención no es propia de un presidente. Para hacer oposición solo tiene que esperar a las próximas elecciones”, se quejó Feijóo.

El debate sí había comenzado centrado en la cuestión energética, con Sánchez reivindicando todas sus medidas y pidiendo al Senado el apoyo frente al “chantaje de Putin”. El presidente anunció además lo que varias industrias alimentadas por cogeneración llevaban meses esperando. “Vamos a aprobar una excepción para las instalaciones de cogeneración de las industrias con gran consumo de gas, permitiendo que de manera temporal queden cubiertas por el mecanismo ibérico”, aseguró el presidente. Un total de 400 de las 600 que hay en España ya estaban parando su producción. Sánchez también intentó en todo momento contestar el “catastrofismo” de la oposición. “Las medidas no van a ser dramáticas, no va a haber apagones de electricidad ni acumulación de bombonas de gas ni escenas apocalípticas como las que plantea la derecha política y mediática de nuestro país estos días. Lo que sí vamos a hacer es emitir recomendaciones de ahorro”, resumió.

Pero a medida que avanzaba el encuentro derivó en un cruce personal entre los dos líderes, en el que el verdadero examinado parecía Feijóo. La cuestión no es menor desde el punto de vista político, porque en La Moncloa están convencidos de que este cruce debía servir para que los ciudadanos conozcan más la línea política del líder del principal partido de la oposición.

En el Gobierno están intentando romper la estrategia de Feijóo, que según la ven ellos pasa por no mojarse demasiado, evitar muchas posiciones polémicas —al contrario de lo que hacía Pablo Casado— y dejar que la crisis económica haga el trabajo de desgaste del Gobierno y, sobre todo, evitar movilizar a la izquierda contra el PP. Por eso, Sánchez dedicó casi una hora a destripar todas las posiciones de Feijóo y le acusó de ser el único responsable de que no haya pactos entre los dos grandes partidos en cuestiones de Estado, al contrario, recordó, de lo que hizo él con Mariano Rajoy cuando era líder de la oposición y apoyó la aplicación del artículo 155 de la Constitución frente al desafío independentista catalán.

KeywordS

España , Partido Popular , Galicia , Pablo Casado , Alberto Núñez Feijóo

El Periscopio de OKDIARIO: estos son todos los hombres fuertes del presidente Feijóo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba